Congresista peruano admitió haberle robado a sus trabajadores

El legislador Michael Urtecho respondió a las numerosas denuncias en la prensa y pidió disculpas "por haber mancillado el nombre de Dios". Tomó parte del sueldo de sus empleados en 4 años

Guardar

Nuevo

  163
163

Michael Urtecho se define como cristiano y aludió a su devoción para disculparse el domingo pasado por haber robado parte del sueldo de sus trabajadores en 2006, 2007, 2009 y 2010.

El congresista de Solidaridad Nacional, partido al que pertenece el ex alcalde limeño Luis Castañeda, reconoció su culpa luego de tres semanas de denuncias en la prensa, la amenaza de una acusación constitucional y tras ser expulsado de la agrupación política.

La Comisión de Ética pidió para Urtecho 120 días de suspensión, una acusación constitucional, y que el caso pase al Ministerio Público por los delitos de estafa, asociación ilícita para delinquir y enriquecimiento ilícito.

Pese a la gravedad de las imputaciones y pruebas disponibles, el congresista fue a un programa de televisión para disculparse por haber mancillado el nombre de Dios.

"El ser humano comete muchos errores, graves y de cualquier índole, y ¿sabes qué es lo más difícil?, reconocerlo, por miedo, por susto, por el qué dirán. Hasta el viernes yo no decía la verdad, como cristiano he permitido durante varios días que se mancille el nombre de Dios, he caído en mentira, pero ya no puedo aguantar más esto", dijo el tercer vicepresidente del Congreso 2009-2010.

"Ya le he pedido perdón a Dios. Se cometió un error en 2006, 2007, 2009 y 2010, por pedir apoyo a los trabajadores a través de sus tarjetas de débito. Mañana me podrán decir lo que sea, pero hoy me estoy quitando un peso de encima", explicó.


      

Según el sondeo nacional Pulso Perú divulgado el lunes, el 78% de los encuestados cree que Urtecho es responsable de los delitos que se le atribuyen.

Otro informe periodístico reveló que el parlamentario solo documentó el destino de 610 de 834 sillas de ruedas que obtuvo en donación en su calidad de congresista. El parlamentario es además una persona con discapacidad, se traslada por ese medio, y con su esposa, Claudia Gonzales, administra una asociación civil creada para apoyar a personas con discapacidad.

Las tres ex trabajadoras a quienes Urtecho les quitaba parte del sueldo señalan a Gonzales como quien administraba las tarjetas de débito donde ellas recibían su salario, de unos 900 dólares, pues les pedía sus contraseñas.

Sumándose a esta denuncia, el domingo 13 el noticiero Cuarto Poder mostró que el despacho del congresista usó documentación falsa para justificar gastos de alimentación y de eventos con empresas que no reconocían haber prestado servicios. Otro cargo por los que se le investiga es el haber contratado a empleados fantasma en el Congreso.

Este jueves el pleno del Congreso debe votar la suspensión por 120 días del parlamentario y la formulación de una acusación constitucional. Entretanto, en declaraciones a Canal N, Urtecho ha dicho que teme ir a la cárcel. 

Guardar

Nuevo