Los 'colectivos' de civiles armados y la transición presidencial en Venezuela

Una brigada paramilitar de al menos 1.500 chavistas se mantiene alistada cerca del palacio de Miraflores. Aseguran "defender la revolución", y tienen acuerdos con la policía 

Guardar

Nuevo

 AP 163
AP 163

Carlos Torres abre la puerta con alambre de púa que da acceso a un barrio controlado por una pandilla conocida como "La Piedrita", lugar al que la policía no se atreve a entrar sin permiso.

"Leales al Comandante Chávez", reza una pancarta colgada a la entrada de este reducto ubicado en la barriada del 23 de enero, al oeste de Caracas. Este barrio pobre es el hogar de un pequeño ejército de jóvenes armados con pistolas; hombres que, como Torres, han asumido el rol de guardianes de la "revolución socialista" del fallecido Hugo Chávez.

Como él, estos jóvenes constituyen parte del núcleo duro de defensa del chavismo, y que, aseguran, bajo ninguna circunstancia permitirán que la "oligarquía" y sus presuntos patrones de Washington vuelvan al poder. "Eso nos costaría sangre, sudor y lágrimas, pero no regresarán", dijo Torres dando a entender, como han hecho otros chavistas, que no aceptarían una victoria de la oposición en las elecciones.

      

Si la "revolución socialista" del popular caudillo resulta amenazada por enemigos internos y externos, como dijo el que fue ungido como su sucesor por el ex mandatario, estos jóvenes estarían en la línea de defensa.

Se trata de cientos de personas fuertemente armadas, en constante estado de alerta, algunos muy nerviosos en apariencia, que están diseminados a lo largo de las colinas del área metropolitana de Caracas y que pertenecen a organizaciones autollamadas "colectivos", acusadas de intimidar a opositores políticos.

Para estos seguidores de Chávez, el llamado que el lunes hizo el ministro de Comunicación Ernesto Villegas para estar "en pie de guerra" se escuchó elocuente y claramente.

Son el rostro más visible de un contingente de cuadros armados leales al gobierno, que no tienen nada que ver con una milicia nacional de 125.000 miembros afiliada a las fuerzas armadas, en un país lleno de armas y que tiene la segunda tasa de asesinatos más alta del mundo.

Lo que hace que estos grupos resulten un factor potencialmente peligroso, según dirigentes de la oposición y activistas de los derechos humanos, es que las autoridades generalmente no se meten con ellos.

El vicepresidente Nicolás Maduro, a quien Chávez postuló como el candidato a la presidencia de su Partido Socialista Unido en caso de que él muriese, viene diciendo desde hace semanas que el líder opositor Henrique Capriles ha estado "conspirando" contra la democracia venezolana.

El mismo Chávez utilizó durante mucho tiempo este tipo de prácticas y retórica. Los opositores decían que atizaba la xenofobia mientras permitía que sus lugartenientes convirtieran a sus partidarios en tropas civiles de golpe rápidamente desplegables.

      

Maduro también expulsó a dos agregados militares estadounidenses aduciendo que trataron de reclutar oficiales venezolanos para "proyectos desestabilizadores", lo que para Torres es prueba suficiente de que Washington está tratando de sabotear la revolución ahora que un cáncer mató a su abanderado.

"Pero ellos estarán aquí contra el pueblo", indicó Torres. "Sólo dejen que traten de ponerlo a prueba y no habrá una gota más de petróleo para Estados Unidos", el principal importador del crudo venezolano.

La entrada a La Piedrita está adornada con un gran cartel que dice "Leales al comandante Chávez". Se calcula que entre 1.000 y 1.500 "colectivistas" viven en un radio de 12 kilómetros del palacio presidencial Miraflores, de acuerdo con Rocío San Miguel, de la organización no gubernamental Control Ciudadano. "Desconozco los números que pueden existir en todo el país", dijo.

La gente de La Piedrita y una agrupación conocida como Tupamaros funcionan desde mucho antes de que Chávez llegase al poder en 1999. Pero bajo su gobierno las dos agrupaciones crecieron, y surgieron asimismo grupos de matones en motocicletas, todos leales al ex paracaidista fallecido a los 58 años de edad.

      

Si bien esos grupos realizan tareas comunitarias, pintan edificios, arreglan ascensores y limpian calles, algunos han sido filmados mostrando armas en público. Y hay grabaciones de episodios en los que miembros de esas bandas cometen delitos y se refugian en territorios controlados por pandilleros.

"Hay como un acuerdo tácito de la policía de no entrar", indicó Luis Izquiel, abogado penalista que coordina la comisión de seguridad de la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

No hay pruebas de que esas agrupaciones reciban armas y entrenamiento del gobierno. Izquiel dijo que en un país en el que hay unos 6 millones de armas de fuego, el 90% de las cuales son ilegales, hay muchas razones para preocuparse. No está claro qué porcentaje de los delitos tiene raíz política y cuántos son económicos.

"Las investigaciones no llegan hasta nada", indicó. Por su puesto, los colectivos chavistas pueden variar en su diligencia. Un miembro de la dirección nacional de los Tupamaros, Jesús Bermúdez, fue una de cuatro personas de boina negra divisadas en el cortejo fúnebre de Chávez el miércoles, cuando su cadáver fue trasladado en un ataúd del hospital donde murió a una academia militar en la que permanecerá hasta su funeral del viernes.

"Tenemos un enemigo que nunca descansa. Tampoco lo harán los revolucionarios", dijo Bermúdez al afirmar su creencia de que la derecha política planea crear "un clima de desestabilización". El caudillo barrial  aseguró que su tarea es "llamar a la calma y seguir organizando a la gente del poder".

Sin embargo no quiso opinar del uso de la violencia para defender al chavismo: "La revolución no puede ser sólo un discurso". Bermúdez desmintió versiones de que los Tupamaros estuvieron involucrados en un violento ataque a unos 40 estudiantes que se habían encadenado para exigir información sobre el estado de Chávez.

El incidente se produjo exactamente en momentos en que Maduro anunciaba la muerte de Chávez. Individuos enmascarados que se movilizaban en motocicletas, algunos con pistolas, dispersaron a los estudiantes y quemaron sus carpas.

Guardar

Nuevo