EFE 163
EFE 163
 EFE 163
EFE 163

Un equipo médico, liderado por el doctor colombiano Pablo Gómez, practicó este viernes, en Bogotá, la primera cirugía robótica en Latinoamérica a un niño. El pequeño paciente, que tiene síndrome de down, debió ser operado por una dolencia de retención urinaria crónica.

"Ésta es una intervención que nos acerca a los grandes centros médicos a nivel mundial y sin duda nos pone muy adelante en Latinoamérica", explicó a los periodistas el doctor y gerente de la Clínica Marly, Luis Eduardo Cavelier, minutos antes de la operación.

La cirugía se realizó con el robot Da Vinci, una costosa técnica de vanguardia que minimiza las incisiones, reduce la zona de cicatrización y el tiempo de recuperación del paciente.

Esta operación es un procedimiento de laparoscopia, que se practica a través de pequeñas incisiones y con una cámara de video que permite ver el campo de intervención del paciente en tres dimensiones y actuar sobre él con tres brazos mecánicos articulados y dirigidos por el médico desde la distancia.

"Ya hemos pasado la curva de aprendizaje propia de la cirugía robótica en adultos y hoy contamos con especialistas que tienen los conocimientos para dar el paso a la intervención pediátrica", añadió Cavelier.

Pablo, un niño de dos años con síndrome de down, fue intervenido para retirarle una masa localizada en la uretra, detrás de la vejiga, y repararle las vías urinarias, que desde su nacimiento le han provocado numerosas infecciones y una retención crónica.

La operación, de entre cuatro y diez horas de duración, estuvo a cargo del director de Urología Robótica Pediátrica del Florida Hospital (Estados Unidos), el doctor Pablo Gómez, quien minutos antes de la intervención aseguró que "si no había complicaciones, el paciente podría estar en casa tan pronto como mañana (sábado)".

"Una cirugía tradicional implica una incisión muy grande en el abdomen y requiere que se abra la vejiga. Con la asistencia del robot, la intervención es menos invasiva; la recuperación, más rápida; hay mayor precisión en los movimientos del cirujano; menos sangrado y el tiempo de hospitalización es mínimo", enfatizó el cirujano.

Gómez insistió en la importancia de esta intervención porque coloca a Colombia "en la vanguardia de la ciencia robótica en Latinoamérica". "Esperemos que esta sea la primera de muchas intervenciones", agregó.

Creado en Estados Unidos en 1998, el equipo robótico Da Vinci se usó por primera vez en el año 2000 en cirugía adulta y llegó a Colombia en junio de 2012.

Actualmente se desarrolla en distintos países del mundo, en especial en operaciones de pieloplastia, dedicadas a corregir la obstrucción o estrechamiento del uréter.

En Latinoamérica hay un total de cinco máquinas Da Vinci: tres en Brasil, una en Venezuela y otra Colombia, según Cavalier, quien dejó claro que hasta ahora sólo se habían utilizado en adultos.