Argentina y los Mundiales tienen una historia interesante en la edición de Suecia 1958. Allí, los "albicelestes" fueron después de varios años de ausencia, y confiados, creyendo que su fútbol era el mejor tras ganar el Sudamericano de Lima 1957 con los "Carasucias", fueron a competir en el continente europeo, donde la realidad iba a ser diferente. Cabe destacar que el fútbol argentino venía en pleno auge y en ese plantel conducido por Guillermo Stábile, finalista como jugador en el Mundial de 1930, había grandes futbolistas que brillaban en el fútbol nacional en diversos equipos.

En ese plantel estaban figuras de la "Máquina" de River como Amadeo Carrizo y Ángel Labruna, jugadores de gran calidad como Omar Orestes Corbatta o José Manuel Ramos Delgado (futbolista de Lanús y luego compañero de Pelé en el Santos) y goleadores notables como José Sanfilippo, quien estuvo en Boca y San Lorenzo. Todos ellos fueron pensando que Argentina iba a lograr su primer conquista.

Sin embargo, en el fútbol europeo también estaban en crecimiento y la velocidad y potencia de su juego quedaría reflejada en la cancha. Primero fue derrota ante Alemania por 3 a 1 y luego triunfo ante Irlanda del Norte por idéntico marcador. Así, todo quedó para el 15 de junio en el Olypiastadion de la ciudad de Helsingborg.

Allí, Checoslovaquia le propinó la peor goleada de la historia en un Mundial a la Argentina, con un 6 a 1 rotundo que marcó el adiós de ese torneo y con un regreso que tuvo a 10.000 personas en el Aeropuerto de Buenos Aires para insultarlos. Así, tal como muchos jugadores lo admitieron, esa participación fue un verdadero papelón.