La bancarización, lejos del nivel de países desarrollados

Menos de la mitad de la población utiliza las herramientas de las entidades financieras por los salarios bajos y la informalidad laboral

Guardar

Nuevo

El nivel de bancarización en Argentina es considerablemente menor que en los países más desarrollados, ya que actualmente comprende algo menos de la mitad de la población económicamente activa, a causa de los bajos salarios y la informalidad laboral.

Estas fueron las principales conclusiones de la apertura del Congreso Internacional de Marketing Financiero que comenzó hoy en la ciudad de Buenos Aires, organizado por la Asociación de Marketing Bancario Argentino (AMBA), donde también se destacó la rápida recuperación del sector tras la crisis del 2001-2002.

El acto de apertura contó con la presencia del vicepresidente de la Nación, Daniel Scioli, que destacó que el sistema financiero "es un sector estratégico para la recuperación del país", y consideró que "una economía no se dinamiza sin un sistema de créditos ágil".

Scioli dijo que el sector bancario sufrió las consecuencias de un Estado que se endeudó en exceso, y señaló que es necesario recuperar la confianza en la relación entre el sistema financiero, la gente y las empresas.

En ese sentido, remarcó que el gobierno "da el marco adecuado" especialmente por el superávit fiscal, e indicó que "los instrumentos financieros es lo que hoy tenemos que normalizar".

Posteriormente, el titular de AMBA, Eduardo Gagliano, afirmó que "el sistema financiero ha sido la caja de resonancia de los avatares de la economía" argentina, y destacó que "el público entendió que los bancos también fueron víctimas de la crisis".

Gagliano elogió que "la recuperación llegó antes de lo previsto", aunque entre las principales asignaturas pendientes del sector mencionó el bajo porcentaje de bancarización, que algunos indicadores lo ubican en el 47 por ciento.

En ese sentido, Gagliano precisó que "de los 16 millones de personas que integran la población económicamente activa (PEA), 10 millones están con dificultades para ser bancarizados".

También subrayó que el 70 por ciento de la población subsiste con ingresos menores a los 8 pesos diarios per cápita, lo cual hace casi impensable la posibilidad de bancarizarlos.

En los países más desarrollados el nivel de bancarización, que es el uso que hace el público del sistema bancario, comprende a más del 90 por ciento de la población económicamente activa.

A su turno, el representante de la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA), Jorge Ramirez (BankBoston), afirmó que "la velocidad de recuperación del sistema no deja de sorprender", además de que las tasas de interés se ubicaron en niveles muy semejantes al de los países desarrollados.

También destacó que el canje de deuda pública "permitió a los bancos recomponer su situación patrimonial", y que actualmente "el costo del crédito está por debajo de los tiempos de la convertibilidad".

No obstante, Ramirez indicó que "queda por resolver la situación de los depósitos reprogramados", y advirtió que la presión tributaria en las transacciones financieras "conspiran contra la bancarización".

Por último, el directivo de ABA destacó que "el superávit fiscal es fundamental para el sistema financiero", y concluyó: "se ha avanzado mucho y queda mucho por hacer".

En tanto, el economista de la Asociación de Bancos Públicos y Privados de la República Argentina (ABAPPRA), Leonardo Bleger (Credicoop), dijo que "estamos en un sendero de recuperación del sistema bancario", y consideró que la estrategia gradual implementada en su momento "fue exitosa".

Entre los temas pendientes que a su entender tiene que resolver el sector, mencionó la importancia de aumentar la bancarización, lograr la universalización de los servicios financieros y reducir la concentración del crédito entre las grandes empresas.

Guardar

Nuevo