Luis Novaresio ganó el premio Martín Fierro en la categoría "labor periodística masculina" por su trabajo en Desayuno Americano. Tras recibir su estatuilla, realizó un discurso con un mensaje de unión para los argentinos.

"La grieta es una estupidez para que algunos hagan negocios y para que la mayoría no podamos pensar. La grieta es estar en contra del principio de disentir, de entender de qué se trata, de argumentar y de no descalificar por prejuicio", dijo el periodista, que actualmente se desempeña como conductor de Debo Decir, de América.

"El que no entienda que el trabajo que hacemos es coral, de un montón de gente, peca de los peor, que es la vanidad. Los vanidosos son fugaces. Quiero agradecer mucho", aseguró, y mencionó a Daniel Vila, Liliana Parodi, Juan Cruz Ávila y a sus compañeros de Desayuno Americano, principalmente a la conductora, Pamela David.

"Quiero compartirlo (el premio) con muchos periodistas que siguen defendiendo el oficio de preguntar, disentir a todos y a todas. Incluso, a los que se creyeron eternos o que hacían la revolución de Sierra Maestra y lo único que hicieron fue subir al piso 30 de Puerto Madero con bolsos llenos de plata. Pero también a los que vinieron a cambiar las cosas. Que sepan que cambiar no es clamar, la República no se dice, hay que hacerlo y de verdad. No mirando hacia atrás, sino poniendo foco en lo que está pasando hoy".

Por último, dedicó su premio a su familia. "Y a todos los que creen que nos merecemos un país mejor. Pero no como un slogan, sino como algo por lo que todos militamos como una utopía. El deseo es el mejor arquitecto de la vida, les deseo el deseo. Militemos en eso: el deseo", concluyó.
LEA MÁS: