En los primeros minutos del miércoles 15 de febrero Leo Rosenwasser salió al aire en el programa Uno en el amor, de Radio Uno. La consigna: que el humorista y conductor hablara sobre el amor, luego de que pasara un nuevo Día de San Valentín. Tenía una historia interesante para contar, ya que se había enamorado a los 61 años de una mujer 22 años menor, Valeria Dollagaray. Pero la nota dio lugar a otras reflexiones. Y terminó siendo la última: Leo murió dos días después, de manera absolutamente sorpresiva.

"¿En algún momento dejaste de creer en el amor?", le preguntó el actor Pablo Novak, conductor del ciclo radial. "Tuve dos matrimonios, el último duró muchos años -recordó Rosenwasser, a propósito de su relación con Raquel Bermúdez que desencadenó en un escándalo público-. Pero la verdad que esto que me está pasando ahora no me había pasado, no lo tenía previsto, sinceramente".

Esto de que la vida es minuto a minuto, es una gran verdad

"De verdad: yo siento que para algunas cosas ya estoy, no sé si viejo es la palabra… -agregó quien fuera uno de los humoristas principales del viejo VideoMatch-. Pero matemáticamente ya viví más de la mitad de mi vida. Si no pasa nada raro en mi vida, y muero de viejo, ya viví más de la mitad. Esto de que la vida es minuto a minuto es una gran verdad. Yo no me lo esperaba (el amor a esta edad), pero me siento muy pleno en este estado. Si bien mi matrimonio anterior no estaba bien, y yo sabía que me iba a terminar divorciando, no tenía previsto enamorarme".

Acto seguido, Rosenwasser dejó un mensaje superador: "El estado del enamoramiento es muy lindo, no sólo con una mujer, que es el más lindo, sino estar enamorado del laburo, de los hijos… Estar enamorado de la vida está bueno también". La falta de trabajo y su conflicto mediático con Bermúdez lo tenían muy preocupado, de acuerdo a lo que explicó su pareja en un posteo realizado en Instagram: "No te merecías todo el estrés que venías acumulando", escribió Valeria, a modo de despedida.

Le he pedido un hijo a Valeria, y ella me dice que le gustaría, pero a esta altura otra vez los pañales, no dormir a la noche, la mamadera…”.

En esa entrevista con Novak, Leo llegó a contar que soñaba con ser padre nuevamente (tenía tres chicos, frutos de sus dos matrimonios anteriores). "¿Agregar hijos? ¡Estás loco vos! Yo ya estoy para que me den nietos", bromeó primero, para enseguida sincerarse: "(Soy) un viejito con onda, pero viejito al fin. Aunque hay muchos tipos grosos que a los 60 se han animado (a ser papás). Pero habría que ver si eso no es un acto de egoísmo: a los 60 tenés un hijo, ¿y cuántos años más vas a vivir? Yo le he pedido un hijo a Valeria, y ella me dice que le gustaría, pero a esta altura otra vez los pañales, no dormir a la noche, la mamadera…".
LEA MÁS