Dos jóvenes debieron ser internados y más de 20 fueron asistidos por consumo de drogas sintéticas, tras una fiesta electrónica que se desarrolló durante la noche del sábado pasado en la ciudad de Mar del Plata.

El evento se realizó en el balneario Mute y fue el segundo de los permitidos por el municipio, tras una polémica sobre la autorización para ese tipo de fiestas. Por orden del intendente Carlos Arroyo, los organizadores contrataron mayor personal para asistir a los eventuales intoxicados y, al mismo tiempo, aumentaron los operativos policiales en los accesos e inmediaciones.

En la fiesta fueron asistidas 11 mujeres de entre 19 y 30 años. En todos los casos, recibieron atención por consumo de éxtasis. Una joven debió ser trasladada inconsciente en ambulancia.

Por otra parte, fueron atendidos 10 varones de 24 a 40 años de edad, por ingesta de diferentes sustancias. Uno de ellos admitió haber consumido ketamina y fue derivado a un hospital local por recomendación de los médicos.

Ocho pastillas secuestradas por la Policía
Ocho pastillas secuestradas por la Policía

Según publicó La Capital, un hombre de 27 años fue detenido por portar ocho pastillas de éxtasis "Tag Heuer" y quedó a disposición del fiscal Rodolfo Moure. Se argumentó que esa cantidad de dosis era suficiente para considerar que el joven tenía intenciones de comercializarla.

Del mismo modo, otras 42 personas fueron demoradas con droga para consumo personal y luego recuperaron su libertad.

Personal de Control de Drogas Ilícitas de la Policía bonaerense secuestró un total de 17 pastillas, 2 frascos GHB, 13 microdosis LSD, marihuana en trozos compactos, porros y cogollos y ketamina.

Según la versión de la municipalidad de la localidad balnearia, no hubo internados sino que fueron antendidos en ambulancias en el lugar y luego derivados a sus hogares.

Además en las últimas horas el secretario de Salud municipal, Gustavo Blanco, dijo que en realidad no hubo atendidos en el Hospital Interzonal General de Agudos por la fiesta en Mute autorizada por el Municipio y explicó: "Simplemente, la información que transcurrió fueron dos personas que ingresaron de otra fiesta electrónica que no tenía nada que ver con ésta".

LEA MÁS: