En países con desigualdades de género también se evidencia la desigualdad de actividad física (iStock)
En países con desigualdades de género también se evidencia la desigualdad de actividad física (iStock)

La insuficiente participación en actividad física y el aumento de los comportamientos sedentarios en la vida laboral y doméstica, son dos de las más grandes causas de que el 60 por ciento de la población mundial no realice suficiente actividad física, según la Organización Mundial de la Salud. Es por eso que el sedentarismo es un problema que atañe a todos los países del mundo y que es necesario combatir.

En este sentido, un equipo científicos estadounidenses reunió datos de teléfonos celulares a nivel global y relevó a través de los datos arrojados por una aplicación, el perfil de actividad de distintos países. El análisis, realizado por académicos de la Universidad de Stanford, Estados Unidos, calculó minuto a minuto cuántos pasos dieron más de 700 mil personas. "El estudio es mil veces mayor que cualquier análisis previo sobre movimiento humano", indicó Scott Delp, uno de los académicos involucrados, especializado en bioingeniería.

Los investigadores usaron para el estudio la información anónima de los usuarios que utilizan la aplicación Argus, que monitorea la actividad individual de cada usuario. La mayoría de los teléfonos inteligentes vienen con un acelerómetro de fábrica que puede potencialmente medir cuántos pasos da el usuario diariamente. Si bien en el estudio participaron individuos de 111 países, los investigadores priorizaron su análisis en las 46 naciones donde había más de mil usuarios, para que la muestra fuera representativa.

La media total de pasos diarios fue de 4.961. En la cima del ranking se encuentra Hong Kong, con 6.880 pasos al día y último está Indonesia, con solo 3.513. Los únicos dos países de América Latina analizados en profundidad fueron Chile y México con 5.204 y 4.692 pasos, respectivamente.

La información que ofrecen los celulares sobre la actividad física diaria es fundamental para estudiar el sedentarismo (iStock)
La información que ofrecen los celulares sobre la actividad física diaria es fundamental para estudiar el sedentarismo (iStock)

Pero más allá del detalle, los resultados del estudio, publicado en la revista especializada Nature, ofrecen una nueva e interesante perspectiva que podría ayudar a mejorar la salud de las poblaciones y combatir la obesidad.

Sin embargo, más que la media nacional de pasos, el indicador que los autores creen que puede ser más útil para las autoridades de la salud es la "desigualdad de actividad". Este es un concepto similar al de la desigualdad económica o salarial, pero aplicado particularmente a la brecha entre el nivel de actividad del individuo más activo y el más sedentario. Así, según los autores, cuanto mayor es la desigualdad en el nivel de actividad, mayores son los niveles de obesidad en ese país.

Media diaria de pasos según los datos de 111 países con al menos 100 usuarios de la aplicación Argus. Los países con colores cálidos indican niveles de actividad bajos (T Althoff – Stanford University)
Media diaria de pasos según los datos de 111 países con al menos 100 usuarios de la aplicación Argus. Los países con colores cálidos indican niveles de actividad bajos (T Althoff – Stanford University)

"Por ejemplo, Suecia tiene una de las diferencias más pequeñas entre quienes son muy activos y quienes no. Y también tiene uno de los niveles de obesidad más bajos", explicó Tim Althoff, uno de los investigadores. En el caso de Estados Unidos y México, ambos países tienen una media similar de pasos diarios, pero el primero tiene una desigualdad de actividad mayor, y también un mayor nivel de obesidad.

Los investigadores también descubrieron que el factor género es clave en los casos en que la desigualdad de actividad es alta. Por ejemplo, en los países con una gran desigualdad, como Estados Unidos y Arabia Saudita, las mujeres son las más inactivas.

En países como Japón, que tiene niveles bajos de desigualdad y obesidad, tanto hombres como mujeres realizan aproximadamente la misma cantidad de ejercicio."Cuando la desigualdad de actividad es más grande, la actividad de las mujeres se reduce mucho más drásticamente que la actividad de los hombres, y por tanto los niveles de obesidad pueden afectar más a las mujeres", dijo Jure Lekovec, que también participó en el estudio.

¿Por qué es importante esta información?

Grace Peng, directora del Instituto Nacional de Imagen Biomédica y Bioingeniería, dijo: "El concepto de big data no es solo algo que tiene que ver con números, sino también con patrones que pueden explicar tendencias de salud importantes".

Las ciudades con mejor movilidad para peatones tienen menos indices de obesidad (iStock)
Las ciudades con mejor movilidad para peatones tienen menos indices de obesidad (iStock)

El equipo de Stanford asegura que los resultados de este estudio pueden ayudar a explicar los patrones globales de obesidad y a proveer nuevas ideas para combatirla. Por ejemplo, un índice que puede ayudar a fomentar el ejercicio es el de cuán accesible y cómoda es una ciudad para caminar.

Los datos de los celulares confirmaron lo que efectivamente indica el sentido común: la gente camina más en las ciudades más accesibles para el peatón, como en Nueva York o San Francisco. Y, según los autores, eso podría ayudar a diseñar barrios y urbes donde se promueva una mayor actividad física. "La ciencia de datos puede ser una herramienta increíblemente poderosa", dijo Peng.

La mayoría de los adultos en los países desarrollados ya tiene un celular inteligente y el número de conexiones con smartphone a nivel global se espera que alcance el 50 por ciento para 2020, por eso los expertos creen que en el futuro los datos de este tipo de análisis serán aún más precisos.

LEA MÁS: