(EFE)
(EFE)

Ex goleadores como Trezeguet y Batistuta y entrenadores como Parreira o Maturana debatieron en Asunción sobre ejes de acción para dar inicio a una remontada del fútbol de Sudamérica, que en las últimas décadas perdió terreno ante el deporte europeo.

Es paradójico: los jugadores de la región brillan en el Viejo Continente, como Neymar, Luis Suárez, Messi, James Rodríguez ó Alexis Sánchez y sus seleccionados ocupan la cima del fútbol mundial (Brasil, Argentina, Chile y Colombia están en el top five del ranking de la FIFA), pero clubes y federaciones están en crisis.

La Confederación Sudamericana de Fútbol, que atraviesa una profunda reestructuración desde principios de 2016, convocó a una treintena de futbolistas y técnicos para un simposio global sobre el presente y futuro de la entidad.

(AFP)
(AFP)

"Es la primera vez en 45 años que nos convocan para hablar de fútbol", dijo Carlos Alberto Parreira, entrenador del Brasil campeón en el Mundial de Estados Unidos en 1994. En Sudamérica "se habla de fútbol desde hace 100 años. Estamos en un muy buen momento para refundar" la Conmebol, dijo el presidente de la institución, Alejandro Domínguez, al dirigirse a los invitados, entre los cuales se encontraban Gabriel Batistuta, Nery Pumpido, Mauro Silva, Paulo Sergio, David Trezeguet, Carlos Valderrama, Marco Antonio Etcheverry, Roque Santa Cruz, Raúl Vicente Amarilla, Héctor Chumpitaz y Nolberto Solano, entre otros.

Bajo la consigna Creer en grande, los ex jugadores fueron convocados "para aportar su historia, conocimiento y experiencia sobre el fútbol como protagonistas de primer nivel en el mundo de la pelota".

"Es importante compararse con Europa", dijo Domínguez en una alocución poniendo en relieve que si Uruguay, Argentina y Brasil ganaron mundiales en representación de Sudamérica (9 títulos entre los tres), los clubes no supieron mantenerse a la altura de los equipos europeos, con los cuales se midieron cabeza a cabeza por décadas.

Mientras la UEFA creaba la súper competitiva y lucrativa Liga de Campeones, la corrupción gangrenaba las instituciones sudamericanas, afectando el nivel de recursos de los clubes y precipitando la fuga de talentos.

(AFP)
(AFP)

El directivo aseguró que los componentes de la nueva administración de la Conmebol tiene como objetivo "ordenar la casa y desarrollar el fútbol" luego de acusar a los que lo precedieron con una frase que no dio lugar a dudas: "La idea de ellos no era el fútbol, sino el dinero, y el fútbol era un medio".

Desde su llegada a la cabeza de la Conmebol, el empresario paraguayo de 45 años, ha llevado adelante profundas reformas en la organización, sustentadas por auditorías internacionales apoyadas por el presidente de la FIFA, Gianni Infantino.

La presencia del franco-argentino David Trezeguet en el simposio es altamente simbólica. El ex jugador fue una pérdida para el fútbol sudamericano. Transferido de adolescente por Platense, sentó filas en el Mónaco, y terminó defendiendo los colores de la selección francesa campeona del mundo en 1998 y con la Juventus a nivel de clubes.

Entre los presentes se encontraba el ex seleccionador colombiano Francisco "Pacho" Maturana, quien dijo estar convencido que hay que "pensar en grande", pero "sin dejar de ser humildes". Trezeguet, optimista, estimó que "el fútbol sudamericano tiene lo más importante: la materia prima" y Diego Latorre, actual comentarista de una cadena de TV deportiva, concluyó que es necesario un esfuerzo en la formación, infraestructura, y buena gestión".