Los millennials estadounidenses encontraron la manera de comprar casas: vivir con mamá y papá

La Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios reportó un marcado aumento en la tendencia de adquisición directa de viviendas tras vivir con parientes

Compartir
Compartir articulo
Renunciar a la independencia temporalmente se convierte en el método preferido por muchos jóvenes para lograr la meta de la propiedad inmobiliaria (Imagen Ilustrativa Infobae)

A los 26 años, Brandon Paulin no podía creer que siguiera viviendo con sus padres. Ya alcalde de su ciudad natal, Indian Head (Maryland), Paulin seguía durmiendo en la habitación de su infancia. Veía cómo amigos con los que creció se mudaban a sus propios apartamentos al terminar la universidad, y anhelaba una autosuficiencia similar con su prometida, Taryn, que vivía a 30 minutos de distancia y también vivía en casa para ahorrar dinero.

Pero también significaba que nunca había pagado un céntimo de alquiler, compensando la incomodidad de ser un adulto bajo el techo de sus padres. En junio de 2022, él y su ahora esposa ahorraron lo suficiente para pagar la entrada de una casa de dos dormitorios con un bonito jardín para sus beagles, Bella y Lilo.

“No era la forma convencional de comprar una casa”, dice Paulin. “Pero es lo que nos funcionó”.

La estrategia ha ganado tracción entre los adultos jóvenes que tratan de salvar la brecha entre los alquileres por las nubes y un mercado inmobiliario desalentador. En 2022, el porcentaje de compradores primerizos que se mudaron directamente de la casa de un amigo o familiar a la suya propia alcanzó el 27%, según la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios.

Es el porcentaje más alto desde que el grupo comenzó a llevar la cuenta en 1989. Aunque la cifra ha descendido este año hasta el 23%, sigue siendo elevada, según Jessica Lautz, economista jefe adjunta y vicepresidenta de investigación de la NAR.

Para muchos millennials, refugiarse con la familia les dio un respiro para ahorrar para una casa. La compensación se reduce a renunciar temporalmente a cierta medida de independencia para lograr un hito cada vez más fuera del alcance de las personas de su edad.

Lautz afirmó que esta generación se enfrenta a una serie de obstáculos -deuda de préstamos estudiantiles, pagos del coche y gastos de guardería, entre otros-, pero que ninguno es mayor que los precios récord de los alquileres.

En noviembre, la media nacional para un apartamento de un dormitorio era de aproximadamente USD 1.500 al mes, según Zumper. Pero es significativamente más alto en las grandes zonas urbanas que son un faro para los jóvenes profesionales, como Nueva York (USD 4.300), San Francisco (USD 2.970), Miami (USD 2.600) y D.C. (USD 2.330).

“El coste de alquilar una vivienda es muy prohibitivo para los adultos jóvenes”, afirmó Lautz. “Y puede que lo hayan decidido durante una pandemia: ¿Por qué voy a alquilar? ¿Por qué no vivo en casa?”.

Debido a los elevados precios de alquiler y compraventa, vivir con padres se presenta como una solución viable para la generación millennial (Imagen Ilustrativa Infobae)

Al mismo tiempo, se enfrentan a un duro mercado inmobiliario caracterizado por elevados precios de venta y tipos de interés, y cada vez están más desesperanzados y frustrados. El año pasado, la edad media del comprador de su primera vivienda ascendió a 36 años, según la NAR, frente a los 29 de la generación de sus padres.

Mientras tanto, los precios de la vivienda siguen cerca de sus máximos históricos. La mediana estadounidense ronda los USD 420.000, con precios muy superiores en el oeste, por encima de los USD 600.000, y en torno a los USD 430.000 en el noreste, según datos de la Reserva Federal.

Los tipos de interés de las hipotecas a tipo fijo a 30 años han caído por debajo del 7% por primera vez en meses. Los costes de endeudamiento son más del doble de lo que eran a principios del año pasado.

Los inventarios -en particular el número de viviendas para principiantes- siguen en mínimos históricos; los compradores más jóvenes también están siendo superados por los baby boomers que se abalanzan con ofertas todo en efectivo. En octubre se vendieron menos viviendas que en cualquier otro mes desde 2013, según datos de la NAR, y en 2023 se prevé el menor número de ventas de viviendas existentes de cualquier año desde 2011.

“Dado el colapso de la asequibilidad de la vivienda, no es de extrañar que los jóvenes se queden más tiempo en casa de sus padres para gestionar sus gastos, ahorrar en el alquiler y ahorrar para un pago inicial para poder comprar una casa”, dijo Mark Zandi, economista jefe de Moody’s Analytics.

Zandi dijo que no le sorprendería que la tendencia continuará. La escasez de oferta, sobre todo de viviendas para principiantes, podría ser “cada vez más difícil”, aseguró.

Zandi se refirió a los datos del censo de 2023, según los cuales el 20% de los hombres de entre 25 y 34 años viven con sus padres, una cifra que no ha dejado de aumentar desde la década de 1980.

En el caso de las mujeres de esa edad, la cifra era del 12%, también en constante aumento en las últimas cinco décadas. Aunque estas cifras están creciendo en Estados Unidos, siguen estando muy por detrás de países como Malta, donde el 70% de los adultos menores de 35 años vivían en casa de sus padres en 2022, según datos de Eurostat.

Contrapartidas

Paulin, que está en su tercer mandato como alcalde de Indian Head, dijo que compartía una unidad de sótano con su hermano menor, que lo mantenía despierto por la noche charlando con sus amigos mientras jugaba Fortnite.

Era molesto, dijo Paulin, pero el arreglo de vida le permitió ahorrar gran parte de sus ingresos, y se sintió aliviado al comprar su casa el verano pasado por alrededor de USD 350.000 a una tasa del 6 por ciento.

“No parecía que fuéramos a conseguir mucho más”, dijo. “Y temíamos que si seguíamos esperando, los tipos de interés seguirían subiendo”, añadió.

Un estudio del Pew Research Center indica un incremento en el número de hogares con varias generaciones viviendo juntas, atribuyéndolo en parte al cuidado familiar y a razones económicas. (Imagen Ilustrativa Infobae)

Alex Mourousias, ingeniero informático de 33 años en Chicago, era reacio a volver a vivir con su padre porque llevaba años viviendo solo. Pero eran mediados de 2020, y la pandemia de coronavirus había encerrado a la gente en casa. El padre de Mourousias tenía una propuesta: No cobraría alquiler a su hijo y le daría la oportunidad de ahorrar lo suficiente para el pago inicial.

Mourousias fue vendido. Vivió con su padre durante seis meses. Y cuando su padre se mudó con su nueva mujer tras vender su casa, Mourousias se mudó con su madre. No estaba tan mal, dice Mourousias: Su casa era lo suficientemente grande como para que no se estorbaran mutuamente, y a menudo se reunían por las tardes para ver el reality show 90 Day Fiancé.

Cuando empezaron a levantarse los cierres a mediados de 2021, Mourousias tenía suficiente para un pago inicial. En julio de 2021, compró un piso en el barrio de West Loop de Chicago por USD 386.000, con un tipo de interés del 3 por ciento.

“Fue un gran regalo que me hicieron”, afirma. Perder la libertad de vivir solo “fue un precio muy justo por lo que saqué de ello”.

La avalancha de millennials que aprovechan el alquiler gratuito o con descuento de sus familiares coincide con la creciente prevalencia de hogares multigeneracionales. El número de estadounidenses que viven en hogares multigeneracionales se ha cuadruplicado desde la década de 1970, según el análisis de los datos del censo realizado por el Pew Research Center.

Pew atribuye en parte este aumento a tendencias más amplias de crecimiento de la población, como el aumento del número de familias asiáticas, negras e hispanas, que viven en hogares multigeneracionales en mayor proporción que sus homólogos blancos.

Según el estudio, aproximadamente un tercio de los adultos estadounidenses afirmó que el cuidado de un familiar era una de las principales razones de su organización, mientras que 4 de cada 10 citaron cuestiones económicas. Los investigadores del Pew descubrieron que las personas que vivían en hogares multigeneracionales tenían menos probabilidades de vivir en la pobreza, sobre todo los grupos económicamente más vulnerables, como los negros y los hispanos.

El aumento de los costes de la propiedad de la vivienda ha afectado especialmente a los compradores negros y latinos, que han solicitado hipotecas a tipos decrecientes desde el inicio de la pandemia, dijo Josè Loya, profesor adjunto de la UCLA que investiga la desigualdad en la vivienda. Estos grupos se ven desproporcionadamente afectados por el aumento del precio de la vivienda porque suelen tener ingresos más bajos, dijo.

“Se están quedando fuera”, afirma Loya.

Los millennials que se mudan a casas familiares situadas en mercados inmobiliarios en auge a menudo se ven expulsados de su propio barrio. Eso les ocurrió a Jackson Cowart y su esposa Emma, que se mudaron con la madre de Cowart a su casa de los suburbios de Seattle durante siete meses para ayudarla con un problema médico.

Incluso con unos ingresos anuales combinados de alrededor de 200.000 dólares, sabían que serían expulsados por completo del mercado inmobiliario de Seattle, donde el precio medio de venta ronda los 840.000 dólares, según Redfin.

Cowart dice que él y su esposa buscaron constantemente casas en Internet durante los meses que estuvieron en casa de su madre. Finalmente, se decidieron por una casa de dos dormitorios a 112 kilómetros al oeste de Seattle, enclavada en el bosque en la base del Parque Nacional Olímpico.

“Valió la pena”, afirma Cowart.

(*) The Washington Post

(*) Julian Mark cubre noticias de última hora sobre negocios y tecnología para The Washington Post. Anteriormente trabajó durante la noche con el equipo Morning Mix de The Post. Antes de incorporarse a The Post, cubrió temas de vivienda y policía para Mission Local en San Francisco.