Estados Unidos instó a Venezuela a permitir el trabajo de los observadores electorales de la Unión Europea

La administración de Joe Biden aseguró que está “extremadamente preocupada” por la decisión del régimen de Maduro

Guardar

Nuevo

Nicolás Maduro sostiene un libro con su fotografía  (AP Foto/Ariana Cubillos, Archivo)
Nicolás Maduro sostiene un libro con su fotografía (AP Foto/Ariana Cubillos, Archivo)

Estados Unidos condenó este jueves la decisión de Venezuela de retirar la invitación a la Unión Europea (UE) para observar sus elecciones presidenciales el 28 de julio y pidió reconsiderar la medida.

El portavoz del Departamento de Estado, Matthew Miller, dijo que “Estados Unidos está profundamente preocupado por la decisión” anunciada hace dos días por la autoridad electoral.

“Esta acción va en contra de los compromisos adquiridos en Barbados en octubre de 2023 para apoyar la integridad del proceso electoral”, siguió el vocero en relación al acuerdo suscrito por el gobierno y la oposición de Venezuela con mediación de Noruega.

Nicolás “Maduro y sus representantes deben revertir inmediatamente esta decisión y permitir una observación electoral internacional creíble que genere confianza en el proceso electoral”, añadió.

El pedido fue rechazado por el régimen chavista de la mano del Canciller, Yván Gil, quien reaccionó en la red social X al comunicado firmado por Miller: “El señor Miller quizás está acostumbrado a darle instrucciones a la UE, pero nuestro país es libre y soberano hace más de 200 años. La democracia bolivariana es sólida y ejemplar (y) mucho podríamos enseñarles a los EE.UU. a realizar elecciones verdaderamente libres”.

Señaló también que el Consejo Nacional Electoral (CNE) “ha hablado con fuerza y no va a permitir el irrespeto de ninguna organización satélite de Washington”, en alusión a la UE.

“Es hora de que los EE.UU. desista de sus constantes intentos de sabotear nuestro país y nuestras instituciones”, agregó el canciller.

El Consejo Nacional Electoral (CNE), de línea oficialista, anunció el martes su decisión de excluir la observación europea luego que el bloque ratificara sanciones individuales contra unos 50 funcionarios chavistas, pero suspendiera temporalmente la del presidente de ese organismo, Elvis Amoroso.

Amoroso calificó la medida de “chantaje” y tachó al bloque de “nuevo acto injerencista”, un calificativo que el chavismo atribuye constantemente a Washington.

“Seguiremos trabajando con la comunidad internacional para apoyar las aspiraciones del pueblo venezolano por una Venezuela más democrática, estable y próspera”, insistió Miller.

El acuerdo de Barbados llevó a Estados Unidos a levantar parcialmente un embargo al petróleo, gas y oro del país caribeño, pero las reimpuso seis meses después al repudiar acciones contra la oposición dentro del proceso electoral.

Además de a la UE, el CNE invitó al Centro Carter, los BRICS y la Unión Africana para observar los comicios.

Maduro buscará un tercer mandato que lo proyectaría a 18 años en el poder. Su mayor adversario es Edmundo González Urrutia, designado por la principal alianza opositora en representación de la líder inhabilitada María Corina Machado.

La UE envió una misión en 2021 para las últimas elecciones de alcaldes y gobernadores, en las que identificó mejoras considerables en el sistema de votación así como irregularidades. Su presencia terminó de forma abrupta después de que Maduro los tachara de “enemigos” y “espías”.

(Con información de AFP y EFE)

Guardar

Nuevo