Un emisario de Nicolás Maduro aseguró en Shanghai que “Venezuela está en una transición hacia el modelo económico chino”

Rafael Lacava visitó China, donde afirmó ser un enviado personal de la dictadura. En sus declaraciones señaló que la presencia de numerosos funcionarios venezolanos en el gigante asiático indica un interés en desarrollar un camino hacia el “socialismo de mercado”

Compartir
Compartir articulo
Rafael Lacava viajó a Beijing para unir lazos con China

En un video en las redes sociales, Rafael Lacava, el gobernador chavista del estratégico estado de Carabobo en Venezuela y miembro de la dirección nacional del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), ha declarado que la economía venezolana está en una supuesta “transición” que tomará como referencia el modelo chino.

Lacava, conocido por su cercanía personal con el dictador Nicolás Maduro, se reunió con funcionarios chinos durante su visita a Shanghái, donde afirmó ser un enviado personal de Maduro. Según sus palabras, este vínculo estrecho explica las frecuentes visitas de Maduro a China. Además, señaló que la presencia de numerosos funcionarios venezolanos en el gigante asiático indica un interés en desarrollar un camino hacia el “socialismo de mercado”.

Estos comentarios han suscitado un intenso debate local y han reforzado la percepción entre analistas económicos de que el régimen chavista, a partir de 2019, ha optado por un giro hacia la economía supuestamente de mercado, a pesar de que la dictadura es quien controla todos los procesos de comercialización, interviniendo fuertemente en las transacción y anulando prácticamente en su totalidad el libre comercio en el país.

Este supuesto giro, sugiere un distanciamiento de las políticas económicas adoptadas en la era de Hugo Chávez, que incluían la toma de empresas, nacionalizaciones masivas, “gobierno obrero” y un control grosero sobre la economía.

Rafael Lacava junto a Nicolás Maduro
Rafael Lacava junto a Nicolás Maduro

Aunque las relaciones políticas entre Venezuela y China han sido históricamente sólidas, los desencuentros económicos han sido una constante. Desde la época de Hugo Chávez, China ha proporcionado préstamos millonarios a Venezuela para financiar diversos proyectos de desarrollo, con la promesa de transferencia tecnológica. Sin embargo, muchos de estos proyectos se vieron afectados por la corrupción sistémica del régimen bolivariano, lo que irritó a Beijing.

Un ejemplo destacado es el llamado “Fondo Chino”, un acuerdo entre Chávez y Hu Jintao para crear una cuenta rotatoria destinada a financiar proyectos de desarrollo. Este fondo, en última instancia, se ha convertido en uno de los casos de corrupción más emblemáticos del gobierno venezolano.

Las quejas de funcionarios chinos sobre la gestión desordenada y derrochadora de los recursos prestados han llevado a que, durante un tiempo, China dejara de prestar más dinero a Venezuela. Además, las empresas petroleras chinas, tanto privadas como estatales, redujeron al mínimo sus operaciones en el país debido a estas experiencias negativas.

La deuda masiva de Venezuela, especialmente la de Petróleos de Venezuela (PDVSA), ha sido motivo de preocupación para los prestamistas chinos. Varios informes han indicado que funcionarios chinos han expresado su descontento directamente a Maduro por la gestión caótica de los recursos prestados. A pesar de estos desafíos, las operaciones de las empresas petroleras chinas en Venezuela parecen estar reactivándose recientemente.

Xi Jinping y Nicolás Maduro, participan en una ceremonia de bienvenida en el Gran Salón del Pueblo, en Beijing, China. Palacio de Miraflores/Folleto vía REUTERS
Xi Jinping y Nicolás Maduro, participan en una ceremonia de bienvenida en el Gran Salón del Pueblo, en Beijing, China. Palacio de Miraflores/Folleto vía REUTERS

Dentro del propio chavismo, la figura de Rafael Lacava ha generado divisiones. Su enfoque pragmático y apertura hacia la inversión extranjera contrasta con la ortodoxia revolucionaria estatista y antiempresarial expresada por líderes como Diosdado Cabello, conocido como el “chavismo originario”. Lacava ha ganado espacios de poder gracias a su arrastre electoral y lealtad personal a Maduro, a pesar de las críticas internas y la oposición en las redes sociales.

El economista y académico Leonardo Vera sugiere que la declaración de Lacava podría estar orientada principalmente hacia lo económico y que su impacto en las decisiones políticas podría ser limitado. Vera destaca el ejemplo de las zonas económicas especiales presentadas por Maduro, que buscan abrir oportunidades de inversión para empresarios chinos en Venezuela. Sin embargo, también señala que China ha enfrentado pérdidas significativas en Venezuela, y es poco probable que vean la experiencia local como un modelo a seguir.

La declaración de Lacava sobre la transición económica inspirada en el modelo chino refleja un supuesto cambio perceptible en la orientación económica del régimen chavista. Aunque las relaciones políticas entre Venezuela y China siguen siendo fuertes, los desafíos económicos y las experiencias negativas pasadas han marcado esta relación bilateral. La pregunta que queda abierta es si este giro hacia el “socialismo de mercado” será sostenible y si logrará resolver los problemas económicos persistentes que enfrenta Venezuela.