Porciones responsables y medidas: tips para armar una mesa futbolera más saludable

Las reuniones frente al televisor y la comida juegan un rol protagónico en la casa de los argentinos durante el Mundial. Cuáles son los consejos de un especialista en nutrición para disfrutar sin culpa

Your browser doesn’t support HTML5 video

El Mundial es la excusa perfecta para las juntadas con familia y amigos a ver los partidos, por lo general, acompañados de una mesa llena de comida. Este ritual que se da cada cuatro años altera los hábitos diarios clave, como la dieta: los desayunos, las picadas, los snacks y las bebidas azucaradas conspiran contra la vida sana.

¿Cómo hacer para no caer en la típica picada de embutidos o de alimentos ultraprocesados, llenos de grasa, azúcar y sal, fáciles de comer pero que hacen que sea difícil registrar la cantidad que ingiere cada uno?

Un acontecimiento de esta magnitud es equivalente a una juntada con amigos o familia que muchas veces lleva a los excesos (Getty Images)

Según la encuesta "Hábitos y Comportamientos de los Latinoamericanos relacionados al fútbol", el 84% de los argentinos prefiere mirar los partidos del equipo nacional con su familia y en su propia casa, donde la comida y el encuentro familiar se convierten en el folklore mundialista.

"Lo importante es poder disfrutar del encuentro, la familia, la pasión por el fútbol y que la comida sea parte de todo, sin que sea el centro y que tenga el control de nosotros mismos, y eso tenemos que tratar de inculcarles a nuestros hijos", comentó a Infobae el licenciado en Nutrición Infantil Alberto Arribas. 

"Este momento debe ser un placentero, indulgente, libre de culpas y prohibiciones, el secreto para disfrutar sin excesos es respetar la cantidad, ofrecer variedad y agregar a las picadas opciones de mejor calidad nutricional", afirmó el especialista en nutrición.

A continuación una serie de tips y consejos para las picadas de este tipo de eventos:

Lo principal es planificar y organizar las comidas con antelación: "Siempre involucrando en el proceso a los chicos, teniendo en cuenta platos saludables e intentando reducir la cantidad de comida ultraprocesada".

Una picada no tan clásica

Las picadas suelen ser un menú habitual en los partidos que coinciden con el horario del almuerzo y/o merienda. "A la hora de preparar la picada o pedir comida se debe tener en cuenta que la porción sea responsable, sin exceso: si cocinás de más, comerás de más; y servís y ofreces de más, comerán más. Servir en platos o bandejas más pequeñas hará que tu cerebro crea que hay más y comerás menos", sugirió Arribas.

Agregar a la picada clásica de salame, queso, aceitunas:

-Tomates cherrys o los redondos cortados en rodajas.
-Palitos de zanahoria para acompañar con cremas a base de verduras o queso crema.
-Papas al horno perejiladas
-Incorporar empanadas de copetín de verduras al horno
-Pickles o verduras en escabeche.
-Rodajas de palmitos.
-Ofrecer pizzetas hechas con pan integral y montada con verdura como rúcula, espinaca y queso.
-Preparar albóndigas de copetín con lenteja, arroz y avena.
-Incorporar frutos secos como almendras, avellanas y maní sin sal.
-Chips de papas (hechos con la cascara) al horno.
-Armar bocaditos agridulces con frutas como pera, uvas o ananá y queso.

Además el especialista se refirió a la posibilidad de que los niños puedan disfrutar cooperando en la preparación de la picada, como cortando y lavando las verduras, preparando las mezclas de los ingredientes, decorando las tablas, armando los pinches, entre otros. "De esa forma se los motivará a probar nuevos sabores y texturas y a ser partícipes del arte culinario", afirmó.

¿Desayuno o picada?

El desayuno es clave ya que el cuerpo necesita energía para realizar ejercicios (iStock)

El desayuno, la comida más importante del día, debe ser completo y nutritivo. Si el partido de la selección nacional es por la mañana, tener opciones naturales de desayuno es una alternativa para no caer en la tentación de las típicas medialunas.

"Lo ideal es preparar un desayuno completo. Cocinar junto a los niños opciones caseras de pan integral con semillas o un bizcochuelo, con mermeladas caseras. Sin dejar fuera de la mesa los lácteos, podemos darles un vaso de leche chocolatada a nuestros hijos, pero siempre y cuando no le agreguemos más azúcar. Lo que elijamos darles, cuanto más casero, mejor", aseguró Alberto Arribas.

Es importante involucrar a los niños en la organización de las comidas (Getty Images)

Por otro lado, según el especialista, una buena opción es el yogurt con avena y frutas frescas de estación; infusiones y jugos naturales completarán una mesa rica y saludable para toda la familia: "Lo más importante, vuelvo a repetir, es involucrar a los chicos en el armado del menú. Si ellos participan de preparaciones simples como lavar, rallar o cocinar las verduras, serán motivados a degustar su producto logrado".

SEGUÍ LEYENDO 

Últimas noticias

Mas Noticias