Las llamas que están destruyendo el Amazonas reavivaron también un debate imprescindible sobre la importancia de las selvas para la supervivencia de especies fundamentales para la biodiversidad y la vida misma del planeta. La desaparición del hábitat natural es una de las grandes causas de la extinción de especies nativas, entre ellos el Guacamayo Verde.

Por su color, a esta ave se la conoce también como guacamayo militar. El encanto de su pico y de su plumaje lo condenaron a ser una de las víctimas principales del comercio ilegal. Sí, ese mismo que abastece a aquellos que no tienen problemas en sacar un ave silvestre de su hábitat para que sus hijos se entretengan.

Existen también los guacamayos rojo y azul pero el verde es robusto y de gran tamaño. Es una de las especies de loro neotropical más grandes del planeta. En la antigüedad, los mayas la relacionaban con la fuerza del sol y el poder del fuego.

El encanto del pico y el plumaje del Guacamayo Verde lo condenaron a ser una de las víctimas principales del comercio ilegal

Tiene las patas de color gris oscuro, amarillo pálido su iris y amarillo fuerte el envés de sus alas. Su color es el verde más bien vivo, con frente roja y cubiertas superiores azules. Su pico es el característico de los loros adaptado a su alimentación, lo que les permite romper cáscaras duras con facilidad y cumplir con una de las grandes tareas ambientales en la selva americana: la diseminación de las semillas.

Junto con la captura para el comercio ilegal, la pérdida de bosques nativos por la deforestación agroindustrial o los incendios son los grandes responsables de la tremenda caída de su población entre los últimos cincuenta años: en el noreste argentino ya es casi imposible encontrarlo.

Existen también los guacamayos rojo y azul pero el verde es robusto y de gran tamaño

El Guamayo Verde, según BirdLife, hace décadas era fácilmente visualizable en cualquier región que tuviese selva. Sin embargo en la actualidad se calcula que solo sobreviven unos veinte mil ejemplares distribuidos por los países de América latina de los que es originario.

Cada año ingresan a distintos centros de recuperación de especies unos 10 mil animales silvestres. Resulta relativamente sencillo conseguir uno de ellos. Internet está lleno de sitios en los que no solo los ofrecen sino que hasta proveen un listado de "expertos" que dan instrucciones sobre el cuidado del animal. Obviamente, sus vendedores deben ocultar que la comercialización de muchos de ellos está prohibida a raíz del peligro de extinción que amenazan las especies.

Hoy solo sobreviven unos veinte mil ejemplares distribuidos por los países de América latina de los que es originario

Por tanto, el comercio ilegal de mascotas, la tala de árboles indiscriminada, la expansión de la agricultura explican la drástica disminución de esta especie tan necesaria para la biodiversidad de la región.

Se deberá insistir en que legisladores y funcionarios no pueden mirar para el costado. Tanto las leyes de Bosques como las que regulan la explotación y el maltrato animal no han sido suficientes para frenar el flagelo de la desaparición de especies.

Quienes han sido electos por la sociedad para conducir y organizar la vida colectiva deben tomar nota.

Seguí leyendo: