Los nuevos hábitos de seducción: cómo cambiaron las citas románticas, según la ciencia

Investigadores de la Universidad de Kansas mostraron que se están terminando las citas tradicionales, aunque el cine siga posicionando el rol masculino al frente de la “conquista”

Las citas tradicionales pueden estar en vías de extinción, ya que un estudio revela que dos tercios de las citas ya no siguen el esquema tradicional, dirigido por los hombres (Getty Images)
Las citas tradicionales pueden estar en vías de extinción, ya que un estudio revela que dos tercios de las citas ya no siguen el esquema tradicional, dirigido por los hombres (Getty Images)

Un estudio encuentra que la vida romántica se está volviendo más igualitaria cuando se trata de pagar la cuenta o iniciar la intimidad física. Tradicionalmente, los hombres han dictado los procedimientos durante un encuentro romántico heterosexual, pero un nuevo estudio sugiere que esto finalmente podría estar cambiando.

Los autores de la investigación, publicada a comienzos de este año en la revista Sexuality & Culture, afirman que el guion clásico de las citas se originó a principios del siglo XX, cuando “los roles de género estaban cambiando” y los hombres tenían dinero, pero “la mayoría de las mujeres no”.

En consecuencia, en esta época pasada, el hombre tenía toda la ventaja en la búsqueda del amor y era el encargado de invitar a salir a una mujer, pagar la cuenta y dar el primer paso para conseguir un beso. El papel de la mujer era recibir las insinuaciones y limitar el contacto físico, añaden los investigadores.

Pero en el mundo moderno, los jóvenes tienen una visión más igualitaria de las citas, y este esquema tradicional de tres partes está ahora en peligro. El trabajo realizado entre más de 20.000 estudiantes universitarios de Estados Unidos reveló que dos tercios (el 64%) de las citas ya no se ciñen a este plan.

El trabajo realizado entre más de 20.000 estudiantes universitarios de Estados Unidos reveló que dos tercios (el 64%) de las citas ya no se ciñen a este plan (Getty Images)
El trabajo realizado entre más de 20.000 estudiantes universitarios de Estados Unidos reveló que dos tercios (el 64%) de las citas ya no se ciñen a este plan (Getty Images)

Los investigadores de la Universidad de Kansas descubrieron que nueve de cada diez personas (el 88%) creen que ahora es culturalmente aceptable que una mujer pida una cita a un hombre. Sin embargo, a pesar de ello, los hombres son los que invitan a salir a una mujer en la inmensa mayoría de los casos (89%). Y aunque este aspecto tradicional de las citas parece sagrado por ahora, la dependencia económica de los hombres está disminuyendo, ya que el hombre paga la cita en sólo dos tercios de los casos (65%).

Pero es en el aspecto sexual donde más se ha invertido el guión. En más de la mitad de las citas hubo “contacto sexual” en algún momento, que va desde un beso hasta el coito. El hombre inició el “contacto sexual” en algo más de la mitad (56%) de los casos. De ellos, más de la mitad desembocaron en un contacto genital. Sin embargo, si la mujer invitaba a salir al hombre, la probabilidad de tales intimidades aumentaba en siete puntos porcentuales, en comparación con si el hombre invitaba a salir a la mujer.

El "contacto genital" tuvo lugar en el 63% de las citas iniciadas por mujeres, en comparación con el 56% de las citas iniciadas por hombres (Getty Images)
El "contacto genital" tuvo lugar en el 63% de las citas iniciadas por mujeres, en comparación con el 56% de las citas iniciadas por hombres (Getty Images)

El resultado final de este constante recorte de la iniciativa masculina en torno a las citas es que los hombres invitaron a salir a una mujer, pagaron e iniciaron el contacto sexual en sólo un tercio (36%) de los casos, lo que supone una marcada divergencia respecto al monopolio masculino de antaño. “En otras palabras, más del 60% de las citas violan el guion tradicional”, escriben los investigadores en su artículo.

“No hemos examinado con suficiente detenimiento el sexo en los guiones de las citas. No es todo lo que la gente dice que es”, dijo el autor del estudio, Sam Kendrick, estudiante de doctorado en sociología. “Creo que es fascinante cómo las ideas y las normas influyen en los comportamientos de la gente, pero no necesariamente en las personas que no las interiorizan. No apliquemos las normas de los años 50 a los tiempos modernos”, concluyó la doctora Nancy Jo Kepple, coautora del estudio.

Una limitación de la investigación es que los datos solo llegan hasta 2011, hace más de una década, por lo que ahora los comportamientos podrían ser muy diferentes. Actualmente se está realizando una segunda ola de la encuesta de vida social universitaria en línea, que podría proporcionar una instantánea más actualizada. Los autores también señalan que los datos solo incluían información sobre citas heterosexuales, y se podría investigar mucho más sobre el sexo y las citas en las relaciones LGBTQ.

SEGUIR LEYENDO: