Cuáles son las causas psicológicas de las relaciones amorosas en el trabajo

La mayoría de los adultos pasa un mínimo de 1680 horas al año en una oficina, por lo que es probable que pasen más tiempo con sus colegas que con sus amigos, familiares o incluso con sus cónyuges. Por eso no resulta sorprendente que muchos formen vínculos estrechos y a veces románticos
Entablar relaciones laborales con personajes desconocidos puede ser para muchos una aventura complicada y para otros la oportunidad perfecta para empezar de cero (Getty Images)

Pasar los días en un trabajo de jornada laboral de ocho horas lleva a la mayoría de los adultos a pasar un mínimo de 1680 horas al año en la oficina, por lo que es probable que pasen más tiempo con sus compañeros de trabajo que con casi cualquier otra persona. Además, la manera en la que se relacionan en la oficina lleva a los individuos a conocerse con una facilidad y profundidad única que no es posible en las aplicaciones de citas, por ejemplo.

A pesar del estigma que rodea a la posibilidad de salir con alguien del trabajo, investigaciones recientes publicadas por la compañía de empleos Totaljobs descubrieron que el 22% de las personas conoce a su pareja en el trabajo. Eso se compara con un 13% que lo hace en línea, un 18% a través de amigos y un 10% en salidas nocturnas.

Trabajar con las mismas personas todos los días pone en evidencia la más amplia variedad de respuestas emocionales: cómo una persona responde a un problema, actúa bajo presión e interactúa con otros compañeros de trabajo. A su vez, resulta fácil comenzar a compartir información personal y compadecerse de las dificultades que enfrenta el otro, tal vez durante el almuerzo o las salidas después del trabajo.

La proximidad, la intensidad, el tiempo y la unión laboral se fusionan para crear una combinación explosiva, a menudo vital para completar una tarea determinada. Sin embargo, este sentido de conexión puede, a su vez, conducir a la intimidad.

La encuesta reveló que dos de cada tres personas estarían dispuestas a salir con un colega (Getty Images)

"Todo ámbito familiar, cercano y conocido es propenso a que se generen dentro de él afectos nuevos o que se reproduzcan en él afectos primarios infantiles, por ejemplo que los sentimientos de hermandad puedan derivar en una cercanía sexual, es decir que se trasladen determinados sentimientos y sensaciones vividas en la infancia a los compañeros de la adultez", explicó en diálogo con Infobae la doctora Mirta Goldstein, psicoanalista, vicepresidente de la Asociación Psicoanalítica Argentina.

En un artículo publicado en la Revista de Relaciones Sociales y Personales, el profesor de Estudios de Comunicación Jeffrey Hall definió cuánto tiempo lleva hacer un amigo y cuánto tiempo demora la gente en llegar a las diferentes etapas de la amistad.

Los resultados demostraron que toma entre 40 y 60 horas formar una amistad informal, de 80 a 100 horas una normal, y toma alrededor de 200 horas convertirse en buenos amigos con otra persona.

La intensidad creada en la situación laboral, entonces, puede reflejar la intensidad que se experimenta en las relaciones sexuales. Tales sentimientos de apego y unidad pueden ser lo suficientemente similares como para causar confusión. Incluso si la mente consciente no reconoce la conexión, a menudo lo hará el subconsciente. Uno o ambos compañeros pueden verse repentinamente considerando al otro desde un punto de vista sexual.

"Una de las motivaciones principales para formar una pareja es el apego, una motivación genuina. Pero si solo existe eso, la relación va a estar desequilibrada y contará con un único componente", advirtió a Infobae Eduardo Drucaroff, médico psicoanalista y ex director del Centro "Racker" de orientación e investigación en APA.

Todo ámbito donde una persona pase desde ocho a diez horas por día es propicio a que se de toda la gama afectiva: desde la ternura, la solidaridad y la compasión hasta el odio, el resentimiento y la venganza.

La proximidad puede empujar los límites

Una de cada tres personas dijo que se sentían juzgados por sus compañeros de trabajo por su relación, uno de cada seis se burló de ellos, y uno de cada 10 fue incluso discriminado como resultado (Getty Images)

La encuesta también reveló que dos de cada tres personas estarían dispuestas a salir con un colega, mientras que el tercio restante nunca soñaría con hacerlo. La razón principal que dieron para desconfiar de las relaciones amorosas laborales era que simplemente no pensaban que ambos ambientes debían mezclarse.

Pasar tiempo juntos tiende a romper las barreras entre las personas más rápidamente, y eso no necesariamente da como resultado una intimidad romántica. Pero, a veces una de las partes puede relajarse demasiado, lo que permite que los límites fácilmente se traspasen.

"Una vez que se obtiene un conocimiento cada vez más cercano de un compañero de trabajo -agregó Goldstein-, es también posible que sucedan encuentros amorosos y sexuales, dado que la confianza hace que no sea necesario hablar, y baste con solo una mirada".

Si ambos socios de una relación no tienen en cuenta la necesidad de restablecer continuamente los límites para mantener su relación dentro de un marco determinado, estos "errores" pueden llevar a que una de las partes comience a ver la unión como algo más que una simple conexión de trabajo.

En otras palabras, es importante tener en claro cuáles son los límites personales y determinar qué es lo que realmente se busca de una relación laboral: ¿ser solo amigos o algo más?

“La especie de prohibición que existe en muchas empresas de relacionarse sexual o amorosamente con un compañero lleva a que en muchos casos las personas deban dejar el trabajo para continuar con una relación, o abandonar la relación para poder continuar con el trabajo” (Getty Images)

Hoy por hoy, muchos jóvenes focalizan toda su vida en el ámbito laboral. "Tienen a converger todo lo personal dentro de lo laboral, como las actividades extra laborales como lo es el famoso 'happy hour', por eso es que es más fácil que se den situaciones auténticas y confusas", agregó Goldstein. 

Alrededor del 17% de las personas también admitió contar con un "cónyuge de trabajo", a quienes constantemente envían mensajes, hablan sobre el estrés del trabajo y pasan tiempo juntos.

Es importante reconocer, sin embargo, la diferencia entre sentir cierta cercanía con alguien debido a la situación en la que se encuentra, y estar realmente enamorado. "Puede haber una idealización de la persona, porque solo se la ve en ese ámbito y eso alimenta un imaginario que puede traer como condición creer que está enamorado. Los sentimientos de apego, seguridad y confraternidad pueden generar esa confusión", sostuvo Cecilia Moia, psicoanalista miembro de APA y experta en consulta de parejas.

La encuesta también encontró que la mujer que sale con su gerente es más propensa a tener un salto de carrera que un hombre que sale con su gerente en términos de promociones, salarios y bonos, e incluso relaciones con otros colegas.

Consecuencias que dañarían la reputación profesional

“A mayor reproducción de lo infantil, mayor confusión sentimental y cuanto más auténtico y novedoso sea el encuentro, mayor posibilidad de desarrollarse una relación permanente” (Getty Images)

Si la relación no funciona, las consecuencias podrían tener un costo emocional alto. Correr el riesgo de perder un trabajo, sentirse incómodo en el ámbito laboral o crear un drama en la oficina son solo algunas de las actitudes que podrán dañar la reputación profesional.

¿Que pasa cuando uno rompe una relación amorosa con alguien del trabajo? "Uno se ve obligado a seguir compartiendo un espacio común, incluso un intercambio y una relación laboral con alguien con quien uno está enojado, dolido o que odia porque ama y no es posible tomar una distancia", manifestó en diálogo con Infobae Maximiliano Martínez Donaire, psicoanalista y exsecretario científico del Claustro de la misma asociación.

El estigma asociado a salir con alguien de la oficina, es probablemente un factor que explica por qué el 76% de los encuestados sostuvo que mantendrían en secreto su romance de trabajo.

"Lo que buscan evitar las empresas y lugares de trabajo es la confusión producto del accionar temporal o casual de sus trabajadores, que como consecuencia genera problemas de sociabilidad o confort laboral, es decir, discusiones, venganzas y expectativas frustradas", expresó Goldstein. 

Sin embargo, para Martínez Donaire los ámbitos laborales no propician algún tipo específico de relación entre las personas, distinto de las relaciones entre las personas en general. Lo que lo fomenta cuando sucede es el tiempo compartido que otorga mayores posibilidades de entablar relaciones amorosas.

SEGUÍ LEYENDO:

Últimas noticias

Mas Noticias