Kevin Johansen: "El sentido de la vida está lleno de sinsentidos"

Por Mariano Marquevich*

“Mis América”, su último álbum lo muestra maduro
“Mis América”, su último álbum lo muestra maduro

Aunque nació en Alaska y se formó en New York a Kevin Johansen se lo escucha cercano. Su fusión de músicas tiene un ingrediente que lo hace siempre reconocible. "Mis América", su último álbum lo muestra maduro. Calmo y agudo; fiel a su estilo. En medio de una extensa gira internacional se hizo un tiempo para compartir con Infobae sus reflexiones más profundas.

-¿Cuál es tu Dios?

Creo mucho en muchos dioses. El dios naturaleza, a la cabeza. Fui criado por una madre que se rebeló contra su crianza religiosa, como fue criada en escuela de monjas tuvimos una crianza agnóstica pero de mucha espiritualidad. De mucha conexión con la música con el arte con los libros. Así que te diría que mis dioses tiene que ver con eso y reconozco
el factor humildad. Me gusta pensar que hay algo mas grande que uno, no desde el temor sino de reconocer que somos hormigas grandes.

“El sentido de la vida está lleno de sinsentidos”, dice Johansen
“El sentido de la vida está lleno de sinsentidos”, dice Johansen

-¿Cuál es el sentido de la vida según vos?

El sentido de la vida esta lleno de sinsentidos. Hace poco estuve haciendo una canción que se llama "Piedras Preciosas", en tono mexicano, de corrido. Hay muchas piedras en el camino, piedras preciosas. Cada una lleva bendición si de ella aprendes la lección. Como dicen los budistas: el dolor es inevitable pero el sufrimiento es opcional.

-¿Cuál es tu Llave Maestra?

Estar conectado. Creo que la llave maestra tiene que ver con encontrarle la vuelta a ese sentido de la vida y no caer en cosas banales, no caer en la autopena, o sentirse víctima, o caer en un lugar fácil de negativismo, tratar de rescatarse. Y esa llave maestra para mi tiene que ver con lo primero, con conectar con lo que uno hace. Conectar con tu íntimo fuero. Tocar un nervio propio para tocar uno ajeno. Conectar.

*Mariano Marquevich es el autor de La Llave Maestra, un libro que abre la puerta al bienestar, un libro para leer antes de cualquier otro libro. No es un libro de espiritualidad, ni de filosofía, ni de psicología o de religión. Aunque aborda áreas comprendidas en todas esas categorías, ninguna consigue ceñirlo en su definición. Pero es un bicho raro. Como vos.

LEA MÁS:

¿La religión puede provocar el mismo placer que el sexo?

Matrimonio igualitario: dos mujeres se casarán por primera vez en una sinagoga

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos