El Mannequin Challenge data de la Inglaterra victoriana del siglo XIX
El Mannequin Challenge data de la Inglaterra victoriana del siglo XIX

Las redes sociales van de la mano con desafíos que primero se instalan y luego se viralizan. Celebridades, deportistas y famosos varios adoptan el reto y también lo comparten en sus perfiles públicos. Noviembre fue -indiscutiblemente- el mes del Mannequin Challenge. Las cuentas de Facebook, Instagram, Twitter y Snapchat se invadieron con protagonistas estáticos y una cámara en movimiento que caminaba entre ellos.

Aunque la popularización haya llegado de la mano de celebrities e influencers, se cree que el origen del fenómeno viral se produjo en un colegio en Jacksonville, Florida. Un día de octubre, una joven llamada Emili se paró delante de la clase y uno de sus compañeros le gritó que parecía un maniquí. Desde ese momento, varios la imitaron y Emili publicó el video en su cuenta de Twitter.

Sin embargo, el primer antecedente de un juego parecido al Mannequin Challenge data de mucho tiempo atrás. Por entonces, no existían los smartphones -ni siquiera la posibilidad remota de que ellos existieran-. En la Inglaterra victoriana del siglo XIX fue un popular entretenimiento.

A la versión original la llamaban tableau vivant -cuya traducción quiere decir "cuadros vivos". La técnica se asentó en el teatro dramático medieval, pero pronto se consolidó como un juego de moda en distintos ámbitos de la vida diaria. Los ingleses de la época elegían una escena famosa de la historia, la literatura o el arte y representaban ese acontecimiento, todos congelados, para que sus huéspedes o amigos los observaran y celebraran.

El juego conocido como “cuadros vivos” se asentó en el drama medieval
El juego conocido como “cuadros vivos” se asentó en el drama medieval

Una antigua revista norteamericana, Parlor Tableaux y Amateur Theatricals, publicó un artículo donde describía al tableau vivant como una forma de entretenimiento "simple y elegante". Aunque en aquel entonces había una dedicación mayor al desafío. Se elegía un vestuario y una escenografía acorde al suceso a representar.

Las ideas para representar escenas iban de la mano con el enorme caudal artístico disponible. Entre las alternativas preferidas durante el victorianismo, se encontraban "Macbeth" de Shakespeare, la novela de Alexandre Dumas "Los hermanos de Córcega" o la "La Lección de Anatomía", la pintura de Rembrandt.

Los ingleses representaban escenas célebres de la historia, la literatura o el arte
Los ingleses representaban escenas célebres de la historia, la literatura o el arte

De hecho, la reina Victoria y su familia también eran partícipes del popular juego. En un cuadro 1852, se pueden a ver los seis herederos al trono en un cuadro de "L'Allegro" y "Il Penseroso" de John Milton, que interpretaron para el cumpleaños de su esposo. "Fue una gran sorpresa para Albert. Estaba encantado, y no podía imaginar cómo había sido tan bien planeado", escribió en su diario la reina.

El Mannequin Challenge se lo considera como un invento propio de las redes sociales y de la modernidad. Sin embargo, hace dos siglos que los "cuadros vivos" marcaron el puntapié inicial a uno moda que hoy, gracias a los smartphones y la hipercomunicación, tiene su apogeo.

LEA MÁS: