Por qué las olas de calor actuales son un problema para los paneles solares

La eficiencia de estos dispositivos puede disminuir hasta en un 25% en días de calor extremo

Guardar

Nuevo

Los paneles solares tienen una capacidad energética, que puede verse sobrepasada por las fuertes olas de calor de los últimos años. (Imagen ilustrativa Infobae)
Los paneles solares tienen una capacidad energética, que puede verse sobrepasada por las fuertes olas de calor de los últimos años. (Imagen ilustrativa Infobae)

Las olas de calor son cada vez más frecuentes y más fuertes en todo el mundo, poniendo en riesgo los paneles solares, una solución energética que busca mitigar los efectos del cambio climático. Por lo que el aumento de las temperaturas plantea dudas sobre la eficiencia y la capacidad de estos dispositivos para manejar esta situación.

El motivo de esta cuestión radica en el delicado equilibrio que los paneles solares mantienen con el calor. Si bien estos dispositivos dependen de los rayos del sol para generar energía, el aumento de temperatura puede comprometer su capacidad de funcionamiento.

Por cada grado adicional de temperatura, los paneles solares pueden perder entre un 0,05% y un 0,34% de eficiencia. Esto significa que en días de calor extremo, la producción de energía solar puede verse significativamente reducida.

Los paneles solares tienen una capacidad energética, que puede verse sobrepasada por las fuertes olas de calor de los últimos años. (Imagen ilustrativa Infobae)
Los paneles solares tienen una capacidad energética, que puede verse sobrepasada por las fuertes olas de calor de los últimos años. (Imagen ilustrativa Infobae)

El aumento de calor puede afectar a los paneles solares

La pérdida de eficiencia es un fenómeno que ya tiene clara la comunidad científica. Cuando la temperatura de los paneles solares supera los 25º C, su capacidad de aprovechar la energía solar comienza a disminuir.

Este efecto se debe a que los electrones presentes en el semiconductor de la placa ya se encuentran en estados de alta energía, lo que requiere más energía externa para generar corriente eléctrica. En consecuencia, la eficiencia de los paneles solares puede disminuir hasta en un 25% en días de calor extremo.

Sin embargo, qué tan significativa es esta pérdida de eficiencia para el futuro de la energía solar. Según expertos en el campo de la energía solar, si bien la pérdida de eficiencia es un desafío real, no representa una amenaza existencial para la industria.

Alastair Buckley, de la Universidad de Sheffield, señala que las altas temperaturas solo afectan marginalmente al producto total de la energía solar. A pesar de ello, días soleados y calurosos siguen siendo productivos en términos energéticos.

Los paneles solares tienen una capacidad energética, que puede verse sobrepasada por las fuertes olas de calor de los últimos años. (Imagen ilustrativa Infobae)
Los paneles solares tienen una capacidad energética, que puede verse sobrepasada por las fuertes olas de calor de los últimos años. (Imagen ilustrativa Infobae)

“No es un problema grande. Las temperaturas altas solo afectan de forma marginal al producto total de la energía solar (es un efecto secundario). Si [el tiempo] es soleado y hace calor, vas a conseguir buen resultado energético. No se precipita por un acantilado”, dijo la experta a la asociación Solar Energy UK.

En otras palabras, aunque la eficiencia de los paneles solares pueda disminuir en condiciones de calor extremo, la energía solar sigue siendo una fuente viable y valiosa de electricidad.

Para entender mejor este fenómeno, es crucial tener en cuenta que la eficiencia de los paneles solares depende no solo de la temperatura ambiente, sino también de la radiación solar. Aunque el calor puede disminuir la eficiencia de los paneles, una mayor radiación solar puede contrarrestar este efecto al aumentar la producción fotovoltaica.

Por lo tanto, en condiciones de calor extremo, la cantidad bruta de energía que reciben los paneles solares suele ser mayor, aunque la eficiencia individual de cada panel pueda disminuir.

Los paneles solares tienen una capacidad energética, que puede verse sobrepasada por las fuertes olas de calor de los últimos años. (Imagen ilustrativa Infobae)
Los paneles solares tienen una capacidad energética, que puede verse sobrepasada por las fuertes olas de calor de los últimos años. (Imagen ilustrativa Infobae)

Sin embargo, el desafío del calor no es exclusivo de la energía solar fotovoltaica. Otras formas de generación eléctrica, como la energía térmica y nuclear, también enfrentan obstáculos similares en condiciones de calor extremo. En el caso de la energía térmica, por ejemplo, el aumento de la temperatura ambiente requiere más energía para calentar el agua y mover turbinas, lo que puede reducir la eficiencia del proceso.

A pesar de estos desafíos, la energía solar sigue siendo uno de los recursos más prometedores en la lucha contra el cambio climático. Sin embargo, es importante tener en cuenta que su capacidad para proporcionarnos energía también puede verse limitada por las consecuencias del cambio climático mismo.

Países como España, con su abundante radiación solar, se encuentran en una posición privilegiada para la producción de energía solar. Sin embargo, estudios sugieren que el cambio climático puede afectar más a la producción fotovoltaica en países del norte de Europa que en los del sur.

Guardar

Nuevo

Últimas Noticias