No vuelvas a hacer esto en tu iPhone con las aplicaciones, no aporta mucho a la batería

Muchos usuarios creen que con esta acción pueden ahorrar batería y hacer que sus equipos funcionen más rápido

Compartir
Compartir articulo
Estas aplicaciones permanecen en un estado de suspensión que no consume recursos significativos. (Imagen Ilustrativa Infobae)
Estas aplicaciones permanecen en un estado de suspensión que no consume recursos significativos. (Imagen Ilustrativa Infobae)

Contrario a la creencia popular, cerrar las aplicaciones en segundo plano en un iPhone no tendría efecto alguno en duración de la batería o el rendimiento del dispositivo.

Al menos así lo manifestó Craig Federighi, vicepresidente senior de ingeniería de software de Apple, que respondiendo al portal especializado 9to5Mac, explicó que estas apps no consumen recursos significativos debido a que permanecen en un estado de suspensión más que en uno de ejecución activa.

De hecho, cerrar estas ventanas podría tener el efecto contrario debido a que reiniciar aplicaciones desde cero consume más energía que reactivarlas desde su estado suspendido.

Mientras que en términos de privacidad, cerrar las aplicaciones no impide que estas recolecten datos del usuario, según resaltó The Washington Post.

Por qué esta creencia divide a los usuarios de iPhone

Contrario a lo que muchos usuarios de iPhone creen, cerrar las aplicaciones que corren en segundo plano no mejora el rendimiento del dispositivo ni optimiza la duración de la batería. (dpa)
Contrario a lo que muchos usuarios de iPhone creen, cerrar las aplicaciones que corren en segundo plano no mejora el rendimiento del dispositivo ni optimiza la duración de la batería. (dpa)

Entre los usuarios de iOS existe una división notable respecto al manejo de las aplicaciones en segundo plano. Un grupo cree que es esencial cerrarlas para ahorrar recursos, mientras que el otro sostiene que lo que se muestra es solo un historial, no aplicaciones activas.

Y aunque en este segundo grupo se encuentran ex-desarrolladores de Apple, lo cierto es que ambas partes tienen algo de razón.

En este caso, las aplicaciones en la interfaz multitarea de iOS se comportan de dos maneras distintas; las más recientes consumen recursos al estar efectivamente abiertas, pero en algún punto, al desplazarnos, solo vemos un histórico de uso sin carga activa.

Cerrar constantemente las aplicaciones en segundo plano podría incluso ser perjudicial para la eficiencia energética del teléfono. (Imagen ilustrativa Infobae)
Cerrar constantemente las aplicaciones en segundo plano podría incluso ser perjudicial para la eficiencia energética del teléfono. (Imagen ilustrativa Infobae)

El mecanismo optimiza la memoria y la batería sin intervención del usuario, contradiciendo la práctica común de cerrar apps frecuentemente para “ahorrar” recursos.

Y aunque la manzana mordida no especifica en qué momento decide cerrar las aplicaciones, sí asegura que el sistema ya gestiona eficientemente este proceso.

Por lo que cerrar y abrir constantemente aplicaciones populares como WhatsApp o Twitter puede resultar contraproducente. Este hábito, lejos de economizar, podría incrementar el consumo de batería debido a la carga repetida desde cero.

Apple sugiere que es más beneficioso permitir que iOS maneje automáticamente estas tareas. También se recomienda cerrar todas las aplicaciones una vez cada 10-20 días para limpiar la memoria.

Cómo surgió la creencia

La comunidad de usuarios de iOS se encuentra dividida entre quienes consideran necesario cerrar las aplicaciones para preservar recursos, y aquellos que entienden que esta acción solo muestra un historial sin ejecución activa de dichas apps. (Imagen Ilustrativa Infobae)
La comunidad de usuarios de iOS se encuentra dividida entre quienes consideran necesario cerrar las aplicaciones para preservar recursos, y aquellos que entienden que esta acción solo muestra un historial sin ejecución activa de dichas apps. (Imagen Ilustrativa Infobae)

La creencia errónea de que las aplicaciones en segundo plano drenan significativamente la batería parece haberse originado poco después del lanzamiento del primer iPhone, cuando los usuarios de Apple Community Forums y Stack Overflow compartían sus preocupaciones sobre la gestión de aplicaciones y el consumo de batería.

La concepción errónea se basa en una comparación inapropiada con las computadoras personales, donde múltiples aplicaciones y pestañas abiertas pueden afectar el rendimiento.

Pero en el caso de los sistemas operativos de los smartphones, estos gestionan las aplicaciones de manera diferente, permitiendo que permanezcan abiertas en segundo plano sin un impacto significativo en la batería o el rendimiento.

Apple no ha especificado el momento exacto en que el sistema decide cerrar por sí mismo una aplicación. (Imagen Ilustrativa Infobae)
Apple no ha especificado el momento exacto en que el sistema decide cerrar por sí mismo una aplicación. (Imagen Ilustrativa Infobae)

La administración eficiente de aplicaciones en iOS incluso permite desactivar la opción de “Actualización de la aplicación en segundo plano” dentro de las configuraciones del dispositivo, lo que es una alternativa más efectiva para aquellos usuarios preocupados por el rendimiento y la seguridad de sus datos.

Y pese a que la práctica de cerrar aplicaciones en segundo plano continúa siendo popular entre los usuarios de smartphones, la información proporcionada por expertos en la materia sugiere que repensar este hábito podría tener beneficios tangibles en el uso diario de los dispositivos móviles.

Portales especializados como Applesfera consideran que cerrar las aplicaciones de iOS constantemente equivale a “querer ir de la cocina a la sala” de una casa, pero haciendo el esfuerzo de “salir de la cocina, ponerse los zapatos y el abrigo, bajar a la calle y cerrar la puerta de casa, volver a abrirla, subir a casa de nuevo, quitarse el abrigo y los zapatos y entrar a la sala”.