Cinco consejos para convertirse en un gamer profesional y ganar millones de dólares

Como en cualquier otro trabajo, es importante tener en cuenta que este oficio requiere dedicación, tiempo y compromiso

Compartir
Compartir articulo
Un gamer profesional se distingue por obtener ganancias de esta práctica. (Imagen ilustrativa Infobae)
Un gamer profesional se distingue por obtener ganancias de esta práctica. (Imagen ilustrativa Infobae)

Convertirse en un gamer profesional es el sueño de muchos entusiastas de los videojuegos que buscan no solo disfrutar de su pasión, sino también hacer de ella una carrera lucrativa.

Sin embargo, alcanzar el estatus de profesional en el competitivo mundo de los eSports no es una tarea sencilla. Requiere dedicación, estrategia y constante mejoramiento de habilidades.

¿Qué diferencia a un gamer profesional del resto?

Un gamer profesional se diferencia del resto de jugadores principalmente por su dedicación, nivel de habilidad y participación en el ámbito competitivo de los videojuegos. A continuación, se detallan algunas de las diferencias clave:

Es importante comprender que ser un gamer profesional es comprender este mundo como un trabajo y no como una fuente de entretenimiento. (Imagen ilustrativa Infobae)
Es importante comprender que ser un gamer profesional es comprender este mundo como un trabajo y no como una fuente de entretenimiento. (Imagen ilustrativa Infobae)
  • Compromiso a tiempo completo: A diferencia de los jugadores casuales o amateurs, los gamers profesionales dedican una cantidad significativa de tiempo al entrenamiento, análisis de juegos y competiciones, tratando a los videojuegos más como una carrera que como un pasatiempo.
  • Habilidades excepcionales: Los profesionales poseen habilidades avanzadas en los juegos que practican, resultado de horas de práctica, estudio de estrategias y una comprensión profunda de los mecanismos y tácticas del juego.
  • Participación en competiciones: Los gamers profesionales compiten en torneos y ligas locales, nacionales e internacionales, representando equipos y marcas, mientras que los jugadores habituales suelen jugar por diversión o en competiciones a menor escala.
  • Ingresos y patrocinios: A diferencia de los jugadores regulares, los profesionales a menudo generan ingresos a través de premios de torneos, patrocinios, streaming y contenido en redes sociales, convirtiendo su habilidad en videojuegos en una fuente de ingresos.
Los gamers profesionales suelen mantenerse gracias a patrocinios.  (Imagen ilustrativa Infobae)
Los gamers profesionales suelen mantenerse gracias a patrocinios. (Imagen ilustrativa Infobae)

¿Cómo ser un gamer profesional?

En el dinámico y competitivo mundo de los eSports, convertirse en gamer profesional es una meta anhelada por muchos, pero alcanzada por pocos. El éxito en esta carrera va mucho más allá de jugar por horas; requiere disciplina, estrategia y el equipamiento adecuado.

A través del blog de Parada Gamer, se han compartido cinco tips para que cualquier aficionado se convierta en un gamer profesional:

1. Conseguir los equipos adecuados

El primer consejo destacado para aquellos que aspiran a convertirse en gamers profesionales es la importancia de realizar una inversión inicial en el equipo adecuado para practicar videojuegos.

Para marcar una diferencia significativa en su desempeño y comodidad durante largas horas de juego, es esencial contar con herramientas de alta calidad.

Ser gamer profesional requiere disciplina y bastante práctica. (Imagen ilustrativa Infobae)
Ser gamer profesional requiere disciplina y bastante práctica. (Imagen ilustrativa Infobae)

Esto incluye la adquisición de un computador o laptop diseñado para gaming, un monitor que ofrezca una imagen clara y fluida, periféricos como un teclado y un mouse diseñados específicamente para jugadores, así como una silla diseñada para proporcionar el soporte y la comodidad necesarios durante sesiones extendidas de juego.

Estos elementos no son meros lujos, sino herramientas fundamentales que pueden influir directamente en la capacidad de un jugador para desarrollarse y competir al más alto nivel.

2. Especializarse en un juego

Otro aspecto crucial para el aspirante a gamer profesional es la especialización en un videojuego específico.

Dada la vasta cantidad de géneros y títulos disponibles en el mercado, enfocar sus esfuerzos y prácticas en dominar completamente las mecánicas, estrategias y particularidades de un solo juego puede significar la diferencia entre un jugador común y uno que destaca en la escena competitiva.

Un paso esencial en el mundo gamer profesional es la inversión en buenos equipos. (Imagen Ilustrativa Infobae)
Un paso esencial en el mundo gamer profesional es la inversión en buenos equipos. (Imagen Ilustrativa Infobae)

Esta dedicación no solo implica entender a fondo el juego elegido, sino también mantenerse actualizado con las últimas actualizaciones, tácticas y cambios en el meta juego.

3. Disciplina

Establecer un horario de práctica fijo es indispensable para avanzar y perfeccionar las habilidades necesarias en el juego elegido.

La regularidad y la consistencia en el entrenamiento no solo mejoran la técnica y la estrategia, sino que también ayudan a desarrollar una rutina sólida, facilitando la gestión del tiempo y la conciliación de la vida personal con la práctica intensiva.

Es fundamental especializarse en un videojuego en específico. (Imagen ilustrativa Infobae)
Es fundamental especializarse en un videojuego en específico. (Imagen ilustrativa Infobae)

4. Participar en torneos

Enfrentarse a otros jugadores contribuye al perfeccionamiento de habilidades, a la mejora del desempeño en los videojuegos y a la obtención de reconocimiento dentro de la comunidad gamer.

Asimismo, la participación en torneos ofrece la posibilidad de conocer a otros jugadores y de establecer una red de contactos, lo que facilita la construcción de una comunidad.

5. Fijar metas concretas

Establecer objetivos claros y alcanzables es esencial para guiar el progreso hacia la profesionalización. Por ejemplo, un jugador puede fijarse la meta de dominar todas las habilidades de un personaje específico en un mes. Este enfoque permite trazar un camino definido y medir el avance de manera objetiva.