La empresa china de IA SenseTime se desplomó en la bolsa tras la muerte de su cofundador

Tang Xiao’ou era considerado un “pionero” del sector en el país asiático. Poseía más del 20 % de las acciones de la firma, sancionada por Estados Unidos por su vinculación a violaciones de derechos humanos en la región de Xinjiang

Compartir
Compartir articulo
El logotipo de la startup de inteligencia artificial (IA) SenseTime se ve en su oficina en Hong Kong. (REUTERS/Tyrone Siu/archivo)
El logotipo de la startup de inteligencia artificial (IA) SenseTime se ve en su oficina en Hong Kong. (REUTERS/Tyrone Siu/archivo)

Las acciones del gigante chino de la inteligencia artificial (IA) SenseTime se desplomaron hoy casi un 12% en la Bolsa de Hong Kong tras la muerte de su cofundador y máximo accionista, Tang Xiao’ou, considerado un “pionero” del sector en el país asiático.

La empresa china de inteligencia artificial se desplomó hasta un 18% en Hong Kong, antes de recuperar parte de esas pérdidas para terminar el lunes con una caída del 11 por ciento.

Tang, profesor de la Universidad China de Hong Kong, falleció en la noche del viernes a los 55 años tras una enfermedad que no ha sido revelada.

El académico, doctorado por el prestigioso Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) y con experiencia en destacadas firmas del sector como Microsoft, centró sus investigaciones en campos como la visión artificial, el reconocimiento de patrones y el procesamiento de vídeo.

Tang fundó SenseTime en 2014 junto a varios informáticos -entre ellos, algunos antiguos alumnos- y poseía más del 20% de sus acciones, con más de un 68% de los derechos de voto, lo que le confería una fortuna de más de 2.500 millones de dólares, situándole como 33ª persona más rica de Hong Kong.

SenseTime se ha visto envuelta en polémicas internacionales después de ser sancionada por Estados Unidos por su vinculación a supuestas violaciones de derechos humanos en la región noroccidental de Xinjiang, donde, según las autoridades del país norteamericano, habría colaborado en la “vigilancia tecnológica” a miembros de la etnia uigur.

La empresa se enfocó inicialmente en desarrollar sofisticados sistemas de reconocimiento facial (EFE/EPA/ALEX PLAVEVSKI)
La empresa se enfocó inicialmente en desarrollar sofisticados sistemas de reconocimiento facial (EFE/EPA/ALEX PLAVEVSKI)

Asimismo, Washington ha acusado a la tecnológica de desarrollar “programas de reconocimiento facial” que pueden “determinar la etnia” de los sujetos analizados.

Eso restringió su acceso al capital y a componentes tecnológicos estadounidenses cruciales, agravado en los últimos meses por nuevas restricciones a la venta de chips avanzados de IA y equipos de fabricación de chips a empresas chinas.

Sus acciones han caído en las últimas semanas después de que el fondo de inversión Grizzly Research acusara a la empresa de inflar los ingresos, algo que SenseTime ha negado. Antes del lunes, las acciones cotizaban a 1,26 dólares de Hong Kong, menos de un tercio de su precio de cotización.

La repentina muerte de Tang puede influir en el control de la empresa, dada la gran porción de SenseTime que posee, en particular de las acciones de clase A que poseen él y sus tres cofundadores, según Bloomberg. El resultado de su participación por ahora sigue sin estar claro, aunque SenseTime subrayó el lunes que la muerte de Tang no debería tener un impacto material.

“La razón directa (de la caída de las acciones) es la repentina muerte del cofundador”, dijo al medio estadounidense Willer Chen, analista de Forsyth Barr Asia. “El poder de voto de otros cofundadores y directores puede cambiar en consecuencia. Así que seguro que eso podría afectar al negocio”.

Este año, SenseTime ha dejó centrarse en el reconocimiento facial para centrarse en la inteligencia artificial generativa. Fue una de las primeras empresas tecnológicas chinas en recibir la aprobación del Gobierno para lanzar públicamente servicios similares a ChatGPT, al que no se permite el acceso desde el país asiático.

La oficina de SenseTime en Shanghai, China (REUTERS/Aly Song)
La oficina de SenseTime en Shanghai, China (REUTERS/Aly Song)

En abril la empresa presentó un conjunto de modelos de IA llamado SenseNova que incluye SenseChat, el cual, según el diario hongkonés South China Morning Post, “tiene la capacidad de entender múltiples rondas de conversación y textos muy largos” y ofrece “una experiencia similar a la de ChatGPT”.

Otros de los modelos incluidos en el paquete de SenseNova -cuyos clientes podrían ser empresas de comercio electrónico o desarrolladores de videojuegos- son capaces de interpretar solicitudes en texto para generar imágenes o de captar los movimientos de un humano para animar un ser digital en un vídeo.

El sector chino de la IA ha experimentado una afluencia de capital y talento. Pero la rivalidad es feroz, ya que las nuevas empresas y las grandes compañías, desde Baidu, el “Google chino”, a SenseTime, compiten por desarrollar sus propias soluciones.

En su comunicado, SenseTime no especificó la enfermedad de Tang, pero rindió homenaje a sus contribuciones.

Tang trabajó para Microsoft Research Asia durante unos años antes de cofundar SenseTime, con sede en Shanghái, en 2014 con Xu Li, entonces científico investigador en Lenovo.

“El espíritu y los logros del profesor Tang seguirán vivos. Los directores y todos los empleados de la empresa se comprometen a completar su misión, a no olvidar nunca la aspiración original de la empresa y a seguir adelante”, dijo la empresa en su comunicado.

(Con información de EFE y Europa Press)