Esta inteligencia artificial es la nueva rectora y líder de una escuela en Inglaterra

La tecnología apoyará las tareas administrativas sin tener que remplazar a humanos

Compartir
Compartir articulo
La directora tiene un concepto similar a como funciona ChatGPT. (Freepik)
La directora tiene un concepto similar a como funciona ChatGPT. (Freepik)

La escuela Cottesmore, ubicada en el condado de West Sussex, en Inglaterra, ha nombrado a una inteligencia artificial como su “directora principal”, su nombre es Abigail Bailey y está desarrollada con funciones similares a las de ChatGPT.

Esta IA estará trabajando como asesora principal para el director humano, Tom Rogerson. Con esta decisión buscan aprovechar las capacidades de esta tecnología para mejorar las labores administrativas y la interacción con los estudiantes.

Este enfoque no es nuevo para este colegio, ya que hace un tiempo habían nombrado a otro robot, Jamie Rainer, como “jefe de IA” para tareas de asesoramiento sobre estrategias y planificación relacionadas con la inteligencia artificial. Además, los estudiantes también han recibido sus propios robots con IA individuales para asistirles en sus estudios.

La directora tiene un concepto similar a como funciona ChatGPT. (Cottesmore School)
La directora tiene un concepto similar a como funciona ChatGPT. (Cottesmore School)

Abigail Bailey, la IA que dirigirá una escuela

A diferencia de un director tradicional, esta inteligencia artificial no realiza discursos en las asambleas ni recibirá a estudiantes con problemas en su oficina. Su función principal es proporcionar asesoramiento en tareas como apoyar al personal administrativa, ayudar a los estudiantes con trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) y redactar políticas escolares.

“Es agradable pensar que alguien increíblemente bien capacitado está ahí para ayudarte a tomar decisiones. Eso no significa que nunca busques consejo de los humanos. Por supuesto que sí. Es muy tranquilizador y reconfortante saber que no tienes que llamar a nadie, molestar a nadie, no tienes que esperar una respuesta”, afirmó Tom Rogerson, el director de Cottesmore, a The Telegraph.

Además, el directivo asegura que su idea no es limitar el acceso a esta IA, sino que quiere que los directores de escuelas públicas también puedan utilizar esta tecnología, que está disponible públicamente y que también tiene funciones para crear planes o programarse para que responda haciendo preguntas para hacer pensar a los líderes escolares.

Rogerson aseguró que los alumnos necesitan aprender a colaborar con otras personas y también con tecnologías como la inteligencia artificial y robots. Para eso han hecho ferias durante ese año, en las que presentaron los beneficios que tiene la IA dentro de las aulas de clase, para que los profesores pudieran conocer cómo pueden implementarla.

“Estamos avanzando hacia el futuro preservando los valores fundamentales de la educación tradicional. La introducción de la IA no se trata de reemplazar a nuestros dedicados educadores, sino de aumentar sus capacidades y garantizar que nuestros estudiantes reciban la mejor educación posible”, dijo.

El nombramiento de Abigail Bailey ha generado diferentes debates en Inglaterra, especialmente sobre la regulación de la inteligencia artificial. El primer ministro británico, Rishi Sunak, ha expresado la necesidad de garantizar un uso seguro de la IA y ha manifestado el deseo de que su país lidere tanto intelectual como geográficamente en la regulación global de la seguridad de la IA.

La directora tiene un concepto similar a como funciona ChatGPT. (Freepik)
La directora tiene un concepto similar a como funciona ChatGPT. (Freepik)

Países acuerdan normas para crear IA responsablemente

Desde que la inteligencia artificial se convirtió en un tema central como parte del desarrollo tecnológico, uno de los debates comunes involucró su regulación o al menos la supervisión respecto a sus avances para asegurarse de que esta herramienta no se convierta en un problema de alcances globales que pueda afectar a la humanidad.

Es por eso que al menos 28 países de todo el mundo, entre los que se encuentran Estados Unidos, China, además de la Unión Europea, acordaron desarrollar de forma responsable este tipo de tecnología y mantenerla como un recurso seguro con respecto a su uso.

Durante la cumbre que se desarrolló en el museo Bletchley Park de Buckinghamshire, en Inglaterra, llamada “AI Safety Summit”, los representantes de los países involucrados se comprometieron a realizar esfuerzos para tener “un futuro más seguro tanto para la IA como para el mundo”. Este acuerdo mundial, que fue consolidado el día 1 de noviembre, indica cuáles deberían ser los alcances y oportunidades, además de los riesgos del uso de la IA en el mundo.

El comunicado oficial establecido por el gobierno de Reino Unido indica que todos los países que formaron parte de la reunión indicaron que están de acuerdo con la gestión de los riesgos potenciales de la aplicación de esta tecnología y estarían incluidos en los esfuerzos globales para asegurarse de que la inteligencia artificial no genere riesgos que podrían afectar a la comunidad internacional.