Escritores amateurs de fanfics cierran sus cuentas por temor a la inteligencia artificial

Los autores solo permiten que usuarios registrados e identificados puedan leer sus textos

Guardar

Nuevo

Escritores amateur de obras de ficción temen que su trabajo sea usado como recursos de entrenamiento para la inteligencia artificial. (Imagen ilustrativa Infobae)
Escritores amateur de obras de ficción temen que su trabajo sea usado como recursos de entrenamiento para la inteligencia artificial. (Imagen ilustrativa Infobae)

La llegada de la inteligencia artificial a diferentes plataformas y el desconocimiento sobre cómo se entrena y de dónde saca la información para aprender más sobre el mundo real ha llevado a cientos de escritores amateurs a cerrar sus cuentas en plataformas virtuales destinadas a la difusión de fanfics (relatos ficticios creados por fans de otras obras literarias o películas) para evitar que una IA robe sus ideas.

Así es como los usuarios de la página web llamada “Archive of Our Own” “desaparecieron” de esta plataforma. Si bien algunos de ellos llegaron a eliminar su contenido, muchos otros habilitaron la privacidad de sus perfiles, por lo que no se puede acceder a ellos a no ser que se permita su accesopor medio de una solicitud.

La creadora de fanfics eróticos, “Ada_p_rix” indicó por medio de su cuenta en X (antes conocido como Twitter), que tomó esta decisión al igual que otros por temor a que una IA robe su trabajo. “Desafortunadamente en los próximos días tendré que hacer que mis textos solo puedan leerlos usuarios registrados. Me niego a que una inteligencia artificial tome mi trabajo”, publicó en la red social.

Las acciones para proteger sus contenidos incluso llegó a generar que los usuarios retiren sus textos de otras plataformas que permitían que usuarios no registrados lean su producción, como pasaba en Tumblr, por ejemplo. Una creadora conocida como “takearisk” indicó que aún cuando sus lectores le pidan publicar más contenido en esta plataforma de blogging, seguirá sin hacerlo para proteger sus creaciones.

La escritora de fanfics eróticos "Ada_p_rix" indicó que teme que su trabajo sea usado como recursos de entrenamiento para la inteligencia artificial. (Captura)
La escritora de fanfics eróticos "Ada_p_rix" indicó que teme que su trabajo sea usado como recursos de entrenamiento para la inteligencia artificial. (Captura)

“Hace unos meses un bot comentó una publicación y me asusté (...) Incluso encontré que uno de mis textos viejos fue publicado en otro lugar sin mi permiso. Nunca quise hacer esto pero puse demasiado esfuerzo en esto como para estar de acuerdo con que los roben”, aseguró en una publciación

Derechos de autor e inteligencia artificial

El debate sobre la autoría de los textos o producciones generadas por una inteligencia artificial no es nuevo pues desde la llegada de estos modelos se ha discutido sobre cómo determinar quién es dueño de estas piezas. Por otro lado, también se estableció la necesidad de proteger los derechosa de los creadores cuyas producciones son usadas para entrenar estos programas.

Los creadores de estos contenidos indican que cualquier programa que quiera usar sus textos o fotografías como un recurso para entrenarse debe someterse a la compra de los derechos de su producción y, por lo tanto, pagar un pequeño monto cada vez que sean utilizados para generar un contenido.

Incluso durante el mes de septiembre del año 2023 un gremio de escritores demandó a la empresa de tecnología OpenAI por usar su propiedad de forma ilegal para entrenar a ChatGPT, su modelo de inteligencia artificial.

Los autores consideran que la inteligencia artificial no "lee" sus textos, sino que los copia y reproduce constantemente. (REUTERS/Dado Ruvic)
Los autores consideran que la inteligencia artificial no "lee" sus textos, sino que los copia y reproduce constantemente. (REUTERS/Dado Ruvic)

Según la denuncia, presentada públicamente por los autores Michael Chabon, David Henry Hwang, Rachel Louise Snyder, y Ayelet Waldman, OpenAI se benefició e incluso obtuvo ganancias económicas luego de que ChatGPT usara el contenido de sus producciones para generar textos variados.

“Los actos de infracción de los derechos de autor de OpenAI fueron intencionales, deliberados y con desprecio a los demandantes”, indica la denuncia que ya se encuentra en proceso. También se añade que la empresa “sabía que los conjuntos de datos con los que se entrenaba a la inteligencia artificial generativa contenían materiales protegidos”.

Las presuntas víctimas también aseguraron que la capacidad que tiene ChatGPT para resumir y analizar todos el contenido escrito por los autores “solo es posible” si OpenAI usa los textos protegidos bajo las leyes de copyright para entrenar a su inteligencia artificial y que cualquier otro trabajo que pueda calificarse como un derivado del uso de ese contenido efectivamente infringe las normas de derecho de autor.

Guardar

Nuevo