Liberaron al joven que manejaba borracho en Tigre y mató a dos amigos tras ser condenado en un juicio abreviado

Joaquín Duhalde Bisi conducía el Audi de su papá cuando embistió a una columna en el Camino de los Remeros. Franco Rossi y Joaquín Alimonda fallecieron en el acto. El tribunal oral del caso validó el acuerdo de cuatro años de prisión

Guardar

Nuevo

Tragedia en Tigre: borracho, chocó y mató a dos amigos

El 9 de mayo de 2021, Joaquín Duhalde Bisi (22) manejaba el Audi de su papá y, mientras estaba borracho, chocó a gran velocidad contra con una columna en el Camino de los Remeros. Sus amigos Franco Rossi y Joaquín Alimonda fallecieron en el acto. Este lunes, tras un acuerdo de juicio abreviado, fue condenado a cuatro años de prisión y liberado bajo libertad condicional.

Fue el Tribunal Oral en lo Criminal N°7 de San Isidro el que avaló el juicio abreviado y liberó al condenado, quien ya tenía prisión domiciliaria.

Según pudo saber Infobae de fuentes judiciales, el acuerdo y la posterior condena fueron por el delito de homicidio culposo agravado por la conducta imprudente, negligente y antirreglamentaria, por conducir con un nivel de alcoholemia superior a un gramo por litro de sangre y por la pluralidad de víctimas. Incluye, además, 8 años de inhabilitación especial para manejar y un curso de reeducación vial.

El pacto de un juicio abreviado -en donde Duhalde Bisi admitió su culpa- fue labrado por la fiscal de juicio Carolina Carballido Calatayud y la defensa del imputado; y aceptado por la familia de Franco Rossi, los únicos querellantes del caso y que está representada por Natalio Nicodemo, abogado de Madres del Dolor. El acuerdo fue homologado por el Tribunal el viernes pasado a última hora, pero trascendió este lunes por la mañana.

Mientras tantos, Duhalde Bisi gozaba de una prisión domiciliaria que le permite ir y volver de la facultad, donde estudia Medicina, y de las prácticas que hace en el hospital de San Isidro.

Joaquín Duhalde Bisi irá a juicio por la muerte de sus dos amigos
Joaquín Duhalde Bisi irá a juicio por la muerte de sus dos amigos

A Duhalde Bisi se le impusieron varias medidas, que deberá respetar para mantener el beneficio de la libertad condicional:

Deberá fijar domicilio, abstenerse del consumo de estupefacientes y de abusar de bebidas alcohólicas; mantener sus estudios o procurarse un oficio, industria, arte o profesión; no cometer nuevos delitos; continuar sometido a la Supervisión del Patronato de Liberados y efectuar un curso de reeducación del uso de la vía pública desarrollado por la Comisión Nacional de Tránsito y Seguridad Vial

El acusado debía enfrentar un juicio en septiembre pasado que se postergó porque el tribunal entró en licencia porque había trabajado durante la feria de julio. Entonces, se informó que la nueva fecha de debate sería el próximo 13, 14 y 15 de marzo. A menos de dos meses de cumplirse los tres años de la tragedia, se llegó al acuerdo para el abreviado.

El fiscal del caso fue Jorge Sebastián Fitipaldi, de la UFI de Rincón de Milberg.

El caso

El 9 de mayo de 2021, aproximadamente a las 03.50, Duhalde Bisi manejaba el auto marca Audi de su padre. Junto a él iban tres amigos: Franco Rossi y Joaquín Alimonda, quienes fallecieron en el acto cuando el coche se estrelló contra una columna metálica en el Camino de los Remeros. El cuarto ocupante del coche resultó ileso: Mateo “Colo” Lezama. Los cuatro eran amigos de toda la vida: habían ido juntos al Colegio Santa Teresa de Tigre y formaban un grupo unido.

Tras el accidente, el resultado de la alcoholemia que registró Duhalde Bisi fue de 1,39 gramos por litro de sangre, casi el triple de lo permitido (era de 0,5 gr/l) por ese entonces sin Ley de Alcohol Cero, por lo que quedó detenido hasta que logró el beneficio de la domiciliaria en julio de 2021, cuando el juez de garantías Daniel Martínez avaló los certificados médicos que indicaban que el sospechoso padece asma y es celiaco y que fueron presentados por los abogados del imputado.

Rossi iba en el asiento del acompañante del conductor y Alimonda se encontraba atrás de Duhalde Bisi. Lezama iba también en la parte trasera del vehículo y se salvó. El accidente quedó registrado por las cámaras de seguridad. La violencia del impacto produjo que el guardarraíl se desprendiera: ingresó por la rueda derecha y atravesó el auto de arriba hacia abajo y hacia la izquierda.

Así quedó el Audi
Así quedó el Audi

El accidente fatal sucedió en un horario en el que por aquel entonces estaba prohibido circular, tanto por la provincia como por la Ciudad de Buenos Aires, ya que aún regían las restricciones por la pandemia del coronavirus.

En su pedido de elevación a juicio, el fiscal Fitipaldi destacó que Duhalde Bisi, sumado a que había ingerido alcohol, circulaba a una velocidad aproximada entre 140 y 165 km/h previo al hecho, por lo que “era imposible mantener el control del rodado, como así también cualquier posibilidad de reacción ante las rotondas y curvas que posee el camino”.

Para el fiscal, el imputado “internalizó la posibilidad” de un desenlace trágico “dadas las características del lugar en donde circulaba, y de las condiciones bajo las que conducía”, pero “le resultó indiferente y aceptó la posibilidad de su ocurrencia”.

Por la velocidad a la que se produjo el impacto, se cayó una columna de señalización
Por la velocidad a la que se produjo el impacto, se cayó una columna de señalización

“La temeraria conducta desplegada demuestra un estado de certeza del eventual resultado lesivo. Dicho comportamiento indefectiblemente hacía prever el resultado ocurrido en autos, y la adhesión o aceptación de este por parte del imputado Duhalde Bisi resulta irrefutable. El imputado mantuvo dicha conducta hasta el desenlace señalado; demostrándose así la indiferencia ante el probable resultado; aceptando el mismo, cuya posibilidad -destaco, en virtud de la zona y velocidad apuntada- estuvo en él representada. Por ello, el homicidio ocurrido en autos, debe analizarse a la luz del dolo eventual”, consideró el fiscal.

Guardar

Nuevo

Últimas Noticias