Nuevos detalles de la denuncia contra los jugadores de Vélez: cómo fue la previa al abuso y el mensaje de uno de los acusados a la víctima

Patricia Neme, abogada de la denunciante, contó cómo llegó la joven al hotel Hilton e informó cuáles son las pruebas que entregó a la Justicia

Compartir
Compartir articulo
Los cuatro jugadores acusados
Los cuatro jugadores acusados

La periodista deportiva tucumana de 24 años que denunció por violación a cuatro jugadores de Vélez Sarsfield ratificó ayer sus dichos ante la fiscal Maria Eugenia Posse de la Unidad Fiscal de Abuso Contra la Integridad Sexual N° 1. Acompañada por su abogada, Patricia Neme, la víctima aportó pruebas y espera ahora que la Justicia esclarezca el hecho. Por lo pronto, los futbolistas fueron separados del plantel mientras se lleva adelante la investigación.

La víctima “amplió su declaración con más precisiones”, aseguró a abogada de la víctima a Infobae. “Nos constituimos como querellantes. Estamos a la espera de que el juzgado lo autorice. Ahora, el Ministerio Público Fiscal comienza la etapa de analizar la prueba para formalizar la imputación. Hasta donde tengo entendido, los futbolistas acusados no presentaron defensores”, continuó Neme.

Los jugadores señalados son Sebastián Sosa, Braian Cufré, Abel Osorio y José Ignacio Florentín, según confirmó la letrada ayer a Infobae. Entre varias pruebas claves que presentó la víctima -que hoy ser halla en un estado de shock, contenida por psicólogos del MPF tucumano y su familia-, se encuentran las capturas de pantalla de su conversación con Sosa previas al hecho. Por otra parte, la joven ya atravesó las pericias correspondientes. Se le realizaron hisopados en busca de material genético, entregó la ropa que vistió al momento del ataque.

Ahora, la víctima está a la espera de que se la cite a declarar.

En diálogo con radio Mitre, la letrada también reveló varios detalles de lo que pasó antes del presunto abuso sexual, cómo logró la víctima escapar del hotel Hilton donde habría ocurrido el hecho y hasta detalló un mensaje que Sosa le envió a la víctima tras supuestamente haberla violado.

El hecho “tuvo lugar el día 3 de marzo, entre las 0.40 y las 6 aproximadamente. Es un delito aberrante realizado por estas cuatro personas, quienes ultrajaron gravemente con acceso carnal agravado en calidad de autores a una niña de 24 años”, dijo la abogada.

En ese sentido, contó esta mañana todo comenzó en la zona mixta del estadio de Atlético de Tucumán, a la que acceden tanto los periodistas como los jugadores después del partido.

De acuerdo con la denuncia, los jugadores comenzaron a llamar la atención de la joven desde el micro hasta que finalmente uno de ellos, Sebastián Sosa, logró ubicarla por Instagram tras averiguar su nombre y apellido.

“En ese momento estaban en el micro los jugadores de Vélez y desde allí le hacían caritas. En ese momento Sosa le mandó un mensaje. La encontró por su nombre, no sé cómo hizo; la stalkeó, le mandó un mensaje por Instagram, le pidió el número y le escribió por WhatsApp. Le pidió que fuera al hotel Hilton, le dijo que estaba con unos compañeros. Le dijo que siempre y cuando no se desubiquen, ella accedía”, contó Neme.

El hotel Hilton de San Miguel, donde ocurrió el hecho
El hotel Hilton de San Miguel, donde ocurrió el hecho

Después de la medianoche, la joven finalmente llegó al hotel donde se hospedaban los jugadores y subió a la habitación donde la habían citado, la 407. Allí Sosa. Los otros jugadores se sumaron luego.

“Primero comenzaron a tomar cerveza y luego le dieron fernet en un termo. Después comenzó a sentirse mareada. Alguna sustancia química tenía el termo. Comenzó a sentirse mal, se acostó y en un momento de lucidez, recordó que se quitó de encima a los jugadores y les decía que por qué le hacían eso”, continuó con su relato.

Según la letrada, casi seis horas después la víctima logró llamar a un auto de aplicación e irse a su casa. Los exámenes médicos certificaron que la periodista deportiva tenía hematomas en todo el cuerpo. Además, la ropa que tenía puesta esa noche estaba ensangrentada y ya fue entregada a la fiscalía para que la analicen.

Según denunció Neme, su representada le envió un mensaje de texto a Sosa después del episodio para buscar alguna respuesta. Quería entender por qué le habían hecho lo que le hicieron la madrugada del domingo.

El arquero Sosa siguió escribiéndole mensajes. Ella les dijo por qué le hicieron eso y ellos justificaron con que ‘quisieron pasarla bien’. Es un hecho aberrante”, sostuvo la abogada, quien destacó “la valentía” de la joven al hacer la denuncia en la previa del Día de la Mujer. “Tenía miedo de hacer la denuncia y de sufrir represalias”, concluyó.

El comunicado oficial de Vélez tras el hecho
El comunicado oficial de Vélez tras el hecho

El hecho y el comunicado de Vélez

Fuentes policiales indicaron que el hecho ocurrió el domingo pasado por la madrugada, tras el partido entre Vélez y Atlético Tucumán. La víctima afirmó que fue invitada al hotel por Sosa mediante una serie de mensajes de Instagram. Al llegar a la habitación 407, encontró al jugador.

Poco después, se sumaron Osorio, Cufré y Florentín, “con los cuales comenzó a compartir unas latas de cerveza, luego le ofrecieron fernet y después de tomar unos tragos comenzó a sentirse mal, muy mareada, por lo que se recostó en una de las camas como adormecida”.

En ese momento, según su relato, habría ocurrido el ataque. Dejó el hotel en un auto de aplicación, que pidió ella misma. Tres días más tarde, se presentó ante la División Delitos contra las Personas de la Policía de Tucumán para realizar la denuncia.

En un comunicado, el club de Liniers informó que los jugadores fueron separados del equipo “de manera preventiva” tras activar el protocolo que tienen para estos casos.

“En el marco del protocolo de actuación en casos de violencia por motivos de género de la Institución, se informa que se ha decidido separar de manera preventiva del plantel profesional a los jugadores mencionados en la denuncia, Sebastián Sosa, Braian Cufré, Abiel Osorio y José Ignacio Florentín”, advirtieron.