Fin de semana de violencia en La Plata con dos intentos de asesinato protagonizados por menores

Los hechos ocurrieron en zonas como Berisso y el barrio El Mercadito. En el primer hecho, un joven fue baleado por su cuñado. En el segundo, un hombre de 47 fue apuñalado por un adolescente de 16 que sería su hijo no reconocido

Compartir
Compartir articulo
Lucas M. en el hospital Larraín tras ser baleado por su cuñado
Lucas M. en el hospital Larraín tras ser baleado por su cuñado

Este último fin de semana, la jurisdicción de La Plata se vio marcada por dos intentos de asesinato en peleas, con víctimas en las zonas de Berisso y el barrio El Mercadito.

Ambas víctimas no corren riesgo de muerte, a pesar de la violencia de los hechos.

Lucas M. tuvo suerte, por decirlo de alguna forma. El joven de 18 años, oriundo de Misiones, fue baleado el domingo por la madrugada en la calle 7 entre 140 y 141 en Berisso. Por el hecho, personal de la Comisaría 4° de la Policía Bonaerense aprehendió a su cuñado, un joven de 17 años, que terminó en una celda con una causa por tentativa de homicidio a cargo de la UFI de menores N°4 de La Plata, a cargo de la fiscal Ana Rubio.

La bala impactó en su hombro izquierdo. Así, fue llevado en una ambulancia al hospital Larraín, donde desde la guardia informaron a la Bonaerense que el disparo apenas fue un roce, sin orificio de entrada o salida. Así, quedó internado y sin riesgo mayor para su salud.

Poco antes de ser trasladado al hospital, Lucas pudo marcar ante los policías que llegaron al lugar al agresor, que fue interceptado en un operativo cerrojo a pocas cuadras del hecho. Así, la fiscal ordenó la presencia de peritos en el lugar. El motivo del ataque, por lo pronto, se desconoce.

El hombre apuñalado en Gonnet
El hombre apuñalado en Gonnet

El viernes último por la noche, Ismael Roberto I., de 47 años, recibió una puñalada en la zona dorsal baja: el acusado de intentar matarlo es un menor de 16 años, que quedó aprehendido.

El hecho ocurrió en la esquina de 115 y 516, zona del barrio El Mercadito, a donde llegó un patrullero de la Comisaría 16° con personal de la tropa UTOI tras una alerta al 911. Allí, encontraron a la víctima apuñalado en el piso. Allí, relató que poco antes se había trenzado a golpes con su presunto agresor, que tras insertarle el cuchillo corrió a ocultarse en una casa de la zona.

Testigos lograron marcar la casa donde se refugiaba. La propietaria del lugar le permitió el acceso a los efectivos, que lograron detener al menor. Allí, determinaron que el chico era “un hijo no reconocido de la víctima”, confiaron investigadores policiales a Infobae.

Mientras tanto, Ismael Roberto fue trasladado en un patrullero al hospital de San Roque en Gonnet, donde quedó en observación, fuera de peligro.

Los homicidios por rencores y riñas son una constante en el mapa delictivo platense y del Conurbano en general. El 1° de enero, en medio de los festejos de Año Nuevo en La Plata, casi en simultáneo con el crimen de Tomás Tello en Santa Teresita, Isaías Córdoba, un adolescente de 14 años, fue muerto durante una discusión entre dos grupos del barrio El Retiro, en la localidad platense de Melchor Romero. Un hombre del barrio entró en la reyerta y disparó con un arma tumbera.

El modelo criminal de Caín y Abel se repitió poco después en Año Nuevo cuando Pablo González, de 43 años, fue muerto de un tiro de un tiro de escopeta en el pecho por su hermano José Enrique, albañil, de 44 años. A José Enrique lo encontraron oculto en una obra con el arma con la que supuestamente mató a Pablo. Ambos convivían en la casa familiar de la calle 45 y 147, donde ocurrió el hecho, que fue reportado al 911 por la propia familia. Según la denuncia, José Enrique y Pablo comenzaron a discutir por una casilla que había sido propiedad de su padre, muerto tiempo atrás. Es decir, mató a su hermano por un rancho.