La caída de Roberto y Miriam, los jefes dealer de Villa La Cava en San Isidro

Ambos sospechosos fueron arrestados por la Policía Bonaerense en un operativo en el asentamiento con un séquito de soldados adolescentes. Incautaron su stock de droga y sus armas

Compartir
Compartir articulo
Video: el material incautado a la banda de Mosquera y Pedrozo

Miriam Pedrozo, de 43 años, ama de casa según ella misma, y Roberto Mosqueda, de 43 años, empleado de una conocida cadena de supermercados, fueron detenidos ayer por la Policía Bonaerense en su domicilio de la villa La Cava en Beccar, San Isidro, acusados de regentear una pequeña organización narco que operaba en el asentamiento, según confirmaron fuentes oficiales a Infobae.

Junto a ellos, fueron detenidos otros cinco sospechosos, posibles soldados y lugartenientes, entre ellos dos jóvenes de 18 años. Uno de ellos reconoció ser estudiante. Se allanaron tres domicilios en el procedimiento a cargo de la Superintendencia de Investigaciones del Tráfico de Drogas Ilícitas y Crimen Organizado, de la Policía Bonaerense, luego de una denuncia al sistema de emergencias 911 que alertaba sobre la situación en La Cava, lo que inició la investigación a cargo de Ezequiel Álvarez, titular de la Fiscalía Especializada en Drogas Ilícitas del Departamento Judicial de San Isidro.

Así, comenzó una vigilancia encubierta que determinó que la pareja, según la acusación en su contra, empleaba soldados armados, con movimientos de negocios a la tarde a la noche.

Así, se incautaron 178 bochitas de cocaína, 66 paquetes de marihuana, tres pistolas Bersa y Browning calibres 9 milímetros y .380, más de 70 balas y dos balanzas

“Este resultado es fruto del trabajo en equipo. Sacar del barrio este espacio de comercialización de droga es para nosotros un gran éxito. No vamos a aflojar en la pelea contra ese delito y todo lo que genera. Nuestra prioridad es tener un San Isidro cada día más seguro”, afirmó sobre el operativo el intendente local, Ramón Lanús.

Las armas encontradas a la banda
Las armas encontradas a la banda

Ayer jueves la Policía Bonaerense logró capturar a un joven de 20 años y a un adolescente de 17 que habían protagonizado una serie de robos de autos a mano armada en San Isidro durante el mes de diciembre, en una investigación que incluyó estudio de cámaras de seguridad privadas y del Centro de Monitoreo municipal, declaraciones testimoniales, fotogramas y actividades encubiertas.

Gracias a todo ese trabajo, los investigadores lograron identificar a los sospechosos: Sebastián Ezequiel Flores López, un empleado gastronómico de 20 años, y un adolescente de 17 que cursa el tercer año del colegio secundario.

Cayeron con gran cantidad de armamento. Según informaron fuentes policiales a Infobae, los acusados tenían en su poder: una pistola Browning calibre 9 milímetros con escudo del Ejército Argentino, con 15 proyectiles intactos en cargador; una pistola Bersa calibre .22 con ocho proyectiles; un revólver Galand calibre .22 largo; un chaleco antibalas; otro táctico color verde similar al utilizado por las Fuerzas Armadas y una caja con 23 proyectiles calibre .22.