Crimen de Umma: multitudinaria marcha en Lomas de Zamora para exigir seguridad y justicia

Los vecinos reunieron en Martín Rodríguez y Pío Baroja y se movilizaron hasta la comisaría de Villa Centenario. Hubo gran cantidad de chicos y quejas porque la seccional estaba vallada. El asesinato de la hija de 9 años del custodio de Bullrich ocurrió durante un intento de robo

Compartir
Compartir articulo
Un niño con su cartel en la marcha por el crimen de Uma (Fotos: Gustavo Gavotti)
Un niño con su cartel en la marcha por el crimen de Uma (Fotos: Gustavo Gavotti)

“Esto no puede seguir así. Este país no es lo que yo esperaba”. Valentina estaba junto a su mamá. No llegaba a los 10 años, pero sostenía con firmeza un cartel que exige Justicia y hablaba ante la prensa sin miedo. Ella iba al mismo colegio que Uma Aguilera, la hija del custodio de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, que fue asesinada este lunes en un intento de robo en la localidad de Villa Centenario. Valentina no es la única niña que salió a la calle a manifestarse tras el homicidio de la nena.

En la esquina de Martín Rodríguez y Pío Baroja, en Lomas de Zamora, fueron muchos los vecinos que este martes al atardecer fueron con sus hijos a la movilización hacia la comisaría de Villa Centenario para exigir Justicia por el crimen de Uma y seguridad en el barrio. La convocatoria fue multitudinaria.

Una mamá junto a su hija en la marcha por el crimen de Uma
Una mamá junto a su hija en la marcha por el crimen de Uma

La cita estaba pautada para las 19 y, de pronto, esa esquina del Sur del Conurbano Bonaerense se plagó de vecinos y allegados de la víctima que aplaudían y gritaban: “Justicia, justicia, justicia”. Los adultos, a diferencia de otras marchas similares, en su mayoría estaban acompañados de sus hijos. Niños de la edad de Uma, unos años más grandes, otros más chicos, pero niños.

Uno de ellos hizo un dibujito, que encabeza esta nota, donde reza: “Uma, te extrañaremos”. Otros lloraban sobre el pecho de sus padres. Eran varios los que tenían carteles en sus manos. Pero, todos, al igual que los adultos, aplaudieron sostenidamente durante varios minutos antes de comenzar a caminar rumbo a la comisaría 7ª de Villa Centenario, la misma que anoche alojó el único detenido por el crimen de Uma. Todavía falta que atrapen a los otros tres que participaron del homicidio.

"Justicia por Uma", un reclamo que se repite entre los manifestantes
"Justicia por Uma", un reclamo que se repite entre los manifestantes

“Justicia por mi amiga”, escribió una nena en una cartulina blanca. Ella lloraba desconsoladamente mientras sostenía su mensaje. La mamá de la niña contó ante las cámaras de TN que su hija era compañera de Uma desde salita de 3 años: “No es justo que mi hija tenga que estar haciendo un cartel para pedir Justicia por su amiga”.

Una adolescente sollozaba ante las cámaras de los medios mientras explicaba cómo les contaron a sus hermanos más chicos que Uma había sido asesinada. Ella sostenía también un cartel amarillo y pedía Justicia. También se quejaba: “No podemos vivir así...”.

"Justicia por mi amiga"
"Justicia por mi amiga"

Un nene de anteojos la interrumpió, tenía la voz cortada. Gritaba: “Justicia por Uma, por favor. Estoy cansado de levantarme y ver que todos los días pasa algo así. Estoy cansado, ya, quiero seguridad, por favor, basta”. Y, luego, se quebró.

Cuando la movilización llegó a la cuadra de la comisaría 7ª de Lomas de Zamora no pudo protestar frente a la seccional porque los agentes de la Bonaerense perimetraron la zona, con un vallado que estaba desde el lunes por la noche. “Justicia, Justicia”, les gritaban algunos mientras todos aplaudían. Un hombre, indignado, les recordó a los agentes: “A una hija de ustedes les mataron, eh”.

Todos con la imagen de Uma en sus manos (captura TV)
Todos con la imagen de Uma en sus manos (captura TV)

Una mujer intentó mediar con las autoridades de la comisaría, pero no logró que levanten las vallas. Sí consiguió que 10 vecinos puedan cruzar y así hablar con el titular de la dependencia en representación del resto. Mientras tanto, la gente comenzó a exigir: “¿Dónde está el Intendente?”, en relación a Federico Otermín.

Tras el encuentro con el titular de la comisaría 7ª de Villa Centenario, una vecina les contó al resto de los manifestantes: “Hay una nueva organización en la comisaría. Nos pidieron disculpas por las vallas, pero no querían inconvenientes. Eso lo entendimos y quedó aclarado... Hay una nueva gestión, demoslé el tiempo, la esperanza y la fe para que esto cambie”.

El reclamo por la seguridad de los vecinos
El reclamo por la seguridad de los vecinos

Relató la vecina que se convirtió en vocera que, desde la comisaría 7ª, les dieron el teléfono para que se hagan denuncias y que se plantearon cada 15 días de reuniones vecinales con las autoridades.

Sin embargo, muchos no quedaron conformes con eso. Gritaban “seguridad”, “justicia” y pedían por el comisario. “Esas son todas pavadas, que venga y dé la cara”, se quejaron dos vecinas ante la prensa. Hubo un grupo de jóvenes que intentaron tirar las vallas que contenían mujeres policías.

Cualquier recurso fue útil para hacer carteles y expresarse
Cualquier recurso fue útil para hacer carteles y expresarse

Fueron apenas unos minutos de gritos y forcejeos que luego se calmaron tras la intermediación de los vecinos organizados de Villa Centenario. A casi una hora de la llegada de la movilización a la comisaría 7ª, la gente comenzó a desconcentrarse.

Un hombre dijo, como portavoz del sentimiento de los vecinos: “Uma no tenía la culpa de nada y, sin embargo, pagó por todos estos miserables que no se hacen cargo (por la Policía)... Los chorritos están todos libres y nosotros, si nos defendemos, vamos todos presos”.

El crimen de Uma prevé perpetua
El crimen de Uma prevé perpetua

Y siguió: “(Los delincuentes) Se fisuran, pasan horas de gira y después salen a matar gente... No podemos vivir así. La libertad es para los chorros”. Fue aplaudido por los demás.

En la marcha, que fue motivada por una familiar de la nena asesinada, no estuvieron los padres de Umma, quienes este mismo martes por la tarde despidieron los restos de su hija en el cementerio de Lomas de Zamora. En paralelo, en la fiscalía N°18 de Lomas de Zamora, a cargo de Pablo Rossi, era indagado el único detenido, quien se negó a declarar.

Multitudinaria movilización
Multitudinaria movilización
Los niños en la marcha
Los niños en la marcha

El caso

El crimen se registró este lunes a las 8.48, cuando el policía Aguilera salía vestido de civil con Umma a bordo de su auto Ford Ka del garaje de su casa situada en Pío Baroja, a pocos metros del cruce con la calle París, de Villa Centenario.

Mientras la madre de la nena cerraba el portón y el custodio aún no había llegado a tomar la calle, un auto Toyota Corolla negro que había sido robado minutos antes a otro vecino de la zona le interrumpió el paso y dos delincuentes bajaron armados y se aproximaron con intenciones de robo al conductor.

De azul, el padre de Uma tras el velatorio
De azul, el padre de Uma tras el velatorio

Aguilera aceleró con intenciones de huir, momento en el que los asaltantes dispararon hacia la parte trasera del vehículo: allí iba Umma. La nena recibió un disparo en la nuca y en una de sus manos, por lo que fue primero trasladada de urgencia al hospital Gandulfo y luego derivada en un helicóptero al hospital Churruca, donde fue operada y murió horas más tarde.

Este martes, los restos de la nena fueron velados en Banfield y, luego, trasladados al cementerio de Lomas de Zamora: una caravana de autos y una multitud de policías, vecinos y allegados, que acompañaron a pie y en bicicleta, fueron los custodios del féretro las tres cuadras que duró el doloroso recorrido.

infobae

Pasaron por el sepelio la vicepresidenta de la Nación, Victoria Villarruel, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, y el jefe y subjefe de la Policía Federal, los comisarios generales Luis Alejandro Rollé y Mariano Giuffra, respectivamente.