Qué reveló la autopsia al peluquero muerto en Villa Crespo: las sospechas detrás del crimen

La víctima, llamada Juan González, tenía 67 años. El cuerpo se encontraba en un avanzado estado de descomposición

Compartir
Compartir articulo
La cuadra donde fue encontrado el cuerpo
La cuadra donde fue encontrado el cuerpo

Juan José González, peluquero, de 67 años de edad, fue hallado muerto a mediados de este mes en su departamento de la calle Corrientes al 5225, Villa Crespo. La Policía de la Ciudad y la Fiscalía N°16, a cargo de Mónica Cuñarro, trabajan para esclarecer el hecho.

La causa de muerte se desconoció durante varias semanas: el cuerpo, atado de pies y manos, estaba en un avanzado estado de descomposición, sin lesiones a simple vista. Hoy por la mañana, la Fiscalía N°16 recibió el informe de autopsia del Cuerpo Médico Forense: González falleció por asfixia, asesinado con un bollo de tela en su garganta. La fecha de muerte fue establecida por los forenses entre el 3 y el 8 de noviembre último. Es decir, pasó diez días antes de que la Policía de la Ciudad llegara al lugar.

Según confirmaron fuentes del caso a Infobae, se sospecha que una clienta de su peluquería lo habría matado. Otra hipótesis apunta a relatos de vecinos que indicaron que la víctima acostumbraba a llevar a su casa a hombres en situación de calle.

Precisamente, fue una clienta quien alertó sobre la muerte de González, según publicó Télam. La investigación se inició cuando la mujer se presentó en la Comisaría Vecinal 15 B de la Policía de la Ciudad para denunciar que había pasado dos semanas sin poder contactarse con González. La denunciante aportó la dirección de la víctima.

Según fuentes del caso, el encargado del edificio le permitió el ingreso a los policías, quienes al subir hasta el departamento notaron un fuerte olor nauseabundo.

Los vecinos declararon que hacia al menos diez días que no se cruzaban con González, lo que se condice con la data establecida en la Morgue. Tampoco se sabe, en ese sentido, si el crimen ocurrió en el marco de un robo. La puerta del departamento no había sido violentada e incluso estaba cerrada con llave.

El departamento, al contrario, estaba revuelto. Una hipótesis de robo también es parte de la causa.

La fecha estimada por los forenses se vuelve clave para establece una entrada y una salida de sospechosos del lugar. El edificio, sin embargo, no cuenta con cámaras de seguridad.

Mientras tanto, la fiscal Cuñarro avanza con la toma de testimonios y pidió estudios de ADN en base a material encontrado en la escena del hallazgo del cuerpo, tras recibir reportes de la Policía porteña.