Revés para los rugbiers condenados por el crimen de Báez Sosa: la Corte Suprema rechazó un recurso de la defensa

Se trata de un planteo de nulidad y de cese de la prisión preventiva presentado por Hugo Tomei. El fallo que los condenó todavía es revisado por la Cámara de Casación bonaerense

Compartir
Compartir articulo
Febrero de 2023: los ocho condenados por el crimen de Fernando Báez Sosa en el Tribunal N.º 1 de Dolores
Febrero de 2023: los ocho condenados por el crimen de Fernando Báez Sosa en el Tribunal N.º 1 de Dolores

La Corte Suprema de Justicia de la Nación rechazó por inadmisible este martes un recurso en queja interpuesto por la defensa de los rugbiers Máximo Pablo Thomsen, Enzo Comelli, Ayrton Viollaz, Matías Benicelli, Blas Cinalli y Ciro, Lucas y Luciano Pertossi, en la causa por el homicidio de Fernando Báez Sosa, cometido el 18 de enero de 2020 en Villa Gesell.

“Que el recurso extraordinario, cuya denegación motivó esta queja, resulta inadmisible”, reza el fallo firmado por Horacio Rosatti, Carlos Rosenkrantz, Juan Carlos Maqueda y Ricardo Lorenzetti.

Se trata de un recurso presentado previo a que se conociera la sentencia a perpetua por el crimen, un fallo que todavía está bajo estudio en la Casación bonaerense.

En ese entonces, el abogado Hugo Tomei había pedido la nulidad del pedido de elevación a juicio y el cese de la prisión preventiva. La Justicia de Garantías se lo rechazó. Y ese pronunciamiento fue confirmado, primero, por la Sala I de la Cámara de Apelación y Garantías en lo Penal del Departamento Judicial de Dolores, y luego por la Sala II del Tribunal de Casación Penal de la Provincia de Buenos Aires.

La Corte bonaerense, por su parte, sostuvo que no se había demostrado que “se hubiera verificado una variación sustancial en aspectos relevantes que comprometa el principio de congruencia, derivado del derecho de defensa y el debido proceso”.

De allí que la defensa fue en queja hasta la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que ahora le rechazó el planteo por inadmisible.

Hugo Tomei, defensor de los condenados
Hugo Tomei, defensor de los condenados

Antecedentes

No es la primera vez que la Corte Suprema de Justicia de la Nación desestima un planteo interpuesto por la defensa de los rugbiers. En agosto pasado, Rosatti, Rosenkrantz, Maqueda y Lorenzetti rechazaron un habeas corpus contra las prisiones preventivas dictadas en 2020.

En ese momento, los magistrados ratificaron lo actuado por la Sala II del Tribunal de Casación bonaerense que, en julio de 2020, declaró “inadmisible” el planteo de Hugo Tomei, que cuestionaba las prisiones preventivas, argumentando que eran “arbitrarias”.

Como el tribunal provincial rechazó el recurso extraordinario contra su resolución, el defensor presentó una queja la Corte Suprema, que fue finalmente desestimado.

Una por una, las condenas de los ocho rugbiers
Una por una, las condenas de los ocho rugbiers

Los ocho rugbiers condenados permanecen alojados en la Alcaidía N° 3 de Melchor Romero y, en agosto pasado, fueron llevados ante la Sala II de Casación, en La Plata, para participar de una audiencia oral en el que las partes respaldaron sur recursos de apelación de la sentencia de primera instancia dictada en febrero pasado por el Tribunal Oral en lo Criminal Nº 1 de Dolores.

En esa audiencia, Thomsen insistió en que no planearon matar a Fernando ni tuvieron intención de hacerlo. Thomsen fue el único de los condenados que optó por hablar ante los jueces Mario Kohan, Fernando Mancini Hebeca y María Florencia Budiño, y entre sollozos cuestionó la legalidad del proceso desde su inicio, en línea con los planteos realizados por la defensa.

Thomsen, Comelli, Benicelli, Luciano y Ciro Pertossi fueron condenados a prisión perpetua, mientras que Cinalli, Viollaz y Lucas Pertossi quienes recibieron una pena de 15 años de cárcel.

Fernando Baez Sosa, la víctima
Fernando Baez Sosa, la víctima

El caso

Fernando Báez Sosa fue asesinado la madrugada del 18 de enero de 2020 a la salida del boliche “Le Brique” en pleno centro de la localidad balnearia de Villa Gesell, tras ser atacado a golpes por un grupo de jóvenes que acababan de ser expulsados de la disco.

Horas después del homicidio, los ahora condenados fueron detenidos en la casa de veraneo que alquilaban a pocas cuadras de la escena del crimen, y quedaron alojados primero en el penal de Dolores y luego en Melchor Romero.