Femicidio de Naiara Durán en San Pedro: encontraron manchas de sangre en la casa de los detenidos y podría haber más implicados

La prueba de luminol complicó la situación del padre de uno de los hijos de la víctima y la pareja del hombre, arrestados este viernes. El cuerpo de la joven de 25 años fue encontrado en el interior de un tacho de 200 litros a orillas del río Paraná

Compartir
Compartir articulo
Naiara Durán, asesinada en San Pedro
Naiara Durán, asesinada en San Pedro

La prueba de Luminol en busca de rastros de sangre realizada en la casa de los detenidos por el femicidio de Naiara Durán dio positivo, confirmaron fuentes judiciales a Infobae. Se trata de una evidencia clave en la investigación del crimen de la joven de 25 años asesinada en San Pedro y arrojada en un tacho de 200 litros, que se encontró a orillas del río Paraná el jueves pasado.

El padre de uno de los hijos de Naiara Francisco Vlaeminck y su novia, Daiana Franco, fueron arrestados luego de que llegaran al expediente imágenes de una cámara de seguridad que registró a la víctima ingresar al domicilio de la pareja. No existe, en cambio, registro de su salida. Creen que pudo ser engañada para ir a la propiedad. Este lunes ambos se negaron a declarar en la indagatoria.

En esa casa, a su vez, los investigadores encontraron un cuarto con rastros de haber sido limpiado por completo recientemente con lavandina. Sin embargo, el Luminol reaccionó ante la presencia de manchas de sangre lavadas. Los detectives que trabajan en el caso deducen, de esta manera, que podrían estar frente a la escena del crimen, es decir, en el lugar en el que mataron a puñaladas a la joven de 25 años.

Te puede interesar: Liberaron a la prima de la joven asesinada a puñaladas que fue hallada dentro de un tacho de 200 litros en San Pedro

El procedimiento también se realizó sobre el auto del ex de la joven de 25 años, aunque no trascendieron los resultados de esa prueba.

Naiara Durán era madre, fanática de La Renga y solía juntarse con sus abuelos
Naiara Durán era madre, fanática de La Renga y solía juntarse con sus abuelos

Por otro lado, las fuentes indicaron que María del Valle Viviani, a cargo de la UFI N°7 del Departamento Judicial de San Nicolás, no descarta la participación de otras personas en el brutal homicidio. La fiscal también espera los peritajes de las aperturas de teléfonos celulares. Por lo pronto, al ex de la víctima le imputó el “homicidio doblemente agravado por el concurso premeditado de dos o más personas y femicidio”; Franco fue acusada del mismo delito, pero solo con el primero de los agravantes.

Los detectives que trabajan en el caso analizan la posibilidad de que una tercera persona haya prestado ayudado a los detenidos en el descarte del cuerpo. En el domicilio de los padres del hombre —lugar en el que también solía residir— encontraron una amoladora, una lona, cables rojos y sogas.

Luego de la denuncia radicada por la abuela, el 13 de julio, los efectivos de esa ciudad, con colaboración del personal de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de San Nicolás, iniciaron la búsqueda de la joven.

Te puede interesar: Dos nuevos detenidos por el brutal femicidio de Naiara Durán en San Pedro: cuál es la última línea que sigue la investigación

El jueves por la tarde, personal de Prefectura Naval halló de un tambor metálico de 200 litros en la zona de San Pedro el cadáver de Naiara, que estaba desaparecida desde hacía cinco días. El resultado preliminar de la autopsia determinó que la víctima sufrió siete puñaladas y que una vez fallecida le quebraron una muñeca.

Naiara Durán, la víctima del brutal femicidio
Naiara Durán, la víctima del brutal femicidio

Vlaeminck y Franco fueron detenidos luego de que Viviani siguiera una nueva línea en la investigación que dejó fuera de sospechas al novio actual de la víctima, Mario Damián Gil, y a su prima, Antonella Ruso. Ambos habían sido apresados en las primeras horas tras el hallazgo.

Naiara vivía con Gil y sus hijos en una casa de la calle Dávila al 300. De acuerdo a sus redes sociales, en esa propiedad solía recibir a sus abuelos, con quien se juntaba a tomar mates y retrataba esas meriendas en fotos que luego posteaba.

Además, no ocultaba en sus perfiles de internet su fanatismo por el rock. Era seguidora de La Renga, la conocida banda argentina, a la cual seguía a diferentes destinos para asistir a todos los recitales que pudiera. “No tengo un mango y voy igual”, era la frase que escribía junto a las fotos en las que posaba con remeras del grupo musical.

Seguir leyendo: