Guadalupe Rodríguez tiene 33 años
Guadalupe Rodríguez tiene 33 años

El lunes por la tarde, entre las 15.30 y las 16, Guadalupe Rodríguez, de 33 años, salió de su casa, ubicada en el barrio La Quinta 1ª Sección, Villa Carlos Paz, para ir a buscar a su hijo de cuatro años al jardín de infantes.

Habitualmente, Guadalupe era acompañada por su padre. Todavía padecía fuertes temores a la hora de salir sola después de que, unas dos semanas atrás, su ex marido, de nombre Rodrigo, irrumpiera en su domicilio, quebrantara el perímetro de restricción impuesto por la justicia y la amenazara de muerte con una trincheta. Esta vez, Guadalupe tuvo que acudir al jardín en soledad para buscar a su niño.

Pero la joven nunca llegó. En una zona de muchas casas de alquiler de vacaciones y de escaso movimiento de peatones y autos, Guadalupe se esfumó. El jardín de infantes recién llamó cerca de las 17.30 al abuelo del pequeño para que acudiera a la institución a buscarlo y durante 24 horas, la familia Rodríguez permaneció en medio de un clima de incertidumbre y lágrimas por la desaparición del paradero de esa madre de tres hijos.

Guadalupe apareció 24 horas después. Se presentó desorientada y con signos de deshidratación en un hospital de La Rioja. Dijo haber permanecido secuestrada durante toda la noche y que no pudo identificar a sus captores. Así, la historia que se inició como la sospecha de un caso de violencia de género con un posible desenlace fatal finalizó con la hipótesis de un caso de secuestro por trata de personas.

"No sabemos qué pensar. No la podemos encontrar por ningún lado. Al parecer su teléfono se volvió a conectar cerca de las ocho de la noche, pero no respondió ni un mensaje ni llamó ni nada", había asegurado el martes por la mañana Laura Rodríguez, en una conversación telefónica con Infobae.

Una vez que la familia Rodríguez realizó la denuncia por la desaparición de Guadalupe se inició un despliegue de búsqueda imponente entre la Fiscalía 3ª de Instrucción de Villa Carlos Paz, a cargo de la doctora Jorgelina Gómez, junto a la Brigada de Investigaciones.

Rodríguez tuvo tres hijos con la pareja a la que le realizó seis denuncias por violencia de género
Rodríguez tuvo tres hijos con la pareja a la que le realizó seis denuncias por violencia de género

Desde un primer momento, la familia Rodríguez había apuntado contra Rodrigo Palacios, su ex pareja y contra quien Guadalupe ya realizó una seis denuncias anteriores por violencia de género.

"Ellos estuvieron en pareja unos nueve años. Él es el padre de los tres hijos de mi hermana. Al principio empezaron con una relación normal, pero después, él se empezó a poner cada vez más violento", afirmó Laura Rodríguez.

Y añadió: "Al principio, eran sólo insultos, pero después vinieron los golpes y ahí ella ya empezó a denunciarlo".

A raíz de las denuncias, Guadalupe logró que hace dos años la Justicia cordobesa le impusiera un perímetro de restricción a Rodrigo. El hombre no podía ni acercarse a la casa de su ya ex pareja.

"Igual, él rompió varias veces el perímetro y no pasó nada. El tipo hizo siempre lo que hizo", se lamentó la hermana de la protagonista de la historia.

El último episodio de violencia que vivió Guadalupe había sido el 19 de mayo. Según relató su hermana, Rodrigo se introdujo en la casa con una trincheta en la mano. Amenazó con asesinarla a cortes y empezó a golpearla. "Mi hermana logró apretar el botón antipánico. La policía vino, pero él ya había logrado escaparse", afirmó.

Precisamente, el botón antipánico volvió a tomar protagonismo en la misma jornada de la desaparición de Guadalupe. Es que, según indicó su familia, la alerta se activó justo en los minutos cercanos a la hora de su desaparición.

"Se activó durante la tarde en una zona cercana a la Municipalidad de Villa Carlos Paz. La policía fue a ese lugar, pero no encontraron nadie y nadie de ahí vio nada", afirmó Laura.

Guadalupe Rodríguez desapareció cuando fue a buscar a su hijo menor al jardín de infantes
Guadalupe Rodríguez desapareció cuando fue a buscar a su hijo menor al jardín de infantes

El caso tomó así un camino más misterioso después incluso que la justicia pudiera encontrar a la ex pareja del que la familia sospechaba. Palacios brindó el lunes por la noche una declaración testimonial y probó, en un principio, ante la fiscal que al momento de la desaparición de Guadalupe, él se encontraba en su trabajo, en un local comercial de la zona.

Así, las miradas apuntaron a Gabriel, un joven que se habría convertido en pareja de Guadalupe en los últimos meses.

"Ella lo presentó como un amigo. Yo sé que la policía también lo citó a él para que declare. La verdad es que nosotros sospechamos de todos porque no sabemos nada de nada de lo que le pudo pasar a mi hermana", aseguró Laura a Infobae.

La desesperación crecía y el miedo ante la posibilidad de que Guadalupe haya podido convertirse en una nueva víctima fatal de un femicidio retumbaba cada vez con más fuerza.

Hasta que la noticia feliz para la familia Rodríguez llegó poco antes de las dos de la tarde del martes, procedente del hospital Teresa de la Cruz Herrera de Villa Sanagasta, una ciudad de menos de 4.000 habitantes de La Rioja y ubicada a unos 445 kilómetros de Villa Carlos Paz (más de cinco horas de viaje en auto).

Según informó personal médico, Guadalupe apareció en el hospital absolutamente desorientada, con signos de agitación y con mucha hambre.  Según los testigos se hizo presente sola en el centro de salud y presentaba un cuadro de estrés evidente.

"Apareció sola. La recibió Estela, una chica de la cocina e inmediatamente me vinieron a avisar. La fui a examinar. Se encontraba bien, con sus signos vitales bien, un poco agitada, temerosa, con hambre…", afirmó el doctor del hospital de Villa Sanagasta, Rolando López, en declaraciones a la radio cordobesa Cadena 3.

"Ella tenía signos y refería haber sido maniatada y que fue llevada en contra de su voluntad. Tenía niveles bajos de glucemia, pero el resto, estaba perfecta", agregó.

Pocas horas después, acudieron al hospital efectivos policiales de Córdoba para tomarle declaración. Allí, la mujer explicó detalles sobre cómo habría sido el escape de sus captores. Por el momento, los investigadores decidieron mantener en reserva esos datos.

Así, la principal sospecha radica en un posible secuestro por una red de trata de personas. Esa hipótesis será investigada por la fiscal Gómez en los próximos días, de acuerdo a la versión de la presunta víctima del secuestro.

Así, se estima que Guadalupe podrá regresar con su familia a Córdoba en el transcurso de la jornada de hoy.

SEGUÍ LEYENDO: