De chico quiso ayudar a las viudas de los caídos en Malvinas y fundó el primer museo argentino dedicado al conflicto

Hace 28 años que veteranos, tanto militares como civiles son distinguidos por su papel en la guerra. Entre ellos se reconoció al Museo Nacional de Malvinas, posiblemente el más grande y más completo de la temática que existe en el país, creado por Gabriel Fioni en 1995, en la ciudad de Oliva, Córdoba con el apoyo de toda la comunidad. Su increíble historia

Compartir
Compartir articulo
Gabriel Fioni, En el Regimiento de Patricios, en el momento en que el museo fue reconocido
Gabriel Fioni, En el Regimiento de Patricios, en el momento en que el museo fue reconocido

Al son del redoble de tambor, ejecutado por un cadete del Liceo Militar vestido con el uniforme de Patricios -emulando a Pedrito Ríos, el famoso tambor que cayó en el combate de Tacuarí el 9 de marzo de 1811- entró la bandera que flameó en el hospital de Puerto Argentino durante la guerra. Así comenzó la ceremonia organizada por la Comisión Permanente de Homenaje a la Gesta del Atlántico Sur, creada a fines de 1982 para recordar a aquellos que allí lucharon.

Es la proa, en tamaño natural, del Crucero General Belgrano. Adentro funciona el museo dedicado a Malvinas
Es la proa, en tamaño natural, del Crucero General Belgrano. Adentro funciona el museo dedicado a Malvinas

Desde 1995 esta institución entrega la estatuilla Malvinas Argentinas y distintos reconocimientos a hombres y mujeres que a lo largo de los años están consustanciados en la defensa y difusión de todo lo que envuelve al conflicto de Malvinas.

Vista aérea del extenso predio que ocupa el museo
Vista aérea del extenso predio que ocupa el museo

En la ceremonia llevada a cabo en el Regimiento de Patricios fueron distinguidos veinte veteranos de guerra de distintas armas. Además, hubo reconocimientos especiales a diversas personas e instituciones. Uno de ellos fue para el Museo Nacional de Malvinas, situado en la ciudad de Oliva, Córdoba. Su titular, Gabriel Fioni viajó especialmente para recibir la distinción.

Tenía 13 años cuando estalló la guerra de Malvinas. Cursaba el primer año en la Escuela Nacional de Comercio de Oliva, ciudad donde nació. Su primera aproximación a Malvinas fue el mismo 2 de abril de 1982 cuando participó en la plaza del pueblo del acto en el que se celebró la recuperación de las islas.

La primera nota. Fioni en la revista Gente, en el que afirmó que los caídos en la guerra merecían ser homenajeados
La primera nota. Fioni en la revista Gente, en el que afirmó que los caídos en la guerra merecían ser homenajeados

Cuando la crisis económica alcanzó a su familia, con el padre se la rebuscaron vendiendo sándwiches, facturas y criollitos en dependencias públicas.

A Gabriel le impactó una nota que la revista Gente publicó sobre la viuda del capitán Gustavo García Cuerva, derribado por fuego amigo el 1 de mayo de 1982 cuando intentaba aterrizar en Puerto Argentino. La mujer, sumida en la tristeza y congoja, se lamentaba por haber perdido todo y haber quedado con un hijo muy chico.

Carballo y Fioni, junto a sus mujeres
Carballo y Fioni, junto a sus mujeres

Identificado con el padecimiento de la mujer, su papá Oscar estuvo de acuerdo con la propuesta de su hijo de separar algo de las ganancias de la venta de las viandas para ayudar a la mujer.

Cuando en 1983 el piloto Pablo Carballo publicó “Dios y los Halcones”, Fioni le escribió y al mes le respondió. Cuando se conocieron personalmente, Gabriel le llevó el poco dinero recaudado. Carballo le propuso que, en lugar del dinero, ayudase a las viudas de los caídos escribiéndoles una carta por año.

El museo por dentro. Allí se exhiben objetos y testimonios que donaron los propios veteranos
El museo por dentro. Allí se exhiben objetos y testimonios que donaron los propios veteranos

La primera, de mayo de 1984, fue para la viuda del piloto y se sorprendió que la contestase y que le enviase las caponas de gala de su marido. De ahí en más comenzó un intercambio epistolar con muchas de ellas.

Fue cuando nació la idea de hacer un museo dedicado a Malvinas. Las mujeres comenzaron a acercarles objetos, fotografías y documentos de los veteranos caídos. Fue clave la colaboración y el compromiso de toda la ciudad de Oliva en la concreción del proyecto.

2 de abril de 2017: estreno de la banda de música del museo, que se formó a partir de la que existía de los bomberos locales
2 de abril de 2017: estreno de la banda de música del museo, que se formó a partir de la que existía de los bomberos locales

El museo nació en 1995 como muestra itinerante y recorría las escuelas de su ciudad. Cuando en 1996 participó de las jornadas de puertas abiertas de la Fuerza Aérea, la muestra recorrió el país.

Era el único y primer museo dedicado a la guerra del Atlántico Sur en el país, en momentos en que los veteranos eran ignorados, hablar de la guerra era mala palabra y su sola mención hacía que lo asociasen con el gobierno militar.

Sus iniciadores tienen sus historias. Están Dino Torti, actual vicepresidente de la fundación del museo, Carlos Marchisio y Juan Carlos Ferrero. Por 1995 Dino era el vicepresidente del aeroclub local y fue quien acompañó a Fioni para sumar al entonces intendente Daniel Lubatti al proyecto. Marchisio fue bombero voluntario junto a Dino, todos identificados con Malvinas; Juan Carlos Ferrero -ya fallecido- era piloto civil junto a Dino en el aeroclub.

Fioni fue y es persistente. Gracias a su acción, Oliva, una ciudad de 21.000 habitantes, ubicada a la vera de la ruta 9 a unos 100 kilómetros de la ciudad de Córdoba, fue la primera ciudad del país en que se conmemoró el 2 de abril, en contramano de la efeméride oficial, que recordaba Malvinas el 10 de junio, día de la reafirmación de nuestros derechos.

Año 1997, Fioni, Dino y Moreno, algunos de los promotores del museo en las jornadas de Puertas Abiertas
Año 1997, Fioni, Dino y Moreno, algunos de los promotores del museo en las jornadas de Puertas Abiertas

No solo eso: se logró primero que el 2 de abril fuera feriado a nivel local y a nivel provincial desde 2005.

La primera sede del museo fue en la estación del ferrocarril y abrió el 2 de abril de 2002. Al año siguiente se realizó un primer desfile, modesto, cuando nadie en el país lo hacía y al año siguiente, con la presencia del gobernador, participaron 3500 efectivos y 50 vehículos.

Había nacido el Museo Nacional Malvinas. Cuando le donaron un avión Pucará, los turistas se desviaban a verlo pero no iban hasta el museo. Se decidió llamar la atención reproduciendo, a tamaño real, la proa del Crucero General Belgrano.

Gabriel Fioni (Facebook)
Gabriel Fioni (Facebook)

Allí se armó el museo. En la actualidad, en un predio de siete hectáreas, con siete aeronaves, todos testigos de primera mano de la guerra se exhiben cientos de objetos que los impulsores del museo fueron buscando, pidiendo, rescatándolos del olvido.

Cuando Fioni se casó en 1995, las mujeres con las que por años se carteó, le regalaron una cuna. Ellas lo acompañan y lo defienden porque todo lo que dijo que haría, lo hizo.

En 2003 nació la fundación del Museo y colaboran un nutrido grupo de civiles y de veteranos de guerra, que a Fioni le gusta definirlos como un “verdadero equipo malvinero”, que incluyen a Anabel Bessone, Flavio Gianonne, Ivana Taliani, Rafael Giache, Jimena Fioni, Federico Boni, María Luisa Volando, Claudia Rosetti, Marcelo Prenna, Marisa Bianco, Angelina Aguirre, Fernando Demaría, David Taliani, Cristian Salgado, Noelia Elisei, Daniel Fulgenzi ,Silvina Turletto y . Además están las hijas de Fioni, Agustina, Candela y Lucia junto a Yemil Fatala, Emiliano Matelica y Juan Cesaretti.

Y detrás todo un pueblo consustanciado con Malvinas y con su museo.

Desde el 2017 la institución cuenta con una banda de música, que tiene su propia historia: en Oliva 110 músicos integraban la banda de música de bomberos -donde Fioni era uno de los percusionistas- la única de bomberos en el país. El director era Enrique Alonso, un reconocido músico arreglador de temas de jazz de los 50 y 60.

La banda dejó de tocar a fines de los 90 y en el 2016 a los del museo se les ocurrió revivirla. Se tomaron tiempo para rastrear a los 110 músicos, ubicaron a cerca de 80 y se incorporaron a la banda cerca de 65. Luego de comprar los instrumentos, hizo su presentación el 2 de abril de 2017 con 45 músicos, que muchos hacía treinta años que no se veían. Se decidió que llevase el nombre del viejo director, Enrique Alonso. Aún vivía Eduardo Navarro, el vice director, tenía 85 años y durante el 2017 fue el director. Actualmente dirige la banda Sergio Bassano.

El equipo de la fundación del museo, junto al F 28 que trajo los restos del capitán Pedro Giachino al continente
El equipo de la fundación del museo, junto al F 28 que trajo los restos del capitán Pedro Giachino al continente

En la ceremonia de la Comisión Permanente en Patricios fueron distinguidos dos veteranos que cayeron en el conflicto: el suboficial principal Félix Oscar Artuso y el soldado Walter Becerra. Además, recibieron estatuillas los soldados Francisco Calatayud, Ignacio Cepeda y Sergio Rodríguez; el suboficial mayor Ovidio Bertorello; el coronel Alejandro Francisco; el sargento Angel Huenchul; el comodoro Carlos Martínez; el piloto civil Alejandro Nishimoto; el teniente coronel Pablo Oliva; el suboficial mayor Fernando Orieta; el mayor Jorge Ortiz; el suboficial mayor Segundo Palacios; los marinos mercantes José Parada y Avelino Rial; mayor Emilio Samyn Ducó; la oficial radiooperador Mariana Soneira; el capitán Carlos Tamini y el ayudante principal Carlos Vallejos, todos retirados.

La ceremonia terminó como empezó: con el retiro de la histórica bandera, escoltada por veteranos y por ese tambor, que tanta historia de glorias e independencia encierra.

Crédito fotos: Museo Nacional de Malvinas