Casi 4.000 víctimas por año en accidentes de tránsito, la principal causa de muertes violentas en Argentina

Tras las restricciones de circulación impuestas por la pandemia, las muertes en siniestros viales volvieron a subir. Jóvenes y motociclistas son los principales afectados. Las provincias con más casos

Guardar

Nuevo

Lucas Peralta era hijo único de Sabrina Mascarello
Lucas Peralta era hijo único de Sabrina Mascarello

Lucas Peralta, de 21 años, perdió la vida el viernes 10 de julio de 2020. Fue uno de los pocos que había salido a trabajar con su moto de delivery, mientras la mayoría estaba encerrada en sus casas por la pandemia del coronavirus. Pero no volvió. Esa noche fue embestido por una camioneta que circulaba por Av Corrientes. El conductor, Sebastián Di Pietro, circulaba con exceso de velocidad, bajo los efectos de la cocaína y la marihuana. Tenía, además 1,9 gramos de alcohol en sangre. “Amaba la vida”, lo recuerda su madre.

En Argentina, cada año mueren cerca de 4.000 personas en accidentes de tránsito. Aunque muchas provincias han bajado la cantidad de siniestros viales, sigue siendo la principal causa de muertes violentas en el país, superior incluso a los hechos de inseguridad, según el informe del Sistema de Alerta Temprana (SAT) de Muertes Viales para el 2021.

El dato surge del análisis de la Unidad de Datos de Infobae sobre las estadísticas de los hechos y muertes viales del Sistema Nacional de Información Criminal (SNIC) del Ministerio de Seguridad de la Nación. En total, entre 2018 y 2022 se registraron 19.630 muertes en siniestros viales en todo el país. Estas cifras equivalen a 11 personas por día que resultaron víctimas fatales por accidentes de tránsito.

Solo en 2022, se contabilizaron 3.828 muertes fatales en este tipo de hechos. “Es dos o tres veces más alta la posibilidad de que una persona muera en un siniestro vial en Argentina que en un hecho de inseguridad delictiva”, aseguró el experto Guillermo Pacharoni, presidente de Fundación Visión Cero.

Cada día mueren más de 10 personas por un hecho vial. Y es más probable morir en un evento vial que por un hecho delictivo.
Cada día mueren más de 10 personas por un hecho vial. Y es más probable morir en un evento vial que por un hecho delictivo.

La tendencia era incluso más alta antes de la pandemia, cuando las muertes anuales superaban las 4.800 víctimas por año. Las restricciones de circulación por el Covid-19 permitieron una drástica baja en 2020. Sin embargo, la cantidad de muertos por accidentes de tránsito volvió a crecer en 2021 y 2022, hasta superar los 3800 casos en cada año.

Las cifras podrían ser incluso mayores -coinciden los especialistas- porque las autoridades del SNIC sólo contabilizan como muertes por accidentes de tránsito a aquellas que ocurren en el lugar del hecho, mientras la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV) registra hasta 30 días después del incidente. “De todos los siniestros viales con víctimas fatales, la mitad aproximadamente muere en el lugar, pero la otra mitad fallece días más tarde (en hospitales). Esto es una estimación”, explicó Ezequiel Monteverde, especialista en estadística para Ciencias de la Salud y Director Científico de Fundación Trauma.

El mapa de calor de muertes fatales destaca que las provincias norteñas del país tienen las tasas más altas de incidencia. En el ranking de las jurisdicciones con más víctimas mortales por eventos viales están Santiago del Estero, Misiones y La Rioja con una tasa de mortalidad de 93, 83 y 78 muertes cada 100.000 habitantes, respectivamente. Por su parte, la Ciudad de Buenos Aires, Tierra del Fuego y Buenos Aires son las provincias con la tasa más baja de muertes, con 17, 18 y 29 muertes sobre la misma base poblacional. Todas estas jurisdicciones disminuyeron los siniestros viales entre 17 y 37%, en el período que va de 2018 y 2021 .

Jujuy fue la provincia que más aumentó las muertes en siniestros viales entre 2018 y 2021, pasando de 63 a 109 víctimas fatales en solo cuatro años, un aumento del 73%; seguido de Salta (42%) y Tierra del Fuego (29%). Por otro lado, La Pampa es la que más disminuyó este tipo de eventos mortales, pasando de 69 a 31 víctimas fatales en el mismo período de tiempo, un descenso del 55%; seguida de Formosa (-46%) y Catamarca (-43%).

Como ocurrió con Lucas, cuatro de cada diez víctimas de accidentes de tránsito circulaban en motocicletas, convirtiéndolos en la principal víctima de los siniestros viales: 8.409 muertes fatales se contabilizaron en los últimos 5 años de personas que iban en una moto, 42% del total.

Un estudio de la Fundación Trauma detalló que el 31% de todos los traumatismos atendidos en los hospitales son víctimas de tránsito, y que de este porcentaje, el 52% son motociclistas. De los usuarios de motos atendidos por traumatismos, el 76% no tenía casco al momento del incidente. Esta evidencia surge de un análisis de datos que realiza la organización en hospitales bonaerenses, porteños y mendocinos desde 2010.

No usar casco está asociado con una probabilidad 2.3 veces más alta de tener un trauma grave y, más específicamente, una probabilidad tres veces más alta de tener lesiones graves en la cabeza. Además, no llevarlo aumenta cuatro veces el riesgo de morir en un incidente vial”, concluyó el especialista Monteverde sobre el estudio de los Registros Hospitalarios de la Fundación Trauma.

Según explicó, el uso del casco podría disminuir hasta un 60% la cantidad de víctimas motociclistas. “Al usar diferentes fuentes de datos se incrementa el error por falta de representatividad de alguna de las fuentes. Haciendo caso omiso de esa situación, esta podría ser una posibilidad”, analizó Monteverde.

No usar casco aumenta cuatro veces el riesgo de morir en un incidente vial (Fundación Trauma)
No usar casco aumenta cuatro veces el riesgo de morir en un incidente vial (Fundación Trauma)

Adicionalmente, para el asesor Pacharoni es importante mejorar la vestimenta de los motociclistas. “Si bien el casco es fundamental, del total de fallecidos el 20% se debe a lesiones en el cuerpo. O sea, también habría que mejorar la vestimenta y protectores que lleva cada conductor de motocicleta”, argumentó este experto.

Seguido de los motociclistas, los usuarios de automóviles (27%) y los peatones (10%) son las siguientes víctimas de los siniestros viales. Y aunque el promedio nacional es un peatón cada 10 víctimas, en CABA la incidencia de este tipo de muertes es tres veces mayor: pasa de 1 a 4. Es decir, entre 2018 y 2021, el 38,5% de las muertes en esta jurisdicción fueron peatones. Y en su mayoría, el impacto fue en una calle.

“Donde circula un peatón o un ciclista, un auto no puede circular a más de 40 kilómetros por hora porque puede haber una distracción o un incumplimiento, y eso ocasiona una muerte”, advierte Pacharoni.

Adicionalmente, 50% de las muertes fue debido a una colisión vehículo-vehículo y el 20% se trató de un despiste. “Si bien los siniestros son multicausal, en lo que hace a la conducta del ser humano, manejar y conducir son dos cosas muy diferentes. Alguien puede ser muy bueno manejando, es decir, tener pericia para conducir un vehículo, pero no ser bueno conduciendo. Conducir implica además la interacción social con los otros, con la disminución en la generación de riesgos”, explicó el asesor de Fundación Visión Cero.

El uso de casco evita sufrir traumas graves en la cabeza (Fundación Trauma)
El uso de casco evita sufrir traumas graves en la cabeza (Fundación Trauma)

Los jóvenes, las víctimas más frecuentes

Los datos desagregados hasta 2021 analizados por Infobae muestran que los jóvenes entre 15 y 29 años fueron las víctimas fatales más frecuentes en siniestros viales representando el 35% del total. Es decir, cada día mueren tres jóvenes en un incidente de tránsito.

Por si fuera poco, según datos del Ministerio de Salud, los accidentes fueron la principal causa de muerte de los jóvenes entre 15 y 25 años. La mayoría de ellos relacionados al tránsito.

Lucas fue uno de ellos. El imputado tenía todos los agravantes. Irónicamente, el culpable de su muerte ejercía labores como abogado de tránsito, pero ese 10 de julio de 2020 tomó todas las decisiones incorrectas. Esa noche cerca de las 23 horas colisionó con la moto de Peralta en Villa Crespo, quien perdió la vida camino al hospital.

Sus padres no se enteraron de la tragedia de su único hijo, nadie los llamó. Su novia, al ver que habían pasado muchas horas desde la última comunicación con el joven, rastreó el teléfono y alertó que estaba en el hospital. Sabrina Mascarello, madre de Peralta, recuerda que desde ese día todo cambió. Ni siquiera pudo hacerle un sepelio digno a su hijo, debido a las restricciones del coronavirus.

Hace casi ya tres años de aquel fatídico día. En marzo de este año, Di Pietro fue declarado culpable, recibió cinco años y nueve meses bajo la carátula de “homicidio culposo”. “Podemos decir que la justicia no dejó a mi hijo solo, y que nos miró como víctimas. Pero la realidad es que las penas son muy bajas y uno espera mucho tiempo para que los asesinos viales estén tras las rejas”, se lamentó la madre de Lucas.

¿Cómo se procesó la información?

La Unidad de Datos de Infobae analizó las estadísticas de los hechos y muertes viales reportadas por el Sistema Nacional de Información Criminal (SNIC) disponibles en la página web del Ministerio de Seguridad de la Nación. Si quiere visualizar y/o descargar la hoja de cálculo, siga este enlace.

Procesamiento y visualización de datos: Andrés Snitcofsky

Seguir leyendo:

Guardar

Nuevo