“Esquina Messi y Maradona”: la historia del talentoso artista que unió a los ídolos en un mural por una promesa

Maximiliano Bagnasco tiene 40 años, se considera maradoniano por la pasión que le transmitió el astro del fútbol en Italia 90, y lo pintó una incontable cantidad de veces. Le propusieron representar al delantero rosarino al lado de Diego y no dudó en aceptar el desafío: el resultado se hizo viral y muchos se acercan para sacarse una foto con la flamante creación

Guardar

Nuevo

Desde la muerte de Diego Armando Maradona, el artista no dejó de pintar al astro del fútbol, y cuando la Selección ganó el Mundial muchos le pidieron que pinte al crack rosarino: unió a los dos en un mural realista que fascina a los transeúntes de Villa Pueyrredón (Video: Instagram @maxibagnasco)

Maximiliano Bagnasco es el artista detrás del increíble mural que bautizó como “Esquina Messi y Maradona”, ubicada en Helguera y Curupaytí, en Villa Pueyrredón, frente a las vías del tren Mitre. Todo surgió por una promesa que un padre le hizo a su hija antes de que la selección nacional alzara la copa dorada en el Mundial, y le encomendó la misión al muralista maradoniano que sorprende con su estilo realista. Mientras los transeúntes admiran su obra y se sacan fotos para guardar el recuerdo, el dibujante habla con Infobae sobre sus inicios cuando tenía apenas 9 años, y con humildad admite que nunca soñó con proyectos tan grandes como los que hizo en los últimos años.

“Me escribió un amigo que me contó que un conocido de él había prometido a hacer un mural de Messi y Maradona justo cuanto terminó el primer partido en el que perdimos contra Arabia Saudita”, revela sobre la anécdota que fue el puntapié de la propuesta. Y agrega: “Él venía escuchando los comentarios en el auto, con el ánimo por el suelo por la derrota, y vio esta esquina, miró a la hija y le dijo que si Argentina ganaba el Mundial iba a hacer posible un mural de Diego y Messi juntos”.

Cuando lo estaba creando después de hacer el boceto: "Los rostros implican muchas mediciones que son matemática pura, y por suerte tengo experiencia, pero es la parte clave para lograr el realismo", cuenta el artista en diálogo con Infobae
Cuando lo estaba creando después de hacer el boceto: "Los rostros implican muchas mediciones que son matemática pura, y por suerte tengo experiencia, pero es la parte clave para lograr el realismo", cuenta el artista en diálogo con Infobae

Desde el 25 de noviembre de 2020, la triste fecha en que el astro del fútbol se fue de este mundo a los 60 años, Maximiliano no dejó de pintar el rostro del Diez. “Ya me quedan pocas fotos que no haya hecho, porque recorrí muchos de sus looks, distintas etapas de su vida, y como había estado con mucho trabajo recién ahora pude hacer este que tenía pendiente con Messi, que fue lo que más me pidieron desde que ganamos”, reconoce. Algunos clientes lo han esperado seis meses para que pudiera concretar un mural, porque a raíz de las repercusiones lo convocaron incluso en el exterior: estuvo en Miami, Rusia, Jamaica, Italia, Kosovo, y también ha dejado su sello en distintas provincias de nuestro país, como la pintura del crack rosarino que hizo en Ushuaia.

“La idea era hacer a los dos en las primeras imágenes que hubo de ellos besando la copa, y en este caso la imagen de Messi es de cuando él pasa y le roba un beso antes de que se las entreguen, y como la de Maradona ya la había hecho antes, nos gustó la idea de unirlos de esta forma”, explica. Contó con la ayuda de su equipo, al que suele llamar “Team Bagnasco”, la empezaron un martes y para el viernes ya estaba casi terminada. “Uso todas las técnicas, pero hoy en día los aerosoles son lo más rápido, y siempre voy reponiendo los colores para tener todo a mano”, indica.

Te puede interesar: Entró al country de Messi y logró dejarle en su casa un “regalo ancestral”: la emotiva historia detrás de una bandera

"He tenido que grabar varios procesos para que me crean que no es una foto en algunas obras, y que no hay ningún truco, que está pintado", confiesa
"He tenido que grabar varios procesos para que me crean que no es una foto en algunas obras, y que no hay ningún truco, que está pintado", confiesa

Aunque se le acumulen varios pedidos, prioriza la calidad porque como especialista en rostros estudia en detalle cada foto que va a reproducir. “Nunca voy a permitir que se pierda la impronta de lo que hago, todo lo contrario, quiero seguir mejorando, y son jornadas muy largas de trabajo para lograrlo”, expresa. Tenía 9 años cuando hizo su primera publicación en el diario de su barrio -es oriundo de Villa Crespo-, más adelante ganó concursos, y a sus 17 ya brindaba algunas colaboraciones en revistas y libros. Después incursionó en el mundo de las caricaturas en vivo, las ilustraciones, y su arte fue cruzando fronteras.

Yo era muy tímido cuando era chico, y dibujar era mi momento en el colegio, me encantaba Educación Plástica, y en paralelo hacía un curso de dibujo, un taller, y lo hacía porque me gustaba y como brillaba ahí me incentivó cada vez más”, recuerda. Cuando le empezaron a pagar por lo que más ama hacer, mantuvo los mismos parámetros que cuando lo hacía simplemente por recreación o para ganar experiencia. “Realmente nunca me puse a soñar con algo específico, sino que siempre trabajé duro, que es lo que me enseñó toda mi familia, es lo único que sé hacer, y así se fueron dando cosas que no me imaginé nunca”, confiesa.

Más de una vez le han dicho: “Tenés un don”, una frase de la que reniega, no solo por humildad, sino porque asegura que ha sido testigo de varios talentos prodigios, y no se considera uno. “Sino me salían las palabras, me expresaba a través del dibujo, y trabajo mucho para eso, por eso estoy convencido de que lo único que hay que hacer es seguir trabajando, porque así es como conseguí todo”, sentencia. Cuando repasa su formación, explica que no es graduado de Bellas Artes, sino más bien del ámbito de la publicidad, donde tuvo que desarrollar su costado más creativo.

“Aunque en este momento soy un artista más comercial, también hago algunas obras en mi tiempo libre para transmitir algún mensaje, como cuando lo hice en Rusia en contra de la guerra”, explica Maximiliano Bagnasco
“Aunque en este momento soy un artista más comercial, también hago algunas obras en mi tiempo libre para transmitir algún mensaje, como cuando lo hice en Rusia en contra de la guerra”, explica Maximiliano Bagnasco
Subido al andén mientras hacía los últimos detalles antes de terminar el mural
Subido al andén mientras hacía los últimos detalles antes de terminar el mural

Sin querer creo que me fui preparando exactamente para lo que estoy haciendo. Cuando tenía 10 años hacía un taller de humor gráfico donde me decían que dibuje para contar chistes; después hice un secundario con orientación en publicidad, donde también pensaba ideas; más adelante hice un terciario con orientación en publicidad, y fui una escuela de creativos, y me llevaron como training a una agencia; todo eso fue la parte clave porque siempre me sentaron a crear”, expresa.

Durante mucho tiempo dio clases, hasta que después de la pandemia se le hizo imposible porque su agenda laboral se recargó de pedidos. “Siempre digo que soy afortunado porque en cada cosa que hice por suerte tuve éxito, y grabé un curso virtual que está disponible traducido en seis idiomas, como para aportar algo a los que quieran aprender, porque por el momento, mientras me dé el cuerpo quiero aprovechar para seguir con los murales”, dice.

Te puede interesar: La odisea de una joven pintora para llegar hasta Dibu Martínez con su cuadro el “Abrazo eterno”

El homenaje más alto a Diego

El día que Maradona hubiera cumplido 62 años se inauguró otra obra de Maxi, que tituló “el homenaje más alto a Diego”, en un edificio de Canning, Ezeiza, que se puede ver incluso desde los aviones que llegan a Buenos Aires rumbo al aeropuerto internacional. “Yo nunca lo conocí, y era un sueño que tenía, pero con el tiempo gracias a los murales su familia supo de mi trabajo, han venido a la inauguración de ese mural enorme de 40 metros de altura por 12 de ancho, conocí amigos suyos, y estoy muy agradecido de todo lo que me pasó cada vez que lo pinté”, cuenta con admiración. En aquel tributo dijeron presente Gianinna y Dalma Maradona, Benjamín Agüero y Claudia Villafañe, quienes lo felicitaron por su creación.

infobae

En su momento también le pidieron que lo dibujara en un santuario en Argentinos Juniors, hizo otros 18 retratos del Diez a lo largo de una calle en el Patio de los Lecheros, en el barrio porteño de Caballito. También intervino el avión Tango D10s, y el listado de la cantidad de veces que puso a disposición su talento para honrarlo, es extensísimo. “Una vez hice un dibujo de él con sus hijas y fui a Segurola y La Habana a llevárselo; justo salió Dalma y se lo di, pero no tuve más acercamiento que ese”, revela.

Aunque confiesa que no es fanático de fútbol, sí se siente maradoniano, y recuerda el Mundial Italia 90 con mucho cariño. Lo atrapó la pasión que transmitía, y le parece similar al sentimiento del momento en que pinta un cuadro, como si estuviera a punto de meter un gol, planificando la jugada maestra. Otra parte fundamente de su identidad la define como “orgullosamente argentino”, porque lleva la bandera celeste y blanca a todas partes. “En mi Instagram -@maxibagnasco- se puede ver que yo viajo mucho, pero en cualquier parte del mundo se dan cuenta de dónde soy, por los colores, nuestros personajes, y por el tatuaje que tengo con el número 10, que cuando me lo ven me dicen: ‘¡Messi-Maradona!”, celebra.

Frente al edificio donde hizo el mural más alto de Diego Maradona en Ezeiza, y los pasajeros que viajan en avión pueden verlo antes de llegar al aeropuerto
Frente al edificio donde hizo el mural más alto de Diego Maradona en Ezeiza, y los pasajeros que viajan en avión pueden verlo antes de llegar al aeropuerto

Comprobó que los dos capitanes representan al país con mucha honra en diferentes lugares del mundo, y como cada vez que cuenta de dónde es lo tratan bien, retribuye el sentimiento de estar en deuda con ellos a través de sus expresiones artísticas. Por eso no dudó en aceptar la propuesta de crear una esquina que los una en un momento de triunfo tan esperado y merecido para ambos. “El dueño de la casa se quedó mirando estos días cómo reaccionaba la gente, y me dijo que todos los que pasaban se sonreían, y me mandó un mensaje muy lindo que decía: ‘Gracias Maxi por lo que hiciste, porque muchas personas están felices por este mural y lo están disfrutando, y por estas cosas el mundo es mejor’”.

La respuesta del muralista fue que considera un lujo cumplir sueños a personas que valoren su trabajo, y que esa buena onda se nota en los resultados finales. Frente a la ilusión de que Messi vea lo que hizo, aclara con respeto: “No lo hago pensando en que lo vea, porque sé que todos quieren mostrarles cosas, que es una figura súper requerida, así que me concentro en la gratitud de la gente, que ya es mucho”.

El artista tuvo una ola de repercusiones por sus murales de Diego Maradona, que le abrieron puertas a nivel internacional (Foto: Instagram @maxibagnasco)
El artista tuvo una ola de repercusiones por sus murales de Diego Maradona, que le abrieron puertas a nivel internacional (Foto: Instagram @maxibagnasco)

Actualmente está al frente de otro proyecto, y si bien no puede anticipar mucho, adelanta que probablemente pinte a otros futbolistas de la Selección. “Por ahora, ahí está el mural, con ellos dos juntos, para que recordemos que tenemos a los mejores jugadores del mundo y para que nos acordemos durante mucho tiempo que somos campeones mundiales”, expresa con emoción.

Seguir leyendo:

Guardar

Nuevo