Ola polar y aulas sin calefacción: hay padres que no mandan a los chicos para evitar que se enfermen y exigen una solución

En Ciudad Evita, padres se unieron para que escuchen sus reclamos: hace mucho frío, hay poca agua y hasta problemas con las cloacas. En otro establecimiento de Laferrere no funcionan las estufas y el colegio “se cae a pedazos”. Qué dijeron Alberto Sileoni y el gremialista Roberto Baradel

Compartir
Compartir articulo
En la escuela primaria Joaquín V. Gonzalez de Laferrere, desde que empezó la ola polar los chicos están entrando a las 9 de la mañana porque en ningún aula de la escuela hay estufas en funcionamiento
En la escuela primaria Joaquín V. Gonzalez de Laferrere, desde que empezó la ola polar los chicos están entrando a las 9 de la mañana porque en ningún aula de la escuela hay estufas en funcionamiento

Son las 8 de la mañana. El frente de la escuela primaria N° 146, de Ciudad Evita, Partido de La Matanza, casi no se ve por la niebla. Afuera hace frío. Y adentro en las aulas aún más, por la falta de estufas, la humedad y las ventanas abiertas con viento cruzado para evitar el Covid.

Los chicos comenzaron a llegar a las 7:40 de la mañana. No son tantos. Muchos padres decidieron no mandarlos al colegio para que no se enfermen. “Mis hijos tienen broncoespasmo, prefiero que falten tres días y no que estén 15 días con fiebre”, dice Sara Cari, mamá de dos alumnos de 5to y 6to grado. Diez madres resolvieron agruparse para exigir el arreglo del establecimiento. Están indignadas.

En la escuela situada en la calle La Rosita 4051 hay una procesión de problemas. “Acá los chicos están sin calefacción, hay muy poca agua porque se rompió el cargador del tanque, las maestras tienen el baño clausurado, hay problemas con la cloaca, los inodoros están tapados. Además, hay aulas en la que falta la iluminación por lo que, cuando las clases se dan muy temprano, los chicos no ven nada ya que todavía está oscuro”, agrega Sara.

Sara Cari y Silvina decidieron sumarse a otros padres para exigir el arreglo del establecimiento al que acuden sus hijos, No tienen calefacción, hay poca agua, hay problemas con la cloaca,
Sara Cari y Silvina decidieron sumarse a otros padres para exigir el arreglo del establecimiento al que acuden sus hijos, No tienen calefacción, hay poca agua, hay problemas con la cloaca,

Yo tengo mellizos en primer grado y hoy tuvieron subir a un aula de cursos más grandes porque se cortaba la luz todo el tiempo”, agrega a Infobae otra mamá llamada Paula, con mucha bronca por la situación. “Esto viene pasando desde hace varios años, pero el detonante fue esta vez que llamamos al Consejo Escolar y nos dijeron que tenemos que esperar porque recién ahora están empezando a salir los camiones de los gasistas para poder ver lo de las estufas. Pero aclararon que primero pasarán por los colegios con chicos especiales, después por los jardines, después por las primarias y al último las secundarias. Nos dijeron que que vayamos a quejarnos, que igual no se iban a mover. Después de dos años de pandemia que no podamos traer a los chicos ahora es un desastre”, se lamentó la mujer.

Mientras los alumnos entran híper abrigados, Sara aclara: “las estufas no se prenden porque aún no han sido habilitadas por Infraestructura. No es que no estén andando, sino que falta la inspección que tienen que hacer para autorizar que se prendan. Y lo peor es que recién empezaron a recorrer las escuelas el 30 de mayo en lugar de hacerlo desde marzo”, explicó. “Lo que nos dicen es que no hay presupuesto, ni gente para trabajar, La Matanza avanza pero de reversa”, agrega la señora con mucha bronca.

Ante tanta impotencia, los padres de la escuela ofrecieron pagar ellos un gasista matriculado pero no se los permitieron. También quisieron llevaron llevar ellos mismos las estufas de su casa. “Los padres propusimos traer estufas eléctricas de nuestras casas pero nos dijeron que no, porque la conexión eléctrica es muy mala e iban a saltar los tapones”, contó Silvina, otra mamá quien también decidió no traer sus hijos al colegio para que no se enfermen.

En la escuela primaria 146 de Ciudad Evita, adentro de las aulas hace tanto frío como afuera. Las estufas no están encendidas porque no fueron habilitadas
En la escuela primaria 146 de Ciudad Evita, adentro de las aulas hace tanto frío como afuera. Las estufas no están encendidas porque no fueron habilitadas

En Laferrere, la situación es aún peor. En la escuela primaria Joaquín V. González, en la calle Santa Rosa al 6300, decidieron resignar una hora de clases para que los alumnos no pasen tanto frío. “Desde que empezó la ola polar los chicos están entrando a las 9 de la mañana porque en ningún aula de la escuela hay estufas funcionando. Antes entraban a las 8. En el colegio nos dicen que no andan las estufas”, cuenta Natalia, madre de una alumna de 6to grado del turno mañana. “Hace un mes hubo una pérdida de gas en la cocina, tuvieron que suspender el comedor, a los chicos no les daban el desayuno y los inspectores demoraron dos semanas en venir. En este colegio, hace años que no se hace una obra, se cae a pedazos, los baños no están en condiciones, no hay agua, y hay uno que ni siquiera tiene puerta. Las autoridades nos dicen que recién a fin de año van a empezar a hacer las obras, pero en el mientras tanto qué”, se pregunta la mujer.

Después del episodio del 2018 de la localidad de Moreno, donde murieron dos docentes ha cambiado para siempre la infraestructura y la disposición respecto del gas en la Provincia. Por eso se exigen más controles, por eso los docentes y los auxiliares no prenden más las estufas y esperan a personal idóneo. Entonces hay una serie de complejidades que hacen que en trecientas y pico de escuelas el servicio no llega como debiera llegar”, afirmó a Infobae el ministro de Educación de la Provincia de Buenos Aires, Alberto Sileoni. “Hemos hecho una inversión muy importante de 4500 millones de pesos a través de los consejos escolares y de un programa nuestro de emergencia educativa y hemos intervenido en más de 1500 escuelas”. “Reconocemos que tenemos un problema, tenemos 10800 escuelas públicas de la educación obligatoria. En el 2021 encontramos 2000 de ellas con problemas y hoy hemos reducido la problemática a 300 escuelas donde hoy tenemos dificultades”, agregó el funcionario.

Un tanque de agua roto de la Escuela 146 de Ciudad Evita, uno de los tantos problemas de mantenimiento que existen y no son atendidos
Un tanque de agua roto de la Escuela 146 de Ciudad Evita, uno de los tantos problemas de mantenimiento que existen y no son atendidos

“El Estado debe garantizar las condiciones de salud y seguridad en el ámbito escolar. Por eso el martes pasado solicitamos una nueva reunión con la Dirección General de Escuelas de la Provincia, que tendrá lugar el próximo lunes. Mientras tanto nos reunimos con mas de 30 consejos escolares de distintos distritos donde se registran las mayores dificultades en relación a la provisión de gas y la calefacción exigiendo soluciones”, dijo Roberto Baradel, titular del gremio docente SUTEBA a Infobae. “En el gobierno de Vidal eran más de 4000 escuelas en esta situación, inclusive con el saldo lamentable de la explosión de la escuela 39 de Moreno, pero hoy, aun contando con una enorme inversión que ha hecho este gobierno en infraestructura escolar todavía se registran más de 400 escuelas que necesitan una solución inmediata y definitiva”, dijo el sindicalista a esta cronista.

“Me parece que Baradel no recuerda que en los cuatro años de gobierno de Vidal en la Provincia de Buenos Aires se encargó sistemáticamente de impedir las mejoras en la educación”, dice Jorge Salvatore, padre de un alumno de 5to año de la Escuela Normal Superior Próspero Alemandri (ENSPA) de la Avenida Belgrano 355 de Avellaneda. El hombre está con mucha bronca porque por el frío, esta semana hubo un día sin clases y no fueron avisados previamente. “La problemática comenzó el lunes cuando en la escuela no había gas, el martes sospechosamente no se presentaron a trabajar ningún docente ni preceptor y nadie avisó para que los chicos no fueran”.

Jorge Salvatore es el padre de un alumno de 5to año de la Escuela Normal Superior Próspero Alemandri, de Avellaneda y está enojado porque su hijo perdió un día de clases por falta de mantenimiento
Jorge Salvatore es el padre de un alumno de 5to año de la Escuela Normal Superior Próspero Alemandri, de Avellaneda y está enojado porque su hijo perdió un día de clases por falta de mantenimiento

Hoy un grupo de padres nos reunimos con los directivos y nos dijeron que los albañiles que están en la obra en el jardín de infantes cortaron el suministro para hacer trabajos y por eso la secundaria se quedó sin gas. Los docentes plantearon que hace un tiempo se quitaron los calefactores de las aulas porque había perdidas de gas constante, por lo que no hay posibilidades de conectar nuevamente estufas, para que los chicos estén calefaccionados. Quedaron sólo las estufas del pasillo que son muy pocas y nos dicen que la solución no va a ser para este año. Esto es una injusticia, los chicos van tener que ir con mantas, camperas, bufandas y guantes todo el invierno, y hacer una fogata en medio del aula para poder entrar en calor”, aseveró Salvatore.

SEGUIR LEYENDO: