Cómo buscará la ciudad de Paraná enfrentar la falta de agua potable, ante la histórica bajante del río Paraná

La municipalidad local explicó cómo hará para superar la dramática crisis hídrica que se registra en la región

Guardar

Nuevo

Entre Ríos es una de las siete provincias sobre las que impacta la emergencia hídrica dictada por el Gobierno nacional el último lunes, en el marco de la histórica bajante del río Paraná que afecta a las poblaciones costeras. Y justamente es la ciudad capital donde el municipio trabaja con obras para sortear las dificultades que el fenómeno natural podría generar ante la falta de agua potable mediante la construcción de un dique alimentado por bombas de agua.

Las ciudades costeras viven la peor crisis hídrica en ochenta años. Nunca, desde que las tomas de agua corriente abastecen a los vecinos, se dio algo semejante según precisaron desde el gobierno municipal de Paraná.

En este contexto inédito, desde la Municipalidad de la capital entrerriana buscan soluciones para mantener la prestación del servicio de agua potable a pesar de la emergencia.

La ciudad de Paraná cuenta con dos plantas potabilizadoras de agua: la planta Echeverría -que trabaja sin inconvenientes hasta el momento- y la planta Ramírez, que abastece al 15% de la ciudad. En las últimas semanas y producto de la bajante histórica del Paraná, la planta Ramírez presentó dificultades en la bomba de captación de agua del muelle uno, que es la que está más cerca de la orilla.

infobae

Ante este escenario de dificultades, los técnicos del municipio local desarrollaron una solución que permite que se pueda brindar el servicio de agua a toda la ciudad y tiene que ver con la construcción de un dique al que se lo alimenta con la instalación de dos bombas más. Ambas, de esta manera, sostienen el nivel de agua adecuado para el funcionamiento de la bomba principal que abastece a la planta.

Esta solución, coyuntural pero inmediata según el comunicado del gobierno municipal, funciona desde la semana pasada y permite que el sistema siga trabajando mientras se prepara el traslado definitivo de la bomba ubicada en el muelle histórico, que dará independencia al sistema ante las bajantes. Esta obra está planificada para su concreción en el plazo de unos 60 días, precisaron desde la capital entrerriana.

El gobierno de Alberto Fernández decretará la emergencia hídrica por la bajante del río Paraná, que ya afecta a varias provincias de la región. “Probablemente estamos ante la bajante más pronunciada y de mayor duración de los últimos cien años”, advirtió hace una semana a Infobae Sergio Federovisky, viceministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación.

infobae

La emergencia declarada por el término de 180 días, desde el último lunes, alcanza a sectores ribereños de los ríos Paraná, Paraguay e Iguazú en las provincias de Formosa, Chaco, Corrientes, Santa Fe, Entre Ríos, Misiones y Buenos Aires.

En forma complementaria, para afrontar esta compleja situación, la municipalidad de Paraná apuntó a la responsabilidad ciudadana. En ese sentido se buscó la solidaridad de todos los paranaenses, sobre todo a los que tenían agua, para que hicieran un uso consciente y prudente del recurso.

“La crisis hídrica en el río Paraná es una enorme invitación a la reflexión plural en torno a la situación ambiental, la sobreutilización de nuestros recursos naturales y fundamentalmente, un alerta roja sobre las conductas individuales en materia de consumo, derroche, generación de residuos, reciclamiento y formas de vida amigables con el ambiente”, indicó en este sentido el intendente local, Adán Bahl.

SEGUIR LEYENDO

Guardar

Nuevo