Fin de semana XXL y noches de descontrol: hubo más de 100 fiestas clandestinas en medio de la pandemia

Las más polémicas ocurrieron en un balneario de Punta Mogotes, en Mar del Plata, y en Costanera Norte, en la Ciudad de Buenos Aires

El sábado por la tarde hubo una fiesta clandestina en un balneario de Punta Mogotes, en Mar del Plata
El sábado por la tarde hubo una fiesta clandestina en un balneario de Punta Mogotes, en Mar del Plata

Con el inicio de la temporada de verano (que este año arrancó el 1 de diciembre) y las flexibilizaciones de la cuarentena hubo miles de turistas que aprovecharon el último fin de semana XL de 2020 para visitar los principales destinos del país. Y así como estuvieron aquellos que viajaron en familia para disfrutar de las playas, las sierras o los ríos respetando los protocolos vigentes, hubo algunos que no tuvieron reparos en transgredir las normas y participar de fiestas clandestinas, donde los barbijos y el distanciamiento social brillaron por su ausencia.

Uno de los casos más polémicos ocurrió en Mar del Plata y tuvo como epicentro al Balneario 12 de Punta Mogotes tras viralizarse un video a través de redes sociales en el que se observaba una fiesta realizada el sábado por la tarde alrededor de una piscina, que sobrepasó los límites de concurrencia establecidos y en la cual la gente no llevaba tapabocas.

Durante ese mismo día también se desarticularon otras tres fiestas clandestinas: una contaba con la presencia de 147 personas, otra con 140 y la restante con 60, según lo que detallaron desde la Secretaría de Seguridad local.

La gente no utilizó barbijo ni respetó el distanciamiento social
La gente no utilizó barbijo ni respetó el distanciamiento social

El domingo por la noche, en tanto, se clausuró de manera preventiva y por 24 horas Quba, un reconocido local nocturno de la zona de Playa Grande. Y en esa misma jornada, los agentes municipales constataron la realización de una milonga clandestina en un playón del balneario Alfonsina Storni, donde habían concurrido cerca de 80 bailarines.

Advertido por la conducta de los turistas, el Ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, Daniel Gollán, llamó a “extremar los cuidados durante el verano” y “evitar que se instale masivamente el descontrol” en medio de la pandemia ya que pronosticó que habrá una segunda ola entre marzo y abril.

“Nos llegaron imágenes de las llamadas fiestas clandestinas, donde están todos sin barbijo y bailando en fiestas privadas, eso no ayuda para nada”, enfatizó Gollán dejando bien en claro que la llegada de la vacuna no va a terminar con los contagios.

En Pinamar y Villa Gesell también hubo un fuerte operativo para neutralizar las fiestas en la playa y los médanos, donde los invitados solo podían llegar en camionetas 4x4. En Pinamar, por ejemplo, desde el viernes se suspendieron 4 reuniones clandestinas a partir de una acción conjunta de Policía, la dirección comunal de Fiscalización y Tránsito y la Secretaria de Seguridad del distrito. Se hicieron más de una docena de actas por alcoholemia y se retuvieron tres licencias de conducir.

La Agencia Gubernamental de Control y la Policía de la Ciudad clausuraron boliches en Palermo, San Telmo y Puerto Madero este finde
La Agencia Gubernamental de Control y la Policía de la Ciudad clausuraron boliches en Palermo, San Telmo y Puerto Madero este finde

En la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense, este tipo de eventos también dieron qué hablar. El más multitudinario se produjo este martes por la madrugada en Costanera Norte, que amaneció repleta de latas, botellas de alcohol y residuos frente al Aeroparque Metropolitano Jorge Newbery.

La fiesta, que comenzó el lunes por la noche y convocó a unas 500 personas, tuvo lugar en el parque Benito Carrasco, ubicado entre el espigón del Club de Pescadores y el predio Mandarine Park, habitual escenario de fiestas electrónicas. Allí, pasada la medianoche, comenzaron a llegar cientos de jóvenes en distintos autos, desde los cuales reproducían música y compartían bebidas alcohólicas. Y, de acuerdo a la información vertida por jóvenes en las redes sociales, el día anterior se había desarrollado otra fiesta igual de multitudinaria.

Según datos de la Agencia Gubernamental de Control porteña, el domingo se registraron tres clausuras dos boliches de Palermo y uno de Colegiales, sobre un total de 94 locales fiscalizados. Mientras que el sábado ya se habían registrado 4 clausuras (Puerto Madero, Liniers, Flores y Palermo) y el viernes dos, en San Telmo y Palermo. En todos los casos, las sanciones fueron por no cumplir con las nuevas normativa (exceso de capacidad y por realizar actividad de baile).

Fiesta clandestina en Monte Grande, con 150 invitados en una casa

En la localidad de Monte Grande, la policía bonaerense desactivó esta madrugada otro evento similar -pero dentro de una vivienda- del que habían participado unos 150 invitados. Personal del ReBA (Registro Provincial para la Comercialización de Bebidas Alcohólicas) y ReCap (Registro Público de Controladores de Admisión y Permanencia) labraron acta permisos y habilitación organizadores, incautaron la mercadería y desalojaron el lugar.

En La Plata, donde las multas para quienes organicen fiestas clandestinas se elevaron a $1 millón de pesos, se realizó un operativo este lunes a la madrugada en el Paseo del Bosque, para evitar la concentración vehicular y de jóvenes. También se clausuró y desalojó una fiesta electrónica en una vivienda de City Bell, con más de 150 personas.

La indisciplina nocturna también se dio en Moreno, Pilar, Lomas de Zamora y José C. Paz. Solo en la provincia de Buenos Aires hubo unas 70 fiestas, a las que llegaron por más de 2.000 denuncias que se presentaron a través del 911, según un reporte del ministerio de Seguridad. Y si se suman las que hubo en el resto del país, la cifra se eleva a más de 100.

Fiesta clandestina en un parador de Rosario

En Rosario, por ejemplo, el descontrol se produjo en las islas el sábado por la tarde en el parador Caramelos, en La Invernada, donde los jóvenes se congregaron a bailar y tomar alcohol violando las normas del distanciamiento social y todo quedó registrado en varios videos que los propios participantes subieron a las redes sociales sin importarles demasiado que estaban en infracción.

En Las Grutas, se armó un verdadero boliche al aire libre en lel parador 7º Bajada; que a pesar de estar cerrado al público, los jóvenes se adueñaron de las instalaciones externas, llevaron bebidas alcohólica, llevaron equipos de música y montaron una pista de baile sobre el deck el lunes por la madrugada.

Fiesta clandestina en un parador de Las Grutas, Río Negro
Fiesta clandestina en un parador de Las Grutas, Río Negro

Las escenas de las noches sin control viralizadas por redes sociales y denunciadas por vecinos preocupa al gobierno nacional y pone en riesgo todo el esfuerzo realizado en estos 9 meses de cuarentena para bajar el número de contagios y muertos, que están por llegar a los 40 mil en todo el país.

Seguí leyendo: