Con un lavarropas construyó una cinta para correr y casi pierde un ojo: “Tiene defectos, pero para mí es perfecta”

Mariana Belén Rojas se quedó sin trabajo por la cuarentena, y además no pudo seguir entrenando. Determinada a no perder todo el esfuerzo físico que venia haciendo, juntó un motor usado, compró algunas piezas y recibió otras de regalo para dar vida a su “Cintanaitor 6.0″. “Correr me devolvió la alegría”

TE PUEDE INTERESAR