La sorprendente historia de los viñateros cuyanos que buscaron que Mendoza y San Juan fueran chilenas

En 1835, ante el caos político y económico a raíz de las guerras civiles, un grupo de empresario le propusieron al poder de Chile que las dos provincias pasasen a ser parte del país trasandino. El escándalo y el trágico final de los complotados

La ciudad de Mendoza hacia 1830
La ciudad de Mendoza hacia 1830

Cuando Alfredo Cornejo, ex gobernador provincial y actual presidente de la UCR, declaró que “Mendoza puede ser un país independiente”, no fue el primero en tener esa idea en la historia de su provincia. En 1835, viñateros y productores cuyanos, acorralados por una interminable sucesión de crisis políticas y económicas, y hasta un famoso militar afroamericano, se vieron embarcados en la insólita empresa de lograr que Mendoza y San Juan pasasen a depender de Chile como en los antiguos tiempos anteriores al virreinato del Río de la Plata.

El coronel afroamericano

El coronel Lorenzo Barcala murió en la Plaza Nueva, en Mendoza, el mismo lugar donde los lunes, los miércoles y los viernes se entrenaban las milicias para estar listas en caso de tener que defender la ciudad. El hijo de esclavos, que llegó a coronel del ejército, fue fusilado a las 11 de la mañana del 1 de agosto de 1835 acusado de conspirar para asesinar a las autoridades federales de la provincia. También fue acusado de participar de un curioso plan: que Mendoza y San Juan formaran parte de Chile.

Lorenzo Barcala, el afroamericano, hijo de esclavos, que tuvo una destacada actuación militar en las luchas de la independencia y en guerra del Brasil.
Lorenzo Barcala, el afroamericano, hijo de esclavos, que tuvo una destacada actuación militar en las luchas de la independencia y en guerra del Brasil.

Barcala había nacido en Mendoza en 1795 y, si bien era hijo de esclavos, él nunca lo fue. Educado por el escribano del Cabildo de Mendoza, de joven aprendió el oficio de sastre y en 1815 fue reclutado por José de San Martín, quien lo incorporó como soldado al Regimiento de Cívicos Pardos. Su brillante desempeño le hizo ganar ascensos y fue muy elogiado por su valor en la guerra del Brasil, donde fue tomado prisionero y luego canjeado. Se identificó con el bando unitario y cuando estaba frente al pelotón de fusilamiento, luego de la derrota en la batalla de La Ciudadela, Facundo Quiroga le preguntó qué haría si estuviera en su lugar. “Lo fusilaría”, respondió Barcala. Y el temible riojano, de reacciones imprevisibles, le perdonó la vida y lo hizo su edecán.

Barcala tenía dotes de organizador y era escuchado por los más postergados. Además, sabía leer y escribir y hacía gala de la educación que le había impartido el escribano Barcala.

Pero ahora, el hijo de esclavos, pagaría con su vida el haber participado de una conspiración.

Cuyo, chilena y argentina

La provincia lleva el nombre de un español que gobernó Chile. Cuando en 1561 Pedro del Castillo fundó la ciudad de Mendoza del Nuevo Valle de La Rioja, estaba honrando a García Hurtado de Mendoza. El territorio dependía de la Capitanía General de Chile y en 1783 la Intendencia de Mendoza pasó a formar parte de la Intendencia de Córdoba del Tucumán. El Segundo Triunvirato, a fines de 1813, crearía la provincia de Cuyo (integrada por Mendoza, San Juan y San Luis), cuya capital y residencia del gobernador sería la ciudad de Mendoza. Este núcleo se desintegraría en 1820 cuando San Juan y San Juan declarasen sus autonomías.

Fundación de la  ciudad de Mendoza, en 1561. Pasó a depender de la Capitanía General de Chile.
Fundación de la ciudad de Mendoza, en 1561. Pasó a depender de la Capitanía General de Chile.

Ya a mediados del 1700, los vinos que se producían en Mendoza no tenían nada que envidiarles a los españoles. La producción vitivinícola y diversas actividades agropecuarias habían dado origen a un importante sector productor, que siempre hicieron lo imposible por mantenerse prescindentes de las pujas políticas y las luchas que se desataron a partir de 1810.

A la inseguridad en las rutas que conducían a la lejana ciudad de Buenos Aires y a otros puntos del país, asoladas por bandidos y por indígenas, que hacían peligrar las carretas cargadas de vinos, aguardiente, aceitunas, aceites y harinas, había que sumarles los empréstitos forzosos para recaudar dinero para sostener a un ejército embarcado en la guerra de la independencia, tanto en el norte como en el sitio de Montevideo. Además del dinero, debían entregar alimentos y fundamentalmente caballos y mulas.

Cuando José de San Martín fue nombrado gobernador de la flamante jurisdicción de Cuyo, el 29 de noviembre de 1813, enfrentó un panorama económico complicado. Mendoza sufría por la interrupción del comercio con Chile luego de la derrota de Rancagua, en octubre de 1814. San Martín logró armar un consenso para sus planes y, en la búsqueda de fondos para su campaña libertadora, aplicó una amplia reforma tributaria que gravaba bienes y determinados productos locales.

Pasadas las guerras de la independencia, sobrevinieron las luchas civiles. Las continuas invasiones de caudillos, como fue el caso de Facundo Quiroga o el Fraile Aldao, fueron sinónimos de muerte, saqueos y destrucción. Y nuevamente los dueños de viñedos y los ganaderos fueron obligados a las contribuciones forzosas, a multas injustificadas y a las expropiaciones de sus bienes.

Facundo Quiroga, caudillo federal riojano, fue asesinado en febrero de 1835.
Facundo Quiroga, caudillo federal riojano, fue asesinado en febrero de 1835.

Muchos de ellos no tuvieron más remedio que optar por la vía del exilio al quedar prácticamente en la ruina, como fue el caso de Tomás Godoy Cruz, quien con 25 años -en 1816- había sido uno de los diputados más jóvenes en Tucumán y una de las espadas políticas de San Martín en el congreso que declaró la independencia.

Los que permanecieron en la región no solo padecieron las consecuencias de las luchas intestinas, sino que debieron armar una milicia para hacer frente a los malones indígenas y a saqueos y desmanes de bandas de delincuentes, como la de los hermanos Pincheira que asolaron el sur mendocino y chileno entre 1817 y 1832, asesinando y robando ganado que vendían del otro lado de la cordillera.

Tomás Godoy Cruz, destacado mendocino. Fue diputado en el Congreso de Tucumán y gobernador.
Tomás Godoy Cruz, destacado mendocino. Fue diputado en el Congreso de Tucumán y gobernador.

Nadie sabía cómo frenar el desesperante declive de la actividad económica, en una provincia que desde marzo de 1831 había caído en poder del rosismo. Y fue cuando miraron hacia Chile.

El país trasandino era gobernado por José Joaquín Prieto. Terminada la guerra civil, cuando los conservadores ascendieron al poder, se inició una etapa de construcción de un estado republicano y en 1833 Chile tuvo una Constitución. A partir de 1830 resultó clave en el gobierno la influencia de uno de sus ministros, Diego Portales Portezuelos.

La nación vecina daba garantías que aseguraban la libertad de los proscriptos argentinos. Chile era un país de oportunidades, ya que algunas actividades económicas estaban en pleno crecimiento, como la minería. Santiago, Valparaíso y Copiapó eran las ciudades elegidas por los argentinos que escapaban del régimen rosista.

La propuesta que recibió Portales de los cuyanos a comienzos de 1835 fue que Mendoza y San Juan volviesen al status jurisdiccional de 1561, cuando pertenecían a la Capitanía General de Chile. El plan se cruzaba con una conspiración, que incluía asesinar a José Félix Aldao, un excura dominico que había sido capellán del Ejército de los Andes y que en 1817 había colgado los hábitos y había elegido la carrera de las armas y de la política. Era conocido como el fraile Aldao y se había transformado en un caudillo rosista duro y severo, que se había hecho fuerte en la provincia.

Diego Portales fue el ministro chileno que  fue sondeado por los cuyanos  para que Mendoza y San  Juan pasase a depender de Chile.
Diego Portales fue el ministro chileno que fue sondeado por los cuyanos para que Mendoza y San Juan pasase a depender de Chile.

Simpatías por Chile

Fue el antirrosista José Lisandro Calle quien sugirió por carta a Portales que, para Chile, no sería difícil apoderarse de Mendoza y de San Juan, y “que las admitiese en la asociación política de este país”, escribió. Y argumentó que los mendocinos simpatizaban con Chile quizás más que con las provincias de Córdoba, Buenos Aires o Salta.

Para los mendocinos, Chile se presentaba como la opción ideal, ya que por sus puertos sobre el Pacífico sus productos tendrían salida al mundo. Calle -que terminaría exiliado en ese país- le adelantó que en la capital trasandina había un grupo de cuyanos dispuestos a continuar las negociaciones.

Era un grupo multifacético, formado por civiles y militares, como el que fuera oficial de Granaderos, coronel Casimiro Recuero; había otras personalidades locales, como Juan Gualberto Godoy, Pedro Nolasco Videla y Joaquín Godoy, entre otros. En la intriga, que incluía la deposición de las autoridades rosistas de la provincia, aparecía Francisco Domingo de Oro, ministro de Gobierno de San Juan, una persona multifacética que invariablemente parecía estar justo en el momento adecuado y en el bando indicado.

Chile dice no

Sin embargo, Chile, que ya se preparaba para la guerra que lo enfrentaría con la Confederación Perú-Boliviana, sabía que necesitaría de la ayuda de Juan Manuel de Rosas, gobernador todopoderoso que, a su vez, no dejaba de mirarlos con recelo.

Portales se negó tajantemente a ese plan. Y puso sobre aviso a Rosas de lo que se tramaba. Este se quejó ante el gobernador Pedro Molina quien, para hacer buena letra, quiso congraciarse. La conspiración unitaria que se tejía en la región le vino como anillo al dedo.

El coronel Barcala estaba en San Juan. Se cuenta que Francisco Domingo de Oro, para salvarse, habría sido quien delató su participación en la conspiración. El gobernador mendocino Pedro Molina le solicitó a San Juan que lo enviase engrillado.

Había salido a la luz una carta de Barcala a su amigo del Regimiento de Cívicos Pardos, también afroamericano, el capitán José María Molina, que lo comprometía en las maniobras antrirrosistas.

Los complotados terminaron denunciados y detenidos, otros cruzaron la cordillera. Hasta cayó un sastre de 21 años, Gabriel Ferreira, que Barcala en alguna oportunidad lo había usado de mensajero.

Barcala sufrió la soledad del que cae en desgracia. En la parodia de juicio que se armó, nadie quiso asumir el papel de abogado defensor. Se negaron los militares Ruiz Huidobro y Eugenio Corvalán y también Nolasco Ortiz, y cuando José María Reina aceptó, el gobernador Molina se lo prohibió.

En un gesto hacia Rosas, Molina hizo fusilar a Barcala el 1 de agosto de 1835 en lo que hoy es la Plaza Sarmiento, en la capital mendocina. El gobernador bonaerense alabó la medida “como digno de imitación por todos los gobiernos de provincia en bien de la tranquilidad pública”, felicitación que mandó publicar en La Gaceta Mercantil.

De esta manera, el sueño de un grupo de cuyanos de asociarse a Chile terminó en una pesadilla de la que tardarían décadas recobrarse.

Fuentes: Historia de la Argentina, de Vicente Sierra; Viticultura y política internacional: el intento de reincorporar a Mendoza y San Juan a Chile (1820-1835), de Pablo Lacoste; Historia de la Argentina 1515-1976, de Ernesto Palacio

SEGUÍ LEYENDO:

El curioso plano de una Buenos Aires distinta que los ingleses proyectaban cuando invadieron en 1806

El soldado Juan Bautista Cabral, el hijo de esclavos que salvó a San Martín de la muerte

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos