La madre de Pablo está desesperada. Camina por los pasillos de la Clínica Fátima de Pilar en búsqueda de novedades. Necesita respuestas, explicaciones. Su hijo, de 26 años, está internado allí en un estado muy comprometido luego de haberse contagiado el hantavirus en Villa Rosa, en el depósito de la fábrica en la cual trabaja.

"No viajó al sur ni nada", especificó Rosana, la madre del paciente, quien aseguró que su hijo "tiene 80% de probabilidades de morir, sólo hay un 20% de esperanzas de vida. Está entubado y posee insuficiencia hepática".

"El viernes fue a la clínica, le hicieron análisis y lo mandaron a la casa. Volvimos el domingo y creían que era un cuadro de gripe, después una peritonitis, una neumonía y tuberculosis. El médico que lo trata me dijo que debían haber empezado el tratamiento ese mismo día. Hubo negligencia", declaró la madre.

También ratificó que su hijo, quien comenzó a sentir los primeros síntomas el pasado jueves, se contagió la enfermedad en la fábrica en la cual trabajaba. La misma queda en Villa Rosa, Pilar, y, según la madre, posee un depósito en el cual "hay muchas ratas".

"Hasta hoy tenemos 28 años casos confirmados, con 10 fallecidos", confirmó el secretario de Salud de la Nación, Adolfo Rubinstein.

"Los casos que se presentaron en todo el país no tienen nada que ver con el brote de Epuyén. La cepa se llama Andes Sur, es la cepa de la zona. Allí el brote se está encauzando hacia el control", agregó.

"El hantavirus está presente en el ambiente desde hace muchísimos años. Hay más de 100 casos reportados por año. Lamentablemente, es algo que viene ocurriendo en el país. El año pasado hubo muchos casos en la provincia de Buenos Aires, Salta y Jujuy, pero no hay una epidemia en todo el país", concluyó Rubinstein.

Seguí leyendo: