"Ufa, ¡otra vez me pasó lo mismo! Llegué y no había más pañuelos", protesta Sofía frente a la carpa de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito (CNDA). Con su grupo de amigos, adolescentes que rondan los 18 años, quisieron llegar antes de la hora prevista para el comienzo de la manifestación para conseguir el emblema que simboliza en la Argentina el reclamo por la despenalización del aborto: el pañuelo verde.

En una jornada que comenzó al mediodía con un "tuitazo" en las redes sociales y se prolongó hasta este lunes por la noche con una multitudinaria manifestación frente al Congreso, el reclamo por el derecho de las mujeres a la interrupción voluntaria de embarazos no deseados tuvo distintos matices y se manifestó con una auténtica marea verde que inundó por un buen rato el centro porteño.

Aunque la convocatoria era para las 18, pasadas las 17 distintos grupos –en su mayoría de jóvenes y adolescentes, con carteles alusivos e instrumentos de percusión– empezaron a reunirse en las inmediaciones de la Plaza de los dos Congresos. Se escuchaban los primeros cantos que reclamaban "aborto legal en el hospital", mientras la organización repartía panfletos con información sobre el aborto en la Argentina.

Chicas y chicos maquillados o con sus cuerpos pintados, otros con los ambos característicos de médicos y enfermeros se fueron reuniendo con el correr de los minutos. Una fila improvisada fue tomando forma frente al stand que armó la organización; nadie quería quedarse sin su emblema. Pero pasadas las 18.15 los pañuelos se agotaron. Según Yanina, una de las organizadoras, hasta el lugar llevaron 10 mil, que "volaron" a poco de comenzar la protesta. Sorprendida, le contó a Infobae que hasta allí se fueron acercando distintos grupos que viajaron especialmente hasta Buenos Aires con dinero de colectas para ayudar a la Campaña en su trabajo de difusión.

El acto comenzó oficialmente pasadas las 18 con la actriz Virginia "Señorita Bimbo" Godoy como conductora. Luego de asegurar que estaba "feliz" por la convocatoria, leyó los principales artículos del proyecto de ley que propone la Campaña, que este año será nuevamente presentado ante el Congreso porque perdió estado parlamentario varias veces. "El pañuelo es un compromiso", dijo la artista y le dio el micrófono a una representante de la Red de Profesionales de la Salud por el Derecho a Decidir, que enfatizó en que se debe pensar en la cuestión del aborto como un problema que concierne a la salud pública y que afecta particularmente a las mujeres de menos recursos.

A continuación tomó la palabra la dirigente histórica del movimiento de mujeres y una de las pioneras de la Campaña, la abogada Nina Brugo, quien se emocionó al ver tantos jóvenes presentes.

"¡Verde que te quiero verde!", dijo sonriente la abogada, quien aseguró que el derecho al aborto es "una deuda pendiente" de la democracia argentina. En su discurso citó como ejemplo las discusiones que tuvieron lugar en la década de los '80 cuando se debatía sobre el divorcio vincular y la oposición de algunos sectores religiosos. "El Papa vive muy feliz en Roma rodeado de países donde tienen el aborto legal", dijo para cerrar y recibió un aplauso cerrado de los presentes.

Más adelante tomaron la palabra legisladores que aseguraron que volverían a tratar el tema en el Congreso. Primero fue la diputada nacional Araceli Ferreyra, del Movimiento Evita, quien aseguró que "como mujer que abortó" se comprometía retomar la despenalización del aborto en el parlamento. En el mismo sentido se manifestó el diputado Juan Carlos Giordano, representante de la Izquierda Socialista.

Uno de los momentos más emotivos tuvo lugar cuando las organizadoras pidieron a todos que levantaran sus pañuelos con el Congreso de fondo. Mientras tanto, desde el micrófono alguien iba enumerando "jóvenes, niñas, lesbianas, ateas, creyentes, obedientes" y el público respondía con fervor "¡abortamos!". Luego, en otra de las postales salientes de la jornada, un grupo de manifestantes posó con los pañuelos y letreros luminosos en los que se podía leer "Aborto ya".

(Fotos Julieta Ferrario)
(Fotos Julieta Ferrario)

La premisa se repitió en carteles, cantos y consignas: "Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal para no morir". Otra vez, varios levantaron los pañuelos y la marea verde hizo juego con la cúpula del Congreso que parecía brillar con los últimos rayos del sol al caer la tarde.