Más de 3 millones de estadounidenses luchan contra el síndrome de fatiga crónica

Healthday Spanish

Compartir
Compartir articulo
infobae

LUNES, 11 de diciembre de 2023 (HealthDay News) -- El síndrome de fatiga crónica afecta a más estadounidenses de lo que muchos podrían pensar: en una primera estimación nacional, nuevos datos del gobierno sitúan esa cifra en 3.3 millones.

Está claro que la afección "no es una enfermedad rara", y está siendo impulsada en parte por pacientes que ahora sufren de COVID prolongado, dijo a Associated Press la autora del informe, la Dra. Elizabeth Unger, jefa de la rama de enfermedades virales crónicas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

En realidad, ese recuento podría ser incluso mayor, porque los expertos creen que solo una fracción de las personas con síndrome de fatiga crónica son diagnosticadas alguna vez, dijo el Dr. Daniel Clauw, director del Centro de Investigación sobre el Dolor Crónico y la Fatiga de la Universidad de Michigan.

"Nunca, en Estados Unidos, se ha convertido en un diagnóstico clínicamente popular porque no hay medicamentos aprobados para ello", dijo a la AP. "No hay pautas de tratamiento para ello".

Para nublar aún más el panorama, es probable que el recuento incluyera a algunos pacientes con COVID prolongado que sufrían de agotamiento prolongado, dijeron los funcionarios de los CDC.

El COVID prolongado se define como problemas de salud crónicos que persisten durante semanas, meses o años después de una infección por COVID . Los síntomas pueden variar, pero los pacientes a menudo se quejan de los mismos síntomas que se observan en las personas con síndrome de fatiga crónica.

"Creemos que es la misma enfermedad", dijo a la AP el Dr. Brayden Yellman, especialista del Centro Bateman Horne en Salt Lake City. Pero el COVID prolongado es más aceptado por los médicos y se diagnostica mucho más rápido, añadió.

Mientras tanto, el síndrome de fatiga crónica generalmente implica por lo menos seis meses de agotamiento severo en el cual no ayuda el descanso. Los pacientes también reportan dolor, confusión mental y otros síntomas que pueden empeorar después del ejercicio, el trabajo u otra actividad. No existe ninguna prueba o escáner que pueda diagnosticar la afección de forma definitiva, y no hay cura.

Las investigaciones sugieren que es la reacción exagerada y prolongada del cuerpo a una infección u otra sacudida del sistema inmunológico.

La nueva encuesta, publicada el 8 de diciembre como un resumen de datos del NCHS, se basa en una encuesta de 57,000 adultos de EE. UU. en 2021 y 2022. A todos se les preguntó si un médico u otro profesional de la salud les había dicho alguna vez que tenían síndrome de fatiga crónica, conocido médicamente como encefalomielitis miálgica, y si todavía lo tenían. Alrededor del 1,3% respondió afirmativamente a ambas preguntas.

Eso se tradujo en unos 3.3 millones de adultos de EE. UU., dijeron las autoridades de los CDC.

Las mujeres y las personas blancas eran más propensas a tener la afección que los hombres y otros grupos raciales y étnicos.

Aun así, los hallazgos también desafiaron las percepciones de que el síndrome de fatiga crónica es una enfermedad de mujeres blancas ricas.

Había menos brecha entre mujeres y hombres de lo que habían sugerido investigaciones anteriores, y había poca diferencia entre las personas blancas y negras. La encuesta también encontró que un porcentaje más alto de personas pobres dijeron que lo tenían que las personas ricas.

Esas percepciones erróneas de larga data podrían reducirse al hecho de que los pacientes que son diagnosticados y tratados "tradicionalmente tienden a tener un poco más de acceso a la atención médica, y tal vez se les crea un poco más cuando dicen que están fatigados y continúan fatigados y no pueden ir a trabajar", dijo Yellman.

Una limitación de los hallazgos: el informe se basó en los recuerdos de los pacientes, sin verificar sus diagnósticos a través de los registros médicos.

Más información

Visita los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. para obtener más información sobre el síndrome de fatiga crónica.

FUENTE: Resumen de datos del NCHS, 8 de diciembre de 2023; Prensa Asociada