En el Día del Médico, siete sociedades de cardiología alertaron por el estado del sistema de salud en la Argentina

Mediante un comunicado, advirtieron sobre problemas estructurales, desfinanciación, escasez de insumos y remuneraciones inadecuadas. Además de dificultades en el acceso a la salud, entre otros puntos

Compartir
Compartir articulo
El comunicado de las sociedades de cardiología en Argentina refleja una realidad preocupante: la disminución de estudiantes en carreras médicas debido a la baja remuneración económica
El comunicado de las sociedades de cardiología en Argentina refleja una realidad preocupante: la disminución de estudiantes en carreras médicas debido a la baja remuneración económica

Este domingo 3 de diciembre se conmemora el Día del Médico, una efeméride establecida por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) para reconocer la importancia de estos profesionales en la sociedad.

En esta fecha -y siempre, en rigor- se pone de manifiesto que el sistema de salud es un eslabón fundamental para el bienestar de las poblaciones. Bajo estos preceptos, sociedades cardiológicas argentinas emitieron un comunicado alertando por problemas “estructurales que atentan contra el presente y futuro inmediato de la práctica de la cardiología con impacto directo en la salud cardiovascular de los argentinos”.

Las firmantes de esta declaración son: la Sociedad Argentina de Cardiología (SAC); la Federación Argentina de Cardiología (FAC); la Fundación Cardiológica Argentina (FCA); el Colegio Argentino de Cirujanos Cardiovasculares (CACCV); el Colegio Argentino de Cardioangiólogos Intervencionistas (CACI); la Asociación Civil de Cirugía Vascular y Angiología de la Argentina (ACCVAA); y el Colegio Argentino de Cardiología (CAC).

“La desfinanciación del sistema y su directo impacto en la remuneración de todo el recurso humano, sumada a la aún vigente escasez de insumos médicos nos obligan a seguir poniendo en alerta a la población sobre las severas dificultades para el correcto tratamiento de las enfermedades cardiovasculares en el presente”, introdujeron. Asimismo, listaron algunos factores que, según su perspectiva, inciden en esta problemática.

Las sociedades de cardiología en Argentina advierten sobre la necesidad de mejorar la calidad de la atención médica
Las sociedades de cardiología en Argentina advierten sobre la necesidad de mejorar la calidad de la atención médica

1. Falta de preocupación por la calidad. “Si algo no debería resignarse en el ejercicio de la medicina es brindar una atención de la mayor calidad posible. Para ello, un camino es mejorar los procesos de auditoría, pudiendo recabar y analizar los datos de todo lo que sucede en la práctica médica. Se debería poder medir correctamente nuestra realidad cardiovascular en todas las regiones del país, conocer los resultados y las tasas de mortalidad de cada uno de los centros, entre muchos otros indicadores, y generar políticas concretas a partir de los resultados, esto es algo que solo se hace muy parcialmente por medio del esfuerzo de las sociedades científicas y algunas instituciones”, señalaron en el comunicado.

Según precisaron, “existen proyectos de acreditación obligatoria para instituciones y profesionales de la salud, debiendo respetar determinados recursos tecnológicos, capacidades y conocimientos del personal, que revalide sus títulos y se sistematicen procesos alineados con los consensos actuales de cada especialidad, estas acreditaciones deberían ser obligatorias para poder ejercer”.

La salud debe ser una prioridad en la agenda política para mejorar la situación actual del sistema de salud en Argentina, según sociedades de cardiología /

(Getty Images)
La salud debe ser una prioridad en la agenda política para mejorar la situación actual del sistema de salud en Argentina, según sociedades de cardiología / (Getty Images)

2. Dificultades en el acceso a la salud. En el comunicado, las sociedades de cardiología firmantes detallaron que un sistema de salud “que se presuma universal y equitativo, a partir de un reconocimiento de la salud como un derecho constitucional, debe garantizar el acceso fácil de las personas al sistema según su gravedad. La inequidad en el acceso al sistema de salud y las prácticas cardiológicas de alta complejidad cada día están más llenas de obstáculos para el paciente y los médicos”.

“Considerando que los recursos son finitos, para contribuir a garantizar que cada paciente pueda acceder a la práctica que necesita, es indispensable tomar decisiones médicas basadas en evidencia, alineadas con consensos internacionales y/o guías nacionales”, añadieron.

3. Escasa remuneración de los profesionales. “Sin ánimos de entrar en comparaciones con otras profesiones u oficios, es prácticamente ofensivo lo que se está pagando la consulta médica para alguien que dedicó más de una década a formarse y que tiene que tomar decisiones delicadas sobre la salud de otro ser humano”, advirtieron.

La posible escasez futura de especialistas en Argentina, debido a la emigración de profesionales extranjeros formados en el país, es una preocupación creciente, alertaron
La posible escasez futura de especialistas en Argentina, debido a la emigración de profesionales extranjeros formados en el país, es una preocupación creciente, alertaron

Y sumaron: “Los cardiólogos en el país tienen sueldos y honorarios por consultas y prácticas que no están acordes a la importancia que tiene su actividad asistencial en la prevención, diagnóstico y tratamiento de patologías cardiovasculares. Esto genera, además de frustración, la necesidad de extensión de horas laborales y trabajo en diferentes centros con estrés y agotamiento para mantener a su familia”.

“Hay que recuperar el consultorio -completaron-. Hoy es mucho más costosa una ecografía o resonancia magnética, que una consulta médica con una eminencia en alguna especialidad. Se sobreindican estudios porque los médicos no pueden destinar el tiempo adecuado para conversar y hacerles a sus pacientes el seguimiento que se merecen. ‘Reemplazar el mucho tiempo de un médico con el poco tiempo de muchos es ineficiente”.

En el texto del comunicado hay repasos del pasado que, a los ojos del presente, preocupan a los expertos. “Décadas atrás, uno se recibía de médico con la tranquilidad de que si se esforzaba iba a poder garantizarse una buena calidad de vida para su familia. Hoy la situación es muy diferente: hay un serio desgrane de estudiantes en primer y segundo año de la carrera porque la remuneración económica no guarda ningún tipo de relación con el esfuerzo que representa formarse”, alertaron.

Las sociedades de cardiología en Argentina alertan sobre la crisis económica y su impacto en la disponibilidad de insumos esenciales para diagnósticos y tratamientos cardiológicos

(Imagen Ilustrativa Infobae)
Las sociedades de cardiología en Argentina alertan sobre la crisis económica y su impacto en la disponibilidad de insumos esenciales para diagnósticos y tratamientos cardiológicos (Imagen Ilustrativa Infobae)

En ese tono, de acuerdo a los datos expuestos en el texto, “en 2023, se abrieron 5848 vacantes para residencias en las carreras de Medicina, Bioquímica y Enfermería de la UBA. Aplicaron solo 5028 argentinos, pero el cupo se completó con extranjeros que se inscribieron”.

“Si, a futuro, los extranjeros que completen las residencias deciden regresar a su país de origen, enfrentaremos un serio problema de escasez de especialistas, situación que ya se observa en muchos centros de atención alejados de los grandes centros urbanos o en los casos de determinadas especialidades médicas”, afirmaron.

4. Falta de insumos indispensables. Según los expertos, hay serias dificultades “ante la grave crisis económica en la disponibilidad de insumos tanto para diagnósticos y tratamientos de patologías agudas (Infarto, ACV, oclusiones de arterias de miembros inferiores, y otros), no solo en los grandes centros sino en el interior del país”.

“Es indudable que la disponibilidad de insumos conspira contra la calidad de la prestación. Es imperioso poder contar con medios de contraste para la realización de estudios diagnósticos así como con aquellos elementos medulares para la realización de una Angioplastia o una Cirugía Cardiovascular de by-pass y la totalidad de las pruebas diagnósticas empleadas en Cardiología”, rezó el comunicado.

En Argentina, los cardiólogos enfrentan desafíos significativos, incluyendo la desfinanciación del sistema de salud y la escasez de insumos médicos, lo que afecta directamente la calidad del tratamiento cardiovascular

(Imagen ilustrativa Infobae)
En Argentina, los cardiólogos enfrentan desafíos significativos, incluyendo la desfinanciación del sistema de salud y la escasez de insumos médicos, lo que afecta directamente la calidad del tratamiento cardiovascular (Imagen ilustrativa Infobae)

5. Ineficiencia del sistema de salud. Desde las sociedades de cardiología que confeccionaron el texto hicieron hincapié en la interminable discusión “sobre la fragmentación y atomización de nuestro sistema de salud, que tiene alrededor de 290 obras sociales y 300 empresas de medicina prepaga”. “La clave estaría en que no se optimiza la asignación de recursos de manera de garantizar que todos puedan recibir la atención sanitaria que necesitan a lo largo y a lo ancho del país, de modo que la población pueda alcanzar una mejor atención de su salud, a partir de la mejor ecuación posible de costo-beneficio”, señalaron.

En tanto, “otro factor a tener en cuenta son los gastos de gran magnitud, tanto administrativos como burocráticos, que tienen algunas obras sociales, lo cual disminuye el dinero destinado a las prestaciones médicas. Hay una clara falta de políticas articuladas entre sociedades científicas y autoridades de Salud Pública para la elaboración de planes concretos para la formación académica y certificación de los colegas cardiólogos, garantizando a lo largo del país la atención cardiológica igualitaria de los pacientes”, remarcaron.

6. Salud no es prioridad en la agenda. “Si Salud no empieza a estar entre las prioridades de quienes toman las decisiones sobre el rumbo que llevamos y/o llevaremos como país, es imposible que la situación actual pueda revertirse. La salud debe ser una política de estado que esté por encima de cada gobierno o bandera política. Deberíamos consensuar un plan orientado a garantizar la equidad en el acceso a una salud de calidad y abordar cada uno de los aspectos que hoy nos preocupan a los efectores de salud, procurando su sostenibilidad a lo largo del tiempo”, cerraron los firmantes del comunicado.