La semana pasada comenzó a realizarse un ensayo clínico financiado por el NIH norteamericano que estudiará a 240 parejas durante dos años para evaluar la efectividad y seguridad de un nuevo gel anticonceptivo masculino. Las parejas, jóvenes y sanas, provienen de siete países del mundo.

El medicamento está basado en los progestágenos. Un grupo de hormonas que ya se usan en los anticonceptivos femeninos y que, desde hace tiempo, se sabe que pueden reducir la carga de espermatozoides hasta niveles indistinguibles de la infertilidad.

La doctora Diana Blithe, jefa del programa de desarrollo de anticonceptivos del NICHD, expresó las ventajas de este método:

"Muchas mujeres no pueden usar la anticoncepción hormonal y los métodos anticonceptivos masculinos se limitan a la vasectomía y los condones. Un método seguro, altamente efectivo y reversible de anticoncepción masculina cubriría una importante necesidad de salud pública".

(Istock)
(Istock)

El NICHD es el Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano, uno de los órganos detrás de este método posiblemente revolucionario. La otra entidad encargada es la ONG llamada el Consejo de Población. Por ahora, la sustancia tiene el nombre de NES/T.

Según NIH, la formulación de gel incluye la hormona de progesterona conocida como acetato de segesterona, en combinación con testosterona. En efecto, se aplica en la espalda y hombros y se absorbe a través de la piel. La progestina "bloquea la producción natural de testosterona en los testículos, reduciendo la producción de esperma a niveles bajos o inexistentes."

Más impresionante todavía es que la testosterona de reemplazo mantiene los niveles normales de deseo sexual, así como otras funciones que dependen de los niveles adecuados de la hormona en la sangre.

La evaluación consiste en la aplicación del gel por cuatro a 12 semanas para determinar si los voluntarios pueden tolerar la sustancia y para analizar la severidad de los efectos secundarios. Si no se ve una reducción aceptable, entonces el voluntario seguirá usando el gel por hasta 16 semanas.

(iStock)
(iStock)

Avalados por resultados previos, los 240 hombres del estudio tendrán que aplicarse el gel diariamente en brazos y hombros durante 20 semanas. Ese es el tiempo que se estima que llevará reducir la carga espermática al mínimo. Después de eso, pasarán un año si usar otro método anticonceptivo y seis meses más, ya sin aplicarse el fármaco, para comprobar que el recuento de espermatozoides vuelve a subir.

Una vez que la producción de esperma haya declinado al nivel de anticoncepción, entonces empieza la fase en la que se evaluará la eficacia del método; esta fase tendría una duración de 52 semanas. Durante este periodo, la pareja se apoyará exclusivamente en el gel como único método anticonceptivo.

Al término de las 52 semanas, los hombres se someterán a evaluaciones periódicas durante 24 semanas más. Si los resultados son positivos, este producto podría llegar al mercado en pocos años.

Ya existía un gel similar, pero no era tópico

Desde hace algunos años, a la par del proyecto anterior, también se ha desarrollado un gel que actúa como una alternativa a la vasectomía reversible, probó ser efectivo en un 100 por ciento en un estudio reciente.

La sustancia, que en una primera etapa se probó con monos, funcionó a largo plazo y demostró ser un anticonceptivo masculino confiable y seguro.

El producto se llama Vasalgel y ya se había probado en conejos antes del éxito con los macacos Rhesus. Los investigadores confían en que, en el futuro, este gel pueda llegar a ser una alternativa a la vasectomía reversible para los humanos. El estudio fue publicado en la revista de libre acceso, Basic and Clinical Andrology.

Vasalgel es un gel no tóxico y no hormonal que se inyecta en los conductos deferentes, que son los tubos por los que van los espermatozoides desde los testículos al pene. El gel llena las cavidades internas de los conductos y actúa como una barrera para los espermios. Los estudios previos en conejos han probado que el procedimiento es fácilmente reversible, mediante la disolución del gel con ultrasonido.

"Vasalgel promete ser una real alternativa a la vasectomía porque la investigación con conejos ha demostrado que el producto es reversible", dice en un comunicado la conductora del estudio, Catherine VandeVoort, del centro California National Primate Research Centre. "Aunque es posible revertir la vasectomía, es un procedimiento técnicamente desafiante y con frecuencia los pacientes tienen bajas tasas de fertilidad después de la reversión".

MÁS SOBRE ESTE TEMA: