Yacobitti advirtió que, sin actualización presupuestaria, los hospitales universitarios dejarán de aceptar nuevos pacientes

El vicerrector de la UBA afirmó que es “angustiante” la situación que viven y que si el Gobierno mantiene la política, “en uno o dos meses” se afectará el funcionamiento directo de las facultades

Compartir
Compartir articulo
Emiliano Yacobitti advirtió que si no hay actualización presupuestaria, la UBA comenzará a tener problemas para funcionar

El Consejo Superior de la Universidad de Buenos Aires aprobó en las últimas horas una resolución que declara la emergencia presupuestaria, en medio del combo de aumentos exponenciales en las tarifas de los servicios públicos, una inflación que en los insumos que utilizan supera incluso a la general, y la baja histórica del presupuesto real que reciben por parte del Gobierno nacional.

En ese marco, ayer se viralizaron imágenes de la Facultad de Medicina a media luz, con pasillos a oscuras y ascensores habilitados exclusivamente a personas con problemas de movilidad. Es que, según las autoridades, con el esquema actual de fondos, la casa de altos estudios tiene presupuesto para funcionar con normalidad solo hasta mayo.

Esa situación fue ratificada hoy por el vicerrector de la UBA, Emiliano Yacobitti, quien aseguró que si no hay una actualización urgente de fondos, los hospitales que dependen de la UBA dejarán de aceptar nuevos pacientes y las facultades podrán sostener el normal funcionamiento por solo uno o dos meses más.

La situación es angustiante, genera frustración que como país no se valore lo que hacemos bien, que no prioricemos la inversión en las universidades públicas con los resultados que nos viene dando hasta ahora, es una de las mejores cosas que tenemos en el mundo”, dijo Yacobitti en una entrevista en Radio 10.

El también dirigente de la UCR porteña resaltó que la UBA sufrió un aumento de las tarifas eléctricas del 577% interanual, mientras que el recorte presupuestario “es de más del 70% a valores reales”.

“Y no hablamos de los salarios que creo que es lo más triste de todo porque casi el 90% del presupuesto de las universidades públicas en general, en la UBA un poquito menos, se destina a salarios. Y hoy estamos viendo un análisis que los trabajadores de las universidades perdieron mucho más incluso que los trabajadores del Estado. Perdieron el 35% del salario desde diciembre a hoy, con un salario muy bajo”, añadió.

Al hablar puntualmente del funcionamiento de la UBA, Yacobitti trazó un grave panorama, y le puso fecha a las dificultades reales de funcionamiento si es que el Gobierno no actualiza los fondos.

“Si el Gobierno no prevé esta situación, seguramente, en principio, los hospitales de la universidad va a tener que dejar de atender pacientes nuevos para dedicar el presupuesto que tienen a los pacientes ya internados y eso va a empezar a afectar a la capacidad de tener prácticas en las facultades de ciencia de la salud. Sin modificación, sin actualización por inflación, no creo que dude más que uno o dos meses sin tener que afectar directamente el funcionamiento de la UBA”, subrayó.

En la antesala de un aula en la que se cursa Anatomía, los estudiantes de Medicina esperan a oscuras.
En la antesala de un aula en la que se cursa Anatomía, los estudiantes de Medicina esperan a oscuras.

Al respecto, además de los aumentos en los servicios públicos, el dirigente contó que los insumos hospitalarios aumentaron alrededor del 600% en un año.

Yacobitti también cuestionó los mensajes que envía el Gobierno contra la política en las facultades y aseguró que es “una estrategia para deslegitimar un reclamo justo. Poner en nombre de la UBA un afiche de una agrupación de una facultad, decir que eso es lo que piensa la UBA es, como mínimo, injusto y mentiroso. Es como que uno saque un fragmento de lo que dice un diputado y diga ‘esto es lo que piensa el Gobierno’. No tiene nada que ver”.

Además, también rechazó las críticas por la presencia de estudiantes extranjeros, acusó al Gobierno de “estigmatizarlos” y resaltó que “el país se hizo grande por la inmigración”.

En su declaración de emergencia presupuestaria, la UBA acordó una serie de medidas que incluye no utilizar los servicios de acondicionamiento de aire (frío - calor); ni los servicios de gas en las calderas en los edificios de la Universidad, con excepción de los hospitales universitarios para la atención de pacientes y del acondicionamiento necesario para el correcto funcionamiento de equipos y la infraestructura tecnológica. Además, las convocatorias realizadas para los programas de investigación, ciencia y técnica y extensión universitaria estarán supeditados a la efectiva disponibilidad de presupuesto para poder ser afrontadas y las acciones vinculadas por el Programa UBA en Acción estarán limitadas a las financiadas por organismos externos a la UBA y/o aportes privados.

“Hoy nos mantenemos en pie por la voluntad de los que trabajan de sostener con el aporte de su trabajo la universidad”, lamentó Yacobitti, quien además convocó a todos los partidos políticos a apoyar la jornada en defensa de la Educación Pública que se realizará en todo el país el próximo martes 23 de abril.

“Tenemos que hacer el esfuerzo para que las banderas partidarias no dividan un reclamo en el que estamos todos, es importante que desde todos los partidos se apoye este reclamo y podamos hacerlo en unidad”, resaltó.

El sistema universitario está en los niveles más bajos de financiamiento desde 1997, según un informe de la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ) que analizó el presupuesto universitario desde 1997 hasta el primer trimestre de 2024.

El informe señala que, por el congelamiento del presupuesto nacional, para 2024 los fondos asignados al Programa Desarrollo de la Educación Superior (la principal partida de financiamiento universitario) son un 72% más bajos en comparación con el año anterior.

Además, indica que la ejecución presupuestaria del primer trimestre muestra una reducción del 34% frente al mismo período del año pasado y es la más baja desde 2006. Si bien todo el Estado nacional está recortando gastos, desde ACIJ advierten que “la caída interanual en la ejecución presupuestaria universitaria fue incluso más pronunciada que el promedio del gasto público nacional”.