Profesores de la UBA dictaron clases al aire libre para alertar sobre el desfinanciamiento de la universidad pública

Cientos de alumnos se congregaron en las escalinatas de la Facultad de Derecho, convocados bajo la consigna “Ganar la calle para no perder el aula”, en reclamo por el recorte de fondos

Guardar

Nuevo

La clase se realizó en las famosas escalinatas sobre avenida Figueroa Alcorta de la Facultad de la UBA
La clase se realizó en las famosas escalinatas sobre avenida Figueroa Alcorta de la Facultad de la UBA

Cientos de alumnos se congregaron esta tarde en las escalinatas de la Facultad de Derecho de la UBA bajo la consigna “Ganar la calle, para no perder el aula” con el objetivo de tomar clases al aire libre, en medio de la crisis que atraviesan las universidades públicas por los recortes de fondos que envía el gobierno nacional. La iniciativa fue convocada por distintos profesores titulares de cátedra, entre ellos el juez Alejandro Slokar, junto a estudiantes y a distintos miembros de la comunidad universitaria.

La clase estuvo a cargo de los profesores titulares de la Cátedra de Derecho Penal, Alejandro Alagia y Slokar, quienes también son magistrados de la justicia federal. Ambos debatieron con sus alumnos la importancia de no dinamitar la educación pública y alertaron sobre el desfinanciamiento de las universidades nacionales, que atenta contra su continuidad.

El evento se realizó en las famosas escalinatas sobre avenida Figueroa Alcorta, en el marco del reclamo presupuestario y la crisis de financiamiento que atraviesa la universidad. La situación actual se debe a la decisión del gobierno nacional de prorrogar el presupuesto 2023 sin actualizar por inflación. “La consigna que utilizamos fue ‘ganar la calle para no perder el aula’ para, de algún modo, transparentar y hacer visible la crisis que atraviesa la universidad pública”, detalló Slokar en diálogo con la prensa.

Alejandro Slokar, uno de los profesores titulares de la Cátedra de Derecho Penal y el juez integrante de la Cámara Federal de Casación Penal
Alejandro Slokar, uno de los profesores titulares de la Cátedra de Derecho Penal y el juez integrante de la Cámara Federal de Casación Penal

“Esta universidad cuenta con 203 años de vida. Fue creada por un liberal, Bernardino Rivadavia, somos tributarios de eso. Después llegó el tiempo del reformismo yrigoyenista, de la gratuidad peronista. No existe universidad hispanoparlante en el mundo que tenga cinco premios nobeles como esta. Tenemos el imperativo de defender esto, que es una señal de identidad y un diferencial para el resto del mundo”, advirtió el juez que integra la Cámara Federal de Casación Penal, quien además aclaró que “no hay posibilidad de arancelamiento”, ya que la Constitución lo impide.

Las universidades públicas vienen reclamando por el derrumbe de los salarios y el congelamiento del presupuesto, que repercute especialmente en los gastos de funcionamiento. El pasado jueves 14 de marzo todas las universidades nacionales hicieron un paro en reclamo por los salarios y el financiamiento universitario.

El día anterior, el Gobierno había otorgado un 70% de aumento en los gastos de funcionamiento, pero desde las universidades argumentan que la cifra es insuficiente, con una inflación del 211% en 2023 y otro 36,6% acumulado en enero y febrero de 2024. Por otro lado, los gastos de funcionamiento representan solo el 10% del presupuesto universitario, según informó la UBA. Los rectores, nucleados en el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN), habían pedido al Ministerio de Capital Humano una actualización de los fondos del 300%.

La clase fue convocada bajo la consigna “Ganar la calle para no perder el aula”
La clase fue convocada bajo la consigna “Ganar la calle para no perder el aula”

Junto con el petitorio, la UBA lanzó un video en redes y difundió algunos datos sobre su presupuesto. Por ejemplo, la comparación con las dos universidades públicas más grandes de Brasil y México, la Universidade de São Paulo (USP) y la Autónoma de México (UNAM). La primera tuvo en 2023 un presupuesto por alumno de 15.000 dólares anuales, según los datos difundidos por la UBA. La UNAM, en tanto, gasta 7.968 dólares. Las cifras de la UBA son mucho más bajas: en 2023 dispuso de 1.123 dólares por estudiante.

Además de los gastos de funcionamiento, la situación salarial también es crítica en las universidades nacionales. En febrero, el Gobierno dio un 16% de aumento para el personal de las universidades, que fue rechazado por el Frente Sindical Universitario (FSU), que nuclea a Conadu, Conadu Histórica, FEDUN, CTERA, FAGDUT, FATUN y UDA. La semana pasada la Subsecretaría de Políticas Universitarias ofreció otro 12%, cifra que también fue rechazada por el FSU con el argumento de que supone una pérdida del 58% para los salarios.

Guardar

Nuevo