Villarruel volvió a exponer sus diferencias con Milei, a pesar de las coincidencias por el 24 de marzo

La vicepresidenta estuvo el martes en Casa Rosada, en medio de los preparativos por el Día de la Memoria, pero persiste las discrepancias en el estilo de gestión. El entorno presidencial que cuestiona

Compartir
Compartir articulo
La vicepresidenta Victoria Villarruel
La vicepresidenta Victoria Villarruel

Blanqueó en público, en el prime time televisivo, lo que en las últimas semanas había sostenido en conversaciones privadas, en torno a sus notorias diferencias con la Casa Rosada. No se guardó nada: volvió a defender la sesión de la semana pasada en la que los senadores rechazaron el DNU 70 de desregulación de la economía, insistió en que se debería haber convalidado el aumento de la dieta de los legisladores, dijo que no estaba de acuerdo con el proyecto de ley que autoriza a las Fuerzas Armadas a intervenir en casos de seguridad interior, se diferenció de la rebelión fiscal bonaerense que promocionó José Luis Espert -lo señaló con especial énfasis-, y que fue convalidada por el propio Javier Milei, y aseguró que no la desvela ser presidenta, pero que no lo descarta.

“Para qué me buscan si ya saben cómo me pongo”, tiró, casi sobre el final de la extensa entrevista con TN, Victoria Villarruel. “¿Cómo es la frase?”, se sorprendió, risueño, el periodista Jony Viale. “Claro, para qué me pelean si ya saben cómo me pongo”, desafió la vicepresidenta con una media sonrisa.

A la misma hora, el presidente y Espert cenaban en Olivos.

Villarruel y Milei habían transitado, hasta anoche, una semana de relativa tranquilidad. El martes, después de cinco días de creciente tensión interna por la decisión de la vicepresidenta de habilitar la sesión que terminó con un contundente rechazo al DNU impulsado por el jefe de Estado -”Hice lo que tenía que hacer”, diría primero en privado y después en público para defender la “institucionalidad” del Senado-, ambos tuvieron una extensa charla a solas en Casa Rosada, antes y después de la tradicional reunión de gabinete. “Te espero mañana en Casa Rosada”, le escribió Milei a su WhatsApp en la noche del lunes. El presidente y Villarruel ya sabían que, al otro día, se fotografiarían juntos para tratar de despejar la descoordinación entre ambos poderes. Ayer, volvieron a desayunar.

El abrazo. Tras varios días de cuestionamientos, Milei y Villarruel se fotografiaron juntos en la Casa Rosada
El abrazo. Tras varios días de cuestionamientos, Milei y Villarruel se fotografiaron juntos en la Casa Rosada

Existía, además, un tema sobre la mesa que podía ayudar a apaciguar las diferencias: el aniversario del último golpe de Estado del próximo 24 de marzo, el primero de la era Milei, en medio de una agresiva batalla cultural que el presidente y sus estrategas emprendieron desde que desembarcaron en Casa Rosada y que en el rubro derechos humanos tendrá el próximo domingo un nuevo capítulo.

El martes, Villarruel llegó a Casa Rosada junto a su secretaria María Guadalupe Jones, hija del coronel retirado Juan Carlos Jones Tamayo.

A Villarruel, la revisión de los ‘70 y, en particular, la condena efectiva para genocidas con edad avanzada que, según ella, deberían tener el beneficio de la prisión domiciliaria, son temas de especial interés. “En los ‘70 se combatió al terrorismo, y ¿dónde están los que lo combatieron? Presos”, sentenció en la entrevista con TN.

Victoria Villarruel contra Petri y Bullrich por las fuerzas armadas

Se trata, en definitiva, de la agenda que promocionó durante la campaña electoral y que no desatendió desde que asumió al frente del Senado: la visitan con frecuencia activistas vinculados al Centro de Estudios Legales sobre el Terrorismo y sus Víctimas (CELTYV), una asociación civil que creó en el 2006 mientras el kirchnerismo impulsaba la reapertura de los juicios de lesa humanidad que llevaron a la cárcel a represores y militares.

Según trascendió, Villarruel y su equipo se habrían interiorizado el martes, después de la reunión de gabinete, de los detalles del material audiovisual que Presidencia prevé difundir este domingo en el aniversario del último golpe militar, en el que, tal como publicó Infobae, participan el periodista Juan Bautista “Tata” Yofre, el ex guerrillero Luis Labraña y María Fernanda, hija del capitán Humberto Viola, asesinado por el ERP en Tucumán. Desde el Senado explicaron que no los consultaron.

¿Puede haber sorpresas? Nadie descarta nada.

El trabajo está a cargo del cineasta libertario Santiago Oría, uno de los principales colaboradores del equipo de comunicación del oficialismo que dirige el consultor Santiago Caputo, el arquitecto de la construcción del relato libertario.

El presidente argentino Javier Milei, centro izquierda, y la vicepresidenta Victoria Villarruel asisten a la ceremonia oficial que conmemora el 32 aniversario del atentado a la embajada de Israel
El presidente argentino Javier Milei, centro izquierda, y la vicepresidenta Victoria Villarruel asisten a la ceremonia oficial que conmemora el 32 aniversario del atentado a la embajada de Israel

En las últimas horas, por caso, circularon versiones sobre una posible maniobra del gobierno para instalar una revisión audaz de los juicios promovidos en estos años desde el Ejecutivo por el kirchnerismo y ejecutados por la Justicia. El propio Milei lo desmintió ayer por redes sociales. Hasta anoche, todavía no se había confirmado la agenda de la vicepresidenta para este domingo. Pero no descartaron ninguna acción pública vinculada con su posición legal, política e ideológica de la última dictadura.

Villarruel habla de la Casa Rosada como “el Ejecutivo”. Marca distancia. Está decidida, como manifestó anoche, a acompañar y trabajar para que Milei tenga una Presidencia exitosa. Pero es muy crítica del entorno que rodea al jefe de Estado. En particular, Nicolás Posse, el influyente jefe de Gabinete. La ex diputada suele marcar, en privado, a Patricia Bullrich y a Luis “Toto” Caputo como dos de los funcionarios que más fomentan el estilo de conducción política presidencial que la vice no comparte.

La vicepresidenta no tiene vínculo diario con ninguno de ellos. Tampoco con Karina Milei, la decisiva secretaria General de la Presidencia, a la que definió “brava”, como ella. Su único nexo cotidiano con la Casa Rosada es Guillermo Francos, el ministro del Interior. Villarruel había querido quedarse, como le sugirieron durante la campaña, con el manejo de Seguridad y Defensa. Fuentes relacionadas con La Libertad Avanza también explicaron que el control de la AFI habría estado entre los objetivos de la ex diputada. Al final, Bullrich y Luis Petri fueron elegidos para ambos ministerios, y Silvestre Sívori, un funcionario que reporta a Posse, para la ex SIDE.

La descoordinación entre la Casa Rosada y el Senado había quedado expuesta públicamente la semana pasada, antes de la sesión por el DNU de desregulación de la economía -antes de eso, la vice intentó sostener el aumento de sueldo a los senadores-. En esas horas, Villarruel se fastidió puertas adentro porque consideró que el Ejecutivo no colaboró en las negociaciones para intentar dar vuelta una votación que, en la previa, se pronosticaba adversa. El gobierno emitió un comunicado en el que machacó con una agenda “propia e inconsulta”. Un reproche que, según Presidencia, no tuvo a la vice como destinataria. Villarruel no prevé cambiar su hoja de ruta. Quiere recorrer el interior. Habilitar un vínculo con los gobernadores. Desde el Senado.